/ sábado 13 de febrero de 2021

Algoritmo cultural

Vivimos la era de los algoritmos, cada día, muchas veces sin darnos cuenta, nuestras elecciones son sugeridas o, en el peor de los casos, manipuladas por estas cadenas lógicas que tratan de adelantarse a nuestras necesidades en beneficio de quienes “inocentemente” buscan vendernos un bien o servicio, por lo general harto superfluo. Por ejemplo, si realizo varias búsquedas con Google sobre informática, en poco tiempo empezará a aparecer publicidad en la pantalla o en mis redes sociales y dispositivos sobre este tema.

Quiero pensar que algo similar sucede con los cargos públicos en el ámbito cultural de nuestro estado. Tras la tardía y desangelada salida de Arturo Joel Padilla del Fórum Cultural Guanajuato a finales de noviembre del 2019, el nombramiento de su reemplazo se tardó tanto que la pandemia se vino encima. Al parecer a nadie le importó dejar más de un año a un interino, nada de extrañar en el manejo de la cultura en Guanajuato. Y aquí viene la pregunta ¿Cómo se busca un gestor cultural para un espacio emblemático como el Fórum? Con el personal trabajando desde casa, apabullado por el miedo a ser contagiados por el virus, me imagino que lo más práctico es una consulta en línea al gurú que todo lo sabe. Para ello es necesario configurar los parámetros de la búsqueda: Requisito básico, que sea panista para garantizar incondicionalidad a toda prueba, que no tenga chamba actualmente y que haya desempeñado algún cargo público. En este punto la lista debió ser muy larga y estar llena de profesiones o inclinaciones quizás muy poco ligadas con el rubro cultural.

Imagino que el funcionario encargado de la pesquisa, intranquilo ante la extensión monumental de la lista de nombres, tuvo que hacer un ingente esfuerzo adicional: Abrir búsqueda avanzada e introducir algunos parámetros extras: que sea capaz de ostentar una profesión sin haberse titulado, que sepa algo de bibliotecas (recuerden que la Wigberto Jiménez hace parte del complejo) y que sepa tragar camote ante cualquier tipo de críticas o reclamo.

Me gustaría pensar que el resultado inmediato del algoritmo fue Ramón Lemus, expresidente municipal de no muy grato recuerdo en la memoria de los celayenses, quienes aún no salen de la espiral de violencia y extorsiones en su ciudad. Y de quien la actual alcaldesa, Elvira Paniagua, al inicio de su trienio dijo desmarcarse y no asumir nada de su legado (si lo hubo). Muchos también nos cuestionamos cómo van a recordar los celeyenses a Elvira Paniagua… pero no me desviaré del tema.

Quizás junto al nombre del exalcalde y exdiputado aparecieron otros más, pero ya la lista era mucho más maleable y fácil de presentar, pues por lo menos cumpliría con la misión de “promover y divulgar la grandeza con mucha más fuerza de la cultura y los artistas guanajuatenses”, aunque no tuviera idea alguna de gestión cultural. Total, al estar vinculado durante tantos años al negocio de la educación, pondría en práctica la experiencia de acarrear cantidades importantes de estudiantes a los recintos del Fórum.

Si Padilla ya había torpedeado la nave, Lemus talvez pueda nadar de muertito en lo que brinca a otro puesto político. Quién sabe, lo único cierto es que el nuevo director al asumir su cargo podrá reciclar las ya mentadas palabras de la futura exalcalde Paniagua: No me desmarco, pero tampoco asumo.

Así se construye la grandeza cultural del estado. Ya veremos.


Comentarios a mi correo electrónico: panquevadas@gmail.com

Vivimos la era de los algoritmos, cada día, muchas veces sin darnos cuenta, nuestras elecciones son sugeridas o, en el peor de los casos, manipuladas por estas cadenas lógicas que tratan de adelantarse a nuestras necesidades en beneficio de quienes “inocentemente” buscan vendernos un bien o servicio, por lo general harto superfluo. Por ejemplo, si realizo varias búsquedas con Google sobre informática, en poco tiempo empezará a aparecer publicidad en la pantalla o en mis redes sociales y dispositivos sobre este tema.

Quiero pensar que algo similar sucede con los cargos públicos en el ámbito cultural de nuestro estado. Tras la tardía y desangelada salida de Arturo Joel Padilla del Fórum Cultural Guanajuato a finales de noviembre del 2019, el nombramiento de su reemplazo se tardó tanto que la pandemia se vino encima. Al parecer a nadie le importó dejar más de un año a un interino, nada de extrañar en el manejo de la cultura en Guanajuato. Y aquí viene la pregunta ¿Cómo se busca un gestor cultural para un espacio emblemático como el Fórum? Con el personal trabajando desde casa, apabullado por el miedo a ser contagiados por el virus, me imagino que lo más práctico es una consulta en línea al gurú que todo lo sabe. Para ello es necesario configurar los parámetros de la búsqueda: Requisito básico, que sea panista para garantizar incondicionalidad a toda prueba, que no tenga chamba actualmente y que haya desempeñado algún cargo público. En este punto la lista debió ser muy larga y estar llena de profesiones o inclinaciones quizás muy poco ligadas con el rubro cultural.

Imagino que el funcionario encargado de la pesquisa, intranquilo ante la extensión monumental de la lista de nombres, tuvo que hacer un ingente esfuerzo adicional: Abrir búsqueda avanzada e introducir algunos parámetros extras: que sea capaz de ostentar una profesión sin haberse titulado, que sepa algo de bibliotecas (recuerden que la Wigberto Jiménez hace parte del complejo) y que sepa tragar camote ante cualquier tipo de críticas o reclamo.

Me gustaría pensar que el resultado inmediato del algoritmo fue Ramón Lemus, expresidente municipal de no muy grato recuerdo en la memoria de los celayenses, quienes aún no salen de la espiral de violencia y extorsiones en su ciudad. Y de quien la actual alcaldesa, Elvira Paniagua, al inicio de su trienio dijo desmarcarse y no asumir nada de su legado (si lo hubo). Muchos también nos cuestionamos cómo van a recordar los celeyenses a Elvira Paniagua… pero no me desviaré del tema.

Quizás junto al nombre del exalcalde y exdiputado aparecieron otros más, pero ya la lista era mucho más maleable y fácil de presentar, pues por lo menos cumpliría con la misión de “promover y divulgar la grandeza con mucha más fuerza de la cultura y los artistas guanajuatenses”, aunque no tuviera idea alguna de gestión cultural. Total, al estar vinculado durante tantos años al negocio de la educación, pondría en práctica la experiencia de acarrear cantidades importantes de estudiantes a los recintos del Fórum.

Si Padilla ya había torpedeado la nave, Lemus talvez pueda nadar de muertito en lo que brinca a otro puesto político. Quién sabe, lo único cierto es que el nuevo director al asumir su cargo podrá reciclar las ya mentadas palabras de la futura exalcalde Paniagua: No me desmarco, pero tampoco asumo.

Así se construye la grandeza cultural del estado. Ya veremos.


Comentarios a mi correo electrónico: panquevadas@gmail.com

ÚLTIMASCOLUMNAS
sábado 08 de mayo de 2021

Días rojos

Jaime Panqueva

domingo 02 de mayo de 2021

La muerte y los impuestos

Jaime Panqueva

sábado 17 de abril de 2021

CONFINADO

Jaime Panqueva

sábado 10 de abril de 2021

El retorno de los viejitos

Jaime Panqueva

sábado 20 de marzo de 2021

Muerte y memoria

Jaime Panqueva

sábado 06 de marzo de 2021

La ley del gandalla y el macho en el castillo

Jaime Panqueva

sábado 27 de febrero de 2021

Llamada de mi cuñado

Jaime Panqueva

sábado 20 de febrero de 2021

Bomba de tiempo

Jaime Panqueva

sábado 13 de febrero de 2021

Algoritmo cultural

Jaime Panqueva

sábado 06 de febrero de 2021

Morir de pie

Jaime Panqueva

Cargar Más