/ domingo 19 de diciembre de 2021

Quinta Carta al Niño Dios, en el año de la vacuna

Benignísimo niño de infinita caridad:

Gracias por otro año bajo tu influjo y protección. Abandonamos un 2021 que, al contrario de lo que predica el dr. Simi, ha sido lo mismo pero más caro. ¡Es que no hay gas bienestar ni programa de Consume local que baje la canasta familiar de las nubes! Pero no pienses que todo son quejas, porque nos has bendecido con la vacuna que no sólo espanta al virus, sino también a quienes creen que les van a inyectar chips oleagionosos o grafeno. Perdónalos, oh señor.

En este año electoral que dejamos atrás, sólo a través de tu infinita sabiduría has logrado el milagro de que a pesar de cualquier resultado, todos los partidos se declararon ganadores. E incluso, ganamos también los votantes con la eliminación del registro de Fuerza por México, Redes Sociales Progresistas y hasta del PES, que tan poderoso aliado tenía. Señor, tú todo lo puedes.

Este diciembre, en el meridiano de la 4T, te agradezco los regalos recibidos a lo largo de estos doce meses: el trono para Lorena; los kleenex para Diego, quien tras enjugar el llanto hasta gobernador parece; el campeonato para muchos equipos que llevaban décadas sin figurar; entre muchos otros dones recibidos y obras a granel para las empresitas del Ejército Nacional Mexicano…

En fin, mejor paso de lleno a la pedidera; no para mí, sino para los innúmeros necesitados en las escena local, nacional e internacional. Ámonos:


Para AMLO: Un aeropuerto que no se descarrile, dos bocas que no traguen de más, y un tren que no salga por las nubes.

Para Claudia Sheinbaum: Una corona para disfrutar ahora, porque muchas cosas pueden pasar en tres años…

Para Diego Sinhué: Sentido común y vergüenza para pedir cartas de renuncia.

Para Carlos Zamarripa: El retrato de un diputado violador y un cuarteto de cuerdas como el del Titanic, para que amenice el naufragio.

Para Hugo López-Gatell: Un alfabeto griego didáctico que incluya las letras Beta, Gamma, Delta y Omicrón.

Para Santiago Nieto: El libro de Robert Kiyosaki que ayuda a salir de la carrera de la rata.

Para Alejo Gertz Manero: De nuevo, una carta de renuncia y cupo en un ancianato que tenga colección de autos de lujo.

Para Carlos Alazraki: un ejemplar en pasta dura de Les liaisons dangereuses de Choderlos de Laclos, para ver si aprende a escribir cartas.

Para el general Cresencio Sandoval: Un paraíso fiscal.

Para Joe Biden: Las aguas del Leteo para que los republicanos olviden Afganistán.

Para los hinchas del Atlas: Una espera que dure menos de 70 años.

Para Victoria Rodríguez Ceja, nueva directora de Banxico: Una red para detener las fugas de capitales y un nuevo juego de tasas…

Para Marcelo Ebrard: Lo mismo que para Ricardo Monreal.

Para Ricardo Monreal: Lo mismo que para Ricardo Anaya.

Para Ricardo Anaya: Una “Beca para empezar” la candidatura presidencial y una vajilla de peltre que sirva también para comer ansias.

Para Ricardo Ortiz: Un lugar en el multiverso de Spiderman donde siga siendo alcalde de Irapuato.

Para Lorena Alfaro: Una franquicia que vuelva a llenar el estadio Sergio León Chávez.

Para la oposición de la 4T: Además de creatividad e inteligencia, que no llegaron este año; un candidato decente.


Para todos mis lectores: Felices fiestas y un próspero 2022. Volveremos a leernos en enero.

J


Comentarios a mi correo electrónico: panquevadas@gmail.com

Benignísimo niño de infinita caridad:

Gracias por otro año bajo tu influjo y protección. Abandonamos un 2021 que, al contrario de lo que predica el dr. Simi, ha sido lo mismo pero más caro. ¡Es que no hay gas bienestar ni programa de Consume local que baje la canasta familiar de las nubes! Pero no pienses que todo son quejas, porque nos has bendecido con la vacuna que no sólo espanta al virus, sino también a quienes creen que les van a inyectar chips oleagionosos o grafeno. Perdónalos, oh señor.

En este año electoral que dejamos atrás, sólo a través de tu infinita sabiduría has logrado el milagro de que a pesar de cualquier resultado, todos los partidos se declararon ganadores. E incluso, ganamos también los votantes con la eliminación del registro de Fuerza por México, Redes Sociales Progresistas y hasta del PES, que tan poderoso aliado tenía. Señor, tú todo lo puedes.

Este diciembre, en el meridiano de la 4T, te agradezco los regalos recibidos a lo largo de estos doce meses: el trono para Lorena; los kleenex para Diego, quien tras enjugar el llanto hasta gobernador parece; el campeonato para muchos equipos que llevaban décadas sin figurar; entre muchos otros dones recibidos y obras a granel para las empresitas del Ejército Nacional Mexicano…

En fin, mejor paso de lleno a la pedidera; no para mí, sino para los innúmeros necesitados en las escena local, nacional e internacional. Ámonos:


Para AMLO: Un aeropuerto que no se descarrile, dos bocas que no traguen de más, y un tren que no salga por las nubes.

Para Claudia Sheinbaum: Una corona para disfrutar ahora, porque muchas cosas pueden pasar en tres años…

Para Diego Sinhué: Sentido común y vergüenza para pedir cartas de renuncia.

Para Carlos Zamarripa: El retrato de un diputado violador y un cuarteto de cuerdas como el del Titanic, para que amenice el naufragio.

Para Hugo López-Gatell: Un alfabeto griego didáctico que incluya las letras Beta, Gamma, Delta y Omicrón.

Para Santiago Nieto: El libro de Robert Kiyosaki que ayuda a salir de la carrera de la rata.

Para Alejo Gertz Manero: De nuevo, una carta de renuncia y cupo en un ancianato que tenga colección de autos de lujo.

Para Carlos Alazraki: un ejemplar en pasta dura de Les liaisons dangereuses de Choderlos de Laclos, para ver si aprende a escribir cartas.

Para el general Cresencio Sandoval: Un paraíso fiscal.

Para Joe Biden: Las aguas del Leteo para que los republicanos olviden Afganistán.

Para los hinchas del Atlas: Una espera que dure menos de 70 años.

Para Victoria Rodríguez Ceja, nueva directora de Banxico: Una red para detener las fugas de capitales y un nuevo juego de tasas…

Para Marcelo Ebrard: Lo mismo que para Ricardo Monreal.

Para Ricardo Monreal: Lo mismo que para Ricardo Anaya.

Para Ricardo Anaya: Una “Beca para empezar” la candidatura presidencial y una vajilla de peltre que sirva también para comer ansias.

Para Ricardo Ortiz: Un lugar en el multiverso de Spiderman donde siga siendo alcalde de Irapuato.

Para Lorena Alfaro: Una franquicia que vuelva a llenar el estadio Sergio León Chávez.

Para la oposición de la 4T: Además de creatividad e inteligencia, que no llegaron este año; un candidato decente.


Para todos mis lectores: Felices fiestas y un próspero 2022. Volveremos a leernos en enero.

J


Comentarios a mi correo electrónico: panquevadas@gmail.com

ÚLTIMASCOLUMNAS
sábado 02 de julio de 2022

Irapuato huele a muerte

Jaime Panqueva

sábado 25 de junio de 2022

¿Gobiernos fallidos?

Jaime Panqueva

domingo 19 de junio de 2022

De cómo evadirse de una elección

Jaime Panqueva

sábado 11 de junio de 2022

Estudiantes y policías

Jaime Panqueva

sábado 04 de junio de 2022

Más peligroso que el COVID-19

Jaime Panqueva

domingo 29 de mayo de 2022

Cuatro horas cuarenta minutos

Jaime Panqueva

sábado 21 de mayo de 2022

Concierto por la paz y la libertad

Jaime Panqueva

sábado 07 de mayo de 2022

¿Quién dio la orden?

Jaime Panqueva

sábado 23 de abril de 2022

Votas y te callas

Jaime Panqueva

sábado 16 de abril de 2022

El hijo del mártir

Jaime Panqueva

Cargar Más