/ domingo 30 de septiembre de 2018

El negocio de la muerte 7ª parte

Como se mencionó en la sexta parte de esta serie, ahora es necesario abordar el impacto del aborto en la vida de la madre, aunque no solo ella sufre este impacto, también lo sufre el padre. Esta información debe ser proporcionada y no debe ser ignorada por parte de los afectados, ya que en muchos de los casos, intencionalmente se oculta o se minimiza por parte de los grupos y organizaciones que viven de las prácticas abortistas.

Los testimonios abundan, no solo por parte de las madres, sino también de los padres, que en varios casos decidieron abortar a sus criaturas por ignorancia, y que afirman que abortar no les resolvió los problemas, al contrario, los empeoró, pues esa acción queda con ellos para siempre.

Las pesadillas, la ansiedad, el sentimiento de culpa, el dolor, la angustia, el temor a que se descubra que abortaron, la depresión, los pensamientos de suicidio, alteración en la conducta, abuso de drogas y alcohol, son algunos de los efectos psicológicos desencadenados tras la realización de un aborto que mencionan especialistas en el tema (1).

Pero no solo hay secuelas en el plano psicológico, también las hay en el plano físico de la salud, pues entre los riesgos a los que se expone la mujer, se encuentran: perforación del útero, infección, endometritis, pérdidas y prematuridad del siguiente hijo, alteraciones en el deseo sexual, esterilidad, daño a otros órganos, incluso la muerte, lo cual puedes fácilmente investigar por tu propia cuenta.

Cabe añadir que existen estudios que resaltan la conexión potencial entre el cáncer de mama y el aborto (2). Si esta información saliera y fuera del conocimiento común, podría ser que más mujeres reconsideraran el aborto y entonces no se lo practicarían; sin embargo, no es de extrañar que las agrupaciones y organismos a favor del aborto, expliquen que cualquiera que menciona estos vínculos negativos con el aborto, es un fanático, rápidamente lanzan ese ataque personal, llamando a la persona un “fanático-religioso”, cuando en realidad, no se trata de religión ni mucho menos de fanatismo (que hace referencia a una defensa apasionada que es ciega e irracional), al contrario, se trata de estar del lado de la verdad y de defender la vida, desde un análisis que se hace bajo una mente crítica, tal como lo hemos estado haciendo desde varios ángulos a lo largo de esta serie.

Además, “suponiendo”, si este fuera el caso, ya que las evidencias demuestran que no solo son suposiciones, que estos efectos negativos solo afectaran a la mitad o a la cuarta parte de las madres y padres que deciden abortar, ¿no sería mejor dejarles saber en lo que puede afectarles su decisión?, ¿no sería mejor hacerles saber de todos los riesgos potenciales a los que se exponen?, por ley se exige que las cajetillas de cigarros, las bebidas alcohólicas y cada uno de los medicamentos, adviertan de sus efectos negativos a sus consumidores, ¿por qué no hacerlo en algo tan importante como esto, que cambia la vida a unos padres?

Muchas gracias por tu paciencia, tu interés y tu tiempo al seguir esta serie, la cual concluiremos en la siguiente y última parte.

Favor de enviar todo comentario a los siguientes sitios sociales, blog: metamorfosiscultural.wordpress.com; facebook, twitter, YouTube: Metamorfosis Cultural ó si deseas comentar más ampliamente puedes hacerlo al correo: metamorfosiscultural2016@gmail.com Gracias.

____________________________________________________

Artículo escrito por: Alejandra Pimentel Sánchez. Licenciada en Ciencias de la Familia.



Como se mencionó en la sexta parte de esta serie, ahora es necesario abordar el impacto del aborto en la vida de la madre, aunque no solo ella sufre este impacto, también lo sufre el padre. Esta información debe ser proporcionada y no debe ser ignorada por parte de los afectados, ya que en muchos de los casos, intencionalmente se oculta o se minimiza por parte de los grupos y organizaciones que viven de las prácticas abortistas.

Los testimonios abundan, no solo por parte de las madres, sino también de los padres, que en varios casos decidieron abortar a sus criaturas por ignorancia, y que afirman que abortar no les resolvió los problemas, al contrario, los empeoró, pues esa acción queda con ellos para siempre.

Las pesadillas, la ansiedad, el sentimiento de culpa, el dolor, la angustia, el temor a que se descubra que abortaron, la depresión, los pensamientos de suicidio, alteración en la conducta, abuso de drogas y alcohol, son algunos de los efectos psicológicos desencadenados tras la realización de un aborto que mencionan especialistas en el tema (1).

Pero no solo hay secuelas en el plano psicológico, también las hay en el plano físico de la salud, pues entre los riesgos a los que se expone la mujer, se encuentran: perforación del útero, infección, endometritis, pérdidas y prematuridad del siguiente hijo, alteraciones en el deseo sexual, esterilidad, daño a otros órganos, incluso la muerte, lo cual puedes fácilmente investigar por tu propia cuenta.

Cabe añadir que existen estudios que resaltan la conexión potencial entre el cáncer de mama y el aborto (2). Si esta información saliera y fuera del conocimiento común, podría ser que más mujeres reconsideraran el aborto y entonces no se lo practicarían; sin embargo, no es de extrañar que las agrupaciones y organismos a favor del aborto, expliquen que cualquiera que menciona estos vínculos negativos con el aborto, es un fanático, rápidamente lanzan ese ataque personal, llamando a la persona un “fanático-religioso”, cuando en realidad, no se trata de religión ni mucho menos de fanatismo (que hace referencia a una defensa apasionada que es ciega e irracional), al contrario, se trata de estar del lado de la verdad y de defender la vida, desde un análisis que se hace bajo una mente crítica, tal como lo hemos estado haciendo desde varios ángulos a lo largo de esta serie.

Además, “suponiendo”, si este fuera el caso, ya que las evidencias demuestran que no solo son suposiciones, que estos efectos negativos solo afectaran a la mitad o a la cuarta parte de las madres y padres que deciden abortar, ¿no sería mejor dejarles saber en lo que puede afectarles su decisión?, ¿no sería mejor hacerles saber de todos los riesgos potenciales a los que se exponen?, por ley se exige que las cajetillas de cigarros, las bebidas alcohólicas y cada uno de los medicamentos, adviertan de sus efectos negativos a sus consumidores, ¿por qué no hacerlo en algo tan importante como esto, que cambia la vida a unos padres?

Muchas gracias por tu paciencia, tu interés y tu tiempo al seguir esta serie, la cual concluiremos en la siguiente y última parte.

Favor de enviar todo comentario a los siguientes sitios sociales, blog: metamorfosiscultural.wordpress.com; facebook, twitter, YouTube: Metamorfosis Cultural ó si deseas comentar más ampliamente puedes hacerlo al correo: metamorfosiscultural2016@gmail.com Gracias.

____________________________________________________

Artículo escrito por: Alejandra Pimentel Sánchez. Licenciada en Ciencias de la Familia.



sábado 15 de diciembre de 2018

Listos para escuchar y lentos para hablar

lunes 10 de diciembre de 2018

¡Papás, no suelten su responsabilidad!

domingo 02 de diciembre de 2018

¿Qué importa?

domingo 25 de noviembre de 2018

¡Por favor, padres de familia!

sábado 20 de octubre de 2018

Un llamado a los padres 1ª parte

domingo 14 de octubre de 2018

Personalidad o Carácter

sábado 06 de octubre de 2018

El negocio de la muerte 8ª parte

domingo 30 de septiembre de 2018

El negocio de la muerte 7ª parte

domingo 23 de septiembre de 2018

El negocio de la muerte 6ª parte

Cargar Más