/ sábado 27 de febrero de 2021

Llamada de mi cuñado

Tengo un cuñado alemán muy buena persona con quien me gusta conversar sobre temas de inversión y economía. Por razones geográficas no lo hacemos con mucha frecuencia, nos separa un océano y más de media docena de husos horarios, pero hace una semana me llamó algo preocupado para preguntarme si no me había hecho la pregunta de comprar oro o plata. Respondí que recién el año pasado le había recomendado comprar un ETF (SLV) que se hallaba a precio de descuento y que a las pocas semanas había casi duplicado su precio en el mercado.

Él replicó que no se refería a títulos valores sino a monedas de oro o plata para guardarlos en un banco. Casi me quedé sin habla. Cuando alguien habla de acumular monedas oro o plata es porque se prepara para un colapso del sistema financiero; si lo dijera alguien de un país latinoamericano, como Venezuela o México, lo entendería, pero mi cuñado nació a las orillas del Rin y tiene un título relacionado con finanzas, además de participar en una de las economías más sólidas del planeta.

Por supuesto que no, le respondí, a menos que me preparara para algún tipo de apocalipsis, y aún así cargar con metales preciosos entrañaría otro tipo de riesgos personales, en especial en América Latina. Él comentó que pensaba almacenarlos en un banco, no en su casa. Luego pasó a explicar que las actuales valuaciones de los índices de bolsa estaban muy por encima de las grandes burbujas económicas de la historia, incluida la del internet del año 2000, según el famoso índice de Warren Buffett, que acto seguido me explicó. Luego, habló de la burbuja de empréstitos en la que vivimos y cómo las tasas casi nulas la siguen inflando hasta niveles nunca antes conocidos. Es como una droga, mencionaba, parece que nadie puede renunciar a ellos. Y con seguridad las políticas se han relajado aún más a raíz de la emergencia sanitaria (eso lo agregué yo). Así que hay volúmenes cada vez mayores de dinero en circulación con tasas cada vez más cercanas a cero que en parte fluyen a empresas que, como he mencionado en algunos artículos anteriores, han demostrado aumentos descomunales en sus valuaciones de bolsa, sin demostrar realmente resultados equivalentes. Aunque las inflaciones continúan muy bajas y no se preveen aumentos en las tasas de interés en el mediano o largo plazo, si las valuaciones siguen por las nubes y los resultados corporativos no las soportan, habrán correcciones y quizás ajustes importantes en los mercados. Pero si el volúmen de dinero circulante empieza a afectar los precios y los bancos centrales se ven en necesidad de controlar la inflación a través de las tasas de interés, el efecto dominó global puede llegar a ser devastador.

Mi cuñado habló sobre un nuevo Bretton Woods para controlar la deuda de países como Italia, España, Grecia o Francia, todos incluidos dentro del pacto europeo, sin mencionar los descomunales niveles de los Estados Unidos a los que se unirán los formidables estímulos que acaba de otorgar el gobierno de Joe Bidden. No lo sé, mi cuñado no me llama muy seguido y por ello me pareció interesante comentar algo de sus inquietudes con los lectores. Si algo nos han enseñado las burbujas económicas en la historia, es que es muy difícil saber a ciencia cierta en qué momento van a colapsar. Sin embargo, siempre hay síntomas que indican su inminente quiebre y maneras de protegerse. Si desean conocer más sobre el tema, pueden revisar el indicador Buffett en: http://www.currentmarketvaluation.com/models/buffett-indicator.php y sobre la historia de los aciertos y colapsos económicos es muy ilustrativo el libro El triunfo del dinero de Nial Fergusson con un capítulo dedicado en específico a las burbujas económicas.


Comentarios a mi correo electrónico: panquevadas@gmail.com


Tengo un cuñado alemán muy buena persona con quien me gusta conversar sobre temas de inversión y economía. Por razones geográficas no lo hacemos con mucha frecuencia, nos separa un océano y más de media docena de husos horarios, pero hace una semana me llamó algo preocupado para preguntarme si no me había hecho la pregunta de comprar oro o plata. Respondí que recién el año pasado le había recomendado comprar un ETF (SLV) que se hallaba a precio de descuento y que a las pocas semanas había casi duplicado su precio en el mercado.

Él replicó que no se refería a títulos valores sino a monedas de oro o plata para guardarlos en un banco. Casi me quedé sin habla. Cuando alguien habla de acumular monedas oro o plata es porque se prepara para un colapso del sistema financiero; si lo dijera alguien de un país latinoamericano, como Venezuela o México, lo entendería, pero mi cuñado nació a las orillas del Rin y tiene un título relacionado con finanzas, además de participar en una de las economías más sólidas del planeta.

Por supuesto que no, le respondí, a menos que me preparara para algún tipo de apocalipsis, y aún así cargar con metales preciosos entrañaría otro tipo de riesgos personales, en especial en América Latina. Él comentó que pensaba almacenarlos en un banco, no en su casa. Luego pasó a explicar que las actuales valuaciones de los índices de bolsa estaban muy por encima de las grandes burbujas económicas de la historia, incluida la del internet del año 2000, según el famoso índice de Warren Buffett, que acto seguido me explicó. Luego, habló de la burbuja de empréstitos en la que vivimos y cómo las tasas casi nulas la siguen inflando hasta niveles nunca antes conocidos. Es como una droga, mencionaba, parece que nadie puede renunciar a ellos. Y con seguridad las políticas se han relajado aún más a raíz de la emergencia sanitaria (eso lo agregué yo). Así que hay volúmenes cada vez mayores de dinero en circulación con tasas cada vez más cercanas a cero que en parte fluyen a empresas que, como he mencionado en algunos artículos anteriores, han demostrado aumentos descomunales en sus valuaciones de bolsa, sin demostrar realmente resultados equivalentes. Aunque las inflaciones continúan muy bajas y no se preveen aumentos en las tasas de interés en el mediano o largo plazo, si las valuaciones siguen por las nubes y los resultados corporativos no las soportan, habrán correcciones y quizás ajustes importantes en los mercados. Pero si el volúmen de dinero circulante empieza a afectar los precios y los bancos centrales se ven en necesidad de controlar la inflación a través de las tasas de interés, el efecto dominó global puede llegar a ser devastador.

Mi cuñado habló sobre un nuevo Bretton Woods para controlar la deuda de países como Italia, España, Grecia o Francia, todos incluidos dentro del pacto europeo, sin mencionar los descomunales niveles de los Estados Unidos a los que se unirán los formidables estímulos que acaba de otorgar el gobierno de Joe Bidden. No lo sé, mi cuñado no me llama muy seguido y por ello me pareció interesante comentar algo de sus inquietudes con los lectores. Si algo nos han enseñado las burbujas económicas en la historia, es que es muy difícil saber a ciencia cierta en qué momento van a colapsar. Sin embargo, siempre hay síntomas que indican su inminente quiebre y maneras de protegerse. Si desean conocer más sobre el tema, pueden revisar el indicador Buffett en: http://www.currentmarketvaluation.com/models/buffett-indicator.php y sobre la historia de los aciertos y colapsos económicos es muy ilustrativo el libro El triunfo del dinero de Nial Fergusson con un capítulo dedicado en específico a las burbujas económicas.


Comentarios a mi correo electrónico: panquevadas@gmail.com


ÚLTIMASCOLUMNAS
sábado 10 de abril de 2021

El retorno de los viejitos

Jaime Panqueva

sábado 20 de marzo de 2021

Muerte y memoria

Jaime Panqueva

sábado 06 de marzo de 2021

La ley del gandalla y el macho en el castillo

Jaime Panqueva

sábado 27 de febrero de 2021

Llamada de mi cuñado

Jaime Panqueva

sábado 20 de febrero de 2021

Bomba de tiempo

Jaime Panqueva

sábado 13 de febrero de 2021

Algoritmo cultural

Jaime Panqueva

sábado 06 de febrero de 2021

Morir de pie

Jaime Panqueva

sábado 30 de enero de 2021

¿De bajada?

Jaime Panqueva

sábado 23 de enero de 2021

Libertad y orden

Jaime Panqueva

sábado 16 de enero de 2021

El ágora privada

Jaime Panqueva

Cargar Más