/ domingo 10 de febrero de 2019

Ordena a Presbíteros el obispo Enrique Díaz Díaz

La solemne Celebración Eucarística, se llevó a cabo en la hermosa Catedral de nuestra ciudad, en donde se reunieron los padres de familia, amigos y sacerdotes.

El Obispo de la Diócesis de Irapuato, Enrique Díaz ordenó como presbíteros a Enrique Cruzalta Castañeda, Juan Pablo Medina Hernández, José de Jesús Ruiz Ledesma, Armando Cortés Mejía y Jorge Gómez Fuentes.

La solemne Celebración Eucarística, se llevó a cabo en la hermosa Catedral de nuestra ciudad, en donde se reunieron los padres de familia, amigos y sacerdotes.

Al hacer uso de la palabra el Obispo Enrique Díaz expresó: “Gracias a sus papás, gracias al seminario, gracias a su familia y a su comunidad, el sacerdocio es un regalo de Dios, es un fruto de la familia y un regalo para la comunidad”.

En la misa, el señor obispo les dijo a los nuevos sacerdotes: “Sean signo de amor de Dios a este pueblo, sean testimonio de alegría para este pueblo, que es un pueblo de esperanza”.

Monseñor Enrique Díaz manifestó: “Tenemos cinco nuevos profetas que anuncian la palabra, que darán luz y esperanza a nuestro pueblo, sean verdaderos sacerdotes en el sentido pleno”.


Francisco Lugo, Agustín Rodríguez, Ignacio Martínez, Ignacio Péres y Sergio Montoya.


Asimismo manifestó: “Son ustedes un verdadero regalo de 15 años para nuestra iglesia diocesana, sean rey que une y que encamine a construir el reino de Nuestro Señor”.

Después Enrique Cruzalta Castañeda, Juan Pablo Medina Hernández, José de Jesús Ruiz Ledesma, Armando Cortés Mejía y Jorge Jacobs Gómez fueron revestidos con los ornamentos sacerdotales.

Al concluir la emotiva celebración religiosa, los ahora presbíteros recibieron felicitaciones de parte de sus familiares, amigos y compañeros sacerdotes.

El Obispo de la Diócesis de Irapuato, Enrique Díaz ordenó como presbíteros a Enrique Cruzalta Castañeda, Juan Pablo Medina Hernández, José de Jesús Ruiz Ledesma, Armando Cortés Mejía y Jorge Gómez Fuentes.

La solemne Celebración Eucarística, se llevó a cabo en la hermosa Catedral de nuestra ciudad, en donde se reunieron los padres de familia, amigos y sacerdotes.

Al hacer uso de la palabra el Obispo Enrique Díaz expresó: “Gracias a sus papás, gracias al seminario, gracias a su familia y a su comunidad, el sacerdocio es un regalo de Dios, es un fruto de la familia y un regalo para la comunidad”.

En la misa, el señor obispo les dijo a los nuevos sacerdotes: “Sean signo de amor de Dios a este pueblo, sean testimonio de alegría para este pueblo, que es un pueblo de esperanza”.

Monseñor Enrique Díaz manifestó: “Tenemos cinco nuevos profetas que anuncian la palabra, que darán luz y esperanza a nuestro pueblo, sean verdaderos sacerdotes en el sentido pleno”.


Francisco Lugo, Agustín Rodríguez, Ignacio Martínez, Ignacio Péres y Sergio Montoya.


Asimismo manifestó: “Son ustedes un verdadero regalo de 15 años para nuestra iglesia diocesana, sean rey que une y que encamine a construir el reino de Nuestro Señor”.

Después Enrique Cruzalta Castañeda, Juan Pablo Medina Hernández, José de Jesús Ruiz Ledesma, Armando Cortés Mejía y Jorge Jacobs Gómez fueron revestidos con los ornamentos sacerdotales.

Al concluir la emotiva celebración religiosa, los ahora presbíteros recibieron felicitaciones de parte de sus familiares, amigos y compañeros sacerdotes.

Local

Confirma Salud 171 enfermos de cáncer

La contaminación generada por la refinería es un factor; hay 70 pacientes de leucemia y 101 tumores sólidos.

Local

Robo de gasolinas va a la baja: Diego

Pemex debe atacar desde adentro para evitar el huachicoleo.

Círculos

Recibe Natalia a Cristo en comunión

Disfruta de su fiesta con sus familiares e invitados.

Local

Bajo sitio, Villas de San Cayetano

Hechos delictivos vinculados con delincuencia organizada.

New Articles

Súper fiesta

El travieso cumpleañero no paró de jugar al lado de sus amiguitos y compañeritos del kínder.

New Articles

Celebran bodas de plata

Renovaron su mutuo amor ante la presencia de sus hijos y seres queridos, quienes los colmaron de felcitaciones.