/ jueves 23 de mayo de 2019

Amado Nervo: Un siglo sin el poeta y artista de las letras

El legado del escritor vive hasta nuestros días por su valiosa aportación literaria

Una calle de la Ciudad de México lleva su nombre y sus restos reposan en la Rotonda de las personas ilustres. Es que era notable, hombre sensible, artista de las letras y el sentimiento; de la prosa. Amado Nervo falleció hace 100 años, pero un siglo de ausencia lo contempla todavía, caballero de prosapia.

Su obra permanece intacta desbordando versatilidad entre la poesía y la novela, el cuento y el ensayo; pero también, ejerció el periodismo y la diplomacia a lo largo de una vida activa que concluyó con su muerte el 24 de mayo de 1919, a los 48 años de edad.

Rendirán homenaje a Amado Nervo

Perteneciente al movimiento modernista, fue miembro de la Academia Mexicana de la Lengua y había nacido el 27 de agosto de 1870 en Tepic, de ahí que a la capital del estado de Nayarit se le conozca en la actualidad como Tepic de Nervo.

No fue la suya, sin embargo, una vida plena de fortuna y éxito, pues debió sortear calamidades que lo sumieron en la tristeza y la melancolía, la pobreza y la soledad; entre ellas el suicidio de su hermano Luis, que también era poeta, y el deceso del gran amor de su vida, Ana Cecilia Luisa Daillez quien falleció prematuramente en 1912. Ella le inspiraría los poemas de La amada inmóvil que se publicó póstumamente en 1922.

Una peligrosa uremia lo apartó de este mundo al fallarle los riñones y provocarle una grave acumulación de desechos en la sangre. Amado Ruiz de Nervo Ordaz, como fue bautizado, dejó de existir en Montevideo, Uruguay, mientras representaba a México en el Congreso Panamericano del Niño. Su nombre, no obstante, permanece en la historia de las letras iberoamericanas con todos los honores.

LOS PRIMEROS AÑOS

Amado Nervo era un niño cuando perdió a su padre. Cursó sus primeros estudios en escuelas de Michoacán donde ya desde entonces mostraba una inteligencia singular. Años más tarde, estudió ciencias, filosofía y leyes, aunque debió abandonar las aulas apremiado por la pobreza. Así, se vio obligado a trasladarse a Mazatlán, donde encontró empleo en el despacho de un abogado, al tiempo que se iniciaba como articulista en el diario El Correo de la Tarde. Estaba claro, entonces, que su camino serían las letras.

El tesón comenzaba a rendir frutos. Amado no cumplía los 25 años aún, cuando su nombre empezó a sonar, colaborando en la revista Azul de Manuel Gutiérrez Nájera; luego se relacionó con autores de gran prestigio como Luis G. Urbina, Rubén Darío y Santos Chocano, y escribe para otros periódicos. En El Mundo, dirige un suplemento humorístico. Pero no es sino hasta 1895 cuando adquiere fama a raíz de la publicación de su novela El bachiller, a la par de sus libros de poesía Perlas negras y Mística, tres años después.

Su labor como periodista le permitió cubrir como enviado especial del diario El Imparcial la Exposición Universal en París, donde conoció a Oscar Wilde y se reencontró con Rubén Darío, abrevando influencias, además, de otros autores y adquiriendo con ello motivación para escribir nuevas obras poéticas, entre otras, El jardín de las flores, de 1905.

EN LA RECTA FINAL

Tras su estancia en el viejo continente y luego de visitar otros países, Amado Nervo regresó a México convertido en un poeta consumado, pero a modo de aprovechar el tiempo y en su afán de seguir creciendo, impartió clases de lengua castellana en la Escuela Nacional Preparatoria, para posteriormente integrarse al cuerpo diplomático y regresar a Europa como secretario de la embajada mexicana en Madrid.

A cinco años de su partida, así recuerdan a José Emilio Pacheco

En España colaboró en distintas publicaciones, al tiempo que proseguía desarrollando intensamente su pasión por la literatura, la poesía, y escribiendo libros, hasta que, inmerso en la diplomacia, fue designado ministro plenipotenciario en Argentina y Uruguay.

Fue en la capital charrúa, como apuntamos con anterioridad, donde Amado Nervo se encontró con la muerte hace un siglo ya, sumido en el dolor y el luto a las letras iberoamericanas. Su cadáver fue trasladado a México a bordo de una corbeta uruguaya escoltada por barcos brasileños, venezolanos, argentinos y cubanos.

Una calle de la Ciudad de México lleva su nombre y sus restos reposan en la Rotonda de las personas ilustres. Es que era notable, hombre sensible, artista de las letras y el sentimiento; de la prosa. Amado Nervo falleció hace 100 años, pero un siglo de ausencia lo contempla todavía, caballero de prosapia.

Su obra permanece intacta desbordando versatilidad entre la poesía y la novela, el cuento y el ensayo; pero también, ejerció el periodismo y la diplomacia a lo largo de una vida activa que concluyó con su muerte el 24 de mayo de 1919, a los 48 años de edad.

Rendirán homenaje a Amado Nervo

Perteneciente al movimiento modernista, fue miembro de la Academia Mexicana de la Lengua y había nacido el 27 de agosto de 1870 en Tepic, de ahí que a la capital del estado de Nayarit se le conozca en la actualidad como Tepic de Nervo.

No fue la suya, sin embargo, una vida plena de fortuna y éxito, pues debió sortear calamidades que lo sumieron en la tristeza y la melancolía, la pobreza y la soledad; entre ellas el suicidio de su hermano Luis, que también era poeta, y el deceso del gran amor de su vida, Ana Cecilia Luisa Daillez quien falleció prematuramente en 1912. Ella le inspiraría los poemas de La amada inmóvil que se publicó póstumamente en 1922.

Una peligrosa uremia lo apartó de este mundo al fallarle los riñones y provocarle una grave acumulación de desechos en la sangre. Amado Ruiz de Nervo Ordaz, como fue bautizado, dejó de existir en Montevideo, Uruguay, mientras representaba a México en el Congreso Panamericano del Niño. Su nombre, no obstante, permanece en la historia de las letras iberoamericanas con todos los honores.

LOS PRIMEROS AÑOS

Amado Nervo era un niño cuando perdió a su padre. Cursó sus primeros estudios en escuelas de Michoacán donde ya desde entonces mostraba una inteligencia singular. Años más tarde, estudió ciencias, filosofía y leyes, aunque debió abandonar las aulas apremiado por la pobreza. Así, se vio obligado a trasladarse a Mazatlán, donde encontró empleo en el despacho de un abogado, al tiempo que se iniciaba como articulista en el diario El Correo de la Tarde. Estaba claro, entonces, que su camino serían las letras.

El tesón comenzaba a rendir frutos. Amado no cumplía los 25 años aún, cuando su nombre empezó a sonar, colaborando en la revista Azul de Manuel Gutiérrez Nájera; luego se relacionó con autores de gran prestigio como Luis G. Urbina, Rubén Darío y Santos Chocano, y escribe para otros periódicos. En El Mundo, dirige un suplemento humorístico. Pero no es sino hasta 1895 cuando adquiere fama a raíz de la publicación de su novela El bachiller, a la par de sus libros de poesía Perlas negras y Mística, tres años después.

Su labor como periodista le permitió cubrir como enviado especial del diario El Imparcial la Exposición Universal en París, donde conoció a Oscar Wilde y se reencontró con Rubén Darío, abrevando influencias, además, de otros autores y adquiriendo con ello motivación para escribir nuevas obras poéticas, entre otras, El jardín de las flores, de 1905.

EN LA RECTA FINAL

Tras su estancia en el viejo continente y luego de visitar otros países, Amado Nervo regresó a México convertido en un poeta consumado, pero a modo de aprovechar el tiempo y en su afán de seguir creciendo, impartió clases de lengua castellana en la Escuela Nacional Preparatoria, para posteriormente integrarse al cuerpo diplomático y regresar a Europa como secretario de la embajada mexicana en Madrid.

A cinco años de su partida, así recuerdan a José Emilio Pacheco

En España colaboró en distintas publicaciones, al tiempo que proseguía desarrollando intensamente su pasión por la literatura, la poesía, y escribiendo libros, hasta que, inmerso en la diplomacia, fue designado ministro plenipotenciario en Argentina y Uruguay.

Fue en la capital charrúa, como apuntamos con anterioridad, donde Amado Nervo se encontró con la muerte hace un siglo ya, sumido en el dolor y el luto a las letras iberoamericanas. Su cadáver fue trasladado a México a bordo de una corbeta uruguaya escoltada por barcos brasileños, venezolanos, argentinos y cubanos.

Local

Se suma Huawei al Valle de la Mentefactura en Guanajuato

Fortalecerá la cultura de la tecnología, ciencia e innovación en la entidad, beneficiando al sector económico y social

Local

Sufre severa crisis la industria del vestido en Guanajuato

La pandemia fue un factor determinante en la afectación al sector textil, confección y moda

Futbol

Confianza plena en que Irapuato tendrá lugar en la Liga de Expansión

Era esperado el anuncio para este lunes, aunque el plazo para definir a los participantes en la Expansión Mx finaliza en la semana

Policiaca

Matan a tres a balazos en el interior de una vivienda de Dolores Hidalgo

Los hechos se registraron poco después de las 10:30 de esta noche, por lo que sigue el ejército mexicano resguardando la zona

Tecnología

Amazon y Apple, las marcas más valiosas en el mundo

Detrás de los gigantes tecnológicos vienen las empresas chinas como Tencent que su fuerte son los videojuegos y Alibaba de comercio en línea

Justicia

Fiscalía confirma que restos localizados en Vícam son del líder yaqui Tomás Rojo

El Laboratorio Científico Forense confirmó las sospechas que se tenían desde que encontraron prendas como las descritas por su familia

Sociedad

[Video] Enorme cocodrilo ataca y mata a una mujer en Tampico

El escalofriante hecho ocurrió la tarde de este lunes en la Laguna del Carpintero, justo a un costado del hemiciclo a Benito Juárez

Deportes

Derrota para los Freseros 57-47

Zapateros de León fue mejor para llevarse el triunfo del Módulo Comudaj

Futbol

Confianza plena en que Irapuato tendrá lugar en la Liga de Expansión

Era esperado el anuncio para este lunes, aunque el plazo para definir a los participantes en la Expansión Mx finaliza en la semana