/ viernes 18 de octubre de 2019

Alerta Agropecuaria

Viven adultos mayores con cariño, alegría… y abandono

En nuestra agenda me encontré una nota en el que el 28 de Agosto es el día de las Ancianas y los Ancianos... y bueno dedicamos la editorial de Alerta Agropecuaria a todos los Adultos Mayores que con muchos años acumulados y ante los achaques propios de la edad, adultos mayores recomiendan mantener joven el alma para disfrutar de la vida. El amor y el desengaño son parte de sus vidas; la soledad, abandono y recomienzo también.


Un abuelo con mucha energía

Irapuato.- Juan Jesús Castañeda Arredondo, un fino y caballero amigo mío, conocido de hace años, compañero de trabajo y aliado de las batallas y luchas sindicales de los trabajadores de SAGARPA y se jubiló de la entonces SAGARPA con todo respeto hoy dedica su tiempo libre al cuidado de sus nietos y asegura que convivir con ellos es un acto gratificante, pues además de inculcarles valores, les comparte sus experiencias de vida y buenos hábitos.

Todas las mañanas Juan Jesús lleva y recoge en la escuela a sus nietos. “Vengo a recogerlo, ‘echarles la mano’ y afortunadamente, tengo el tiempo, tengo las ganas de estar al pendiente de mis nietos”.

Otro compañero Juan Manuel tiene 63 años de edad y se jubiló como empleado de la entonces Secretaría de Recursos Hidráulicos, por ello aprovecha el tiempo si no con sus hijos, ahora con los pequeños de la casa: “Cuando trabajé no disfruté a mis hijos porque eran las 5:00 de la mañana y yo tenía que salir a trabajar, eran las 9:00 de la noche y yo regresaba a casa; a mis hijos los veía acostados en su cuna y cuando llegaba, la destapaba y los volvía a ver. Hubiera querido atender a mis hijos de esta manera pero ahora los privilegiados, son mis nietos”. No pierde la energía, pues incluso adecuó un terreno baldío como un “exatlón” para jugar con ellos; ahí les pone retos a vencer. “A veces dicen que los abuelos ya no estamos para cuidar niños pero tenemos la capacidad suficiente para hacerlo, la dedicación, el compromiso para con ellos es bastante”, aseguró satisfecho. En la bicicleta en que cada tercer día recorre hasta 21 kilómetros para ejercitarse, vuelve con su nuevo a casa.

Un insoportable abandono

Irapuato.- En uno de los cuartos del fondo, con dos camas en su interior, duerme en la ‘Casa Hogar La Paz’, don Salvador o ‘Chavita’, quien fue abandonado por su sobrina hace ya varios años. “Yo trabajaba en mantenimiento del aeropuerto en Matamoros, era electricista, daba servicios a la pistas, si algo fallaba tenía que ir a arreglarlo, ahí estuve 20 años, siempre trabajé de eso, también armando despepitadoras donde hacen el algodón. Me gusta el beisbol, pero nunca tuve tiempo de jugarlo, siempre trabajé desde muy chamaco, yo no tuve infancia, de niño era ayudante de albañil, de plomero o carpintero, hasta que comencé a trabajar de electricista”, rememora. Salvador Guerra Jaramillo, nació en Irapuato en 1941 y después de vivir muchos años en Matamoros, sus familiares lo hicieron regresar a Guanajuato, por la edad y por sus complicaciones a causa de la diabetes, por lo que perdió la pierna izquierda. Al volver a Irapuato, se encontró con una sobrina para la que él representaba un estorbo, un día con el pretexto de que iban a salir de paseo fue abandonado. “No me tratan mal aquí pero yo no puedo estar encerrado. Quiero irme a Matamoros, quiero regresar, tengo sobrinos pero no tengo modo de comunicarme con ellos. Lo único que puedo decir a las personas que hacen lo que mi sobrina me hizo es que es gente desalmada, que no tiene corazón. En Matamoros tenía mi pensión, mi sobrina es la que lo cobra pero yo no tengo para comprarme ni un refresco”, concluyo.

Felicidades! A los Adultos Mayores que merecen todo nuestro respeto y admiración. Pero estimado lector usted tiene la mejor opinión, hasta la próxima! catarino_mg@hotmail.com

En nuestra agenda me encontré una nota en el que el 28 de Agosto es el día de las Ancianas y los Ancianos... y bueno dedicamos la editorial de Alerta Agropecuaria a todos los Adultos Mayores que con muchos años acumulados y ante los achaques propios de la edad, adultos mayores recomiendan mantener joven el alma para disfrutar de la vida. El amor y el desengaño son parte de sus vidas; la soledad, abandono y recomienzo también.


Un abuelo con mucha energía

Irapuato.- Juan Jesús Castañeda Arredondo, un fino y caballero amigo mío, conocido de hace años, compañero de trabajo y aliado de las batallas y luchas sindicales de los trabajadores de SAGARPA y se jubiló de la entonces SAGARPA con todo respeto hoy dedica su tiempo libre al cuidado de sus nietos y asegura que convivir con ellos es un acto gratificante, pues además de inculcarles valores, les comparte sus experiencias de vida y buenos hábitos.

Todas las mañanas Juan Jesús lleva y recoge en la escuela a sus nietos. “Vengo a recogerlo, ‘echarles la mano’ y afortunadamente, tengo el tiempo, tengo las ganas de estar al pendiente de mis nietos”.

Otro compañero Juan Manuel tiene 63 años de edad y se jubiló como empleado de la entonces Secretaría de Recursos Hidráulicos, por ello aprovecha el tiempo si no con sus hijos, ahora con los pequeños de la casa: “Cuando trabajé no disfruté a mis hijos porque eran las 5:00 de la mañana y yo tenía que salir a trabajar, eran las 9:00 de la noche y yo regresaba a casa; a mis hijos los veía acostados en su cuna y cuando llegaba, la destapaba y los volvía a ver. Hubiera querido atender a mis hijos de esta manera pero ahora los privilegiados, son mis nietos”. No pierde la energía, pues incluso adecuó un terreno baldío como un “exatlón” para jugar con ellos; ahí les pone retos a vencer. “A veces dicen que los abuelos ya no estamos para cuidar niños pero tenemos la capacidad suficiente para hacerlo, la dedicación, el compromiso para con ellos es bastante”, aseguró satisfecho. En la bicicleta en que cada tercer día recorre hasta 21 kilómetros para ejercitarse, vuelve con su nuevo a casa.

Un insoportable abandono

Irapuato.- En uno de los cuartos del fondo, con dos camas en su interior, duerme en la ‘Casa Hogar La Paz’, don Salvador o ‘Chavita’, quien fue abandonado por su sobrina hace ya varios años. “Yo trabajaba en mantenimiento del aeropuerto en Matamoros, era electricista, daba servicios a la pistas, si algo fallaba tenía que ir a arreglarlo, ahí estuve 20 años, siempre trabajé de eso, también armando despepitadoras donde hacen el algodón. Me gusta el beisbol, pero nunca tuve tiempo de jugarlo, siempre trabajé desde muy chamaco, yo no tuve infancia, de niño era ayudante de albañil, de plomero o carpintero, hasta que comencé a trabajar de electricista”, rememora. Salvador Guerra Jaramillo, nació en Irapuato en 1941 y después de vivir muchos años en Matamoros, sus familiares lo hicieron regresar a Guanajuato, por la edad y por sus complicaciones a causa de la diabetes, por lo que perdió la pierna izquierda. Al volver a Irapuato, se encontró con una sobrina para la que él representaba un estorbo, un día con el pretexto de que iban a salir de paseo fue abandonado. “No me tratan mal aquí pero yo no puedo estar encerrado. Quiero irme a Matamoros, quiero regresar, tengo sobrinos pero no tengo modo de comunicarme con ellos. Lo único que puedo decir a las personas que hacen lo que mi sobrina me hizo es que es gente desalmada, que no tiene corazón. En Matamoros tenía mi pensión, mi sobrina es la que lo cobra pero yo no tengo para comprarme ni un refresco”, concluyo.

Felicidades! A los Adultos Mayores que merecen todo nuestro respeto y admiración. Pero estimado lector usted tiene la mejor opinión, hasta la próxima! catarino_mg@hotmail.com

Deportes

Desbordan emoción en Torneo de los Soles

Duelos reñidos y llenos de emoción en el Torneo de los Soles.

Policiaca

Matan a dos a balazos en la Nuevo México

Los cadáveres quedaron tendidos sobre la calle Jamaica

Deportes

Triunfo fresero, derrota a Cafessa Jalisco

Un doblete de Andrés “Ocotlán” Mendoza y uno más de Cristian Sánchez dieron el triunfo al Atlético Irapuato.

Justicia

Vinculan a proceso al alcalde de Tehuacán por daño patrimonial superior a 60 mdp

El juez determinó una medida cautelar de prisión preventiva por el delito del uso indebido de la función pública