/ sábado 12 de enero de 2019

Después de 23 años, Cruz Azul y Chivas se enfrentan en el Azteca

La última vez que el escenario los juntó termino en un triste empate

La última vez que Cruz Azul y Chivas se enfrentaron en el estadio Azteca fue una “tarde triste”. Así encabezó el Diario de los Deportistas aquel duelo celebrado el 30 de septiembre de 1995. Este sábado, después de 23 años, se volverán a ver las caras en el Coloso de Santa Úrsula, que ha vuelto a ser casa de La Máquina Cementera.

Ese día ambos equipos no pudieron pasar del empate a “roscas”. Corría la jornada seis de la temporada 1995-1996. Los planteles apenas agarraban forma de cara a la parte fuerte de la campaña regular, cuando aún se jugaban los llamados torneos largos.

Por parte de los cementeros disputaron el encuentro elementos como Norberto Scoponi, Juan Francisco Palencia y Carlos Hermosillo. Del otro lado, con el Rebaño Sagrado, alinearon Ramón Ramírez, Carlos Turrubiates, Missael Espinoza y Alberto Coyote. Los técnicos que ordenaron el trámite desde el banquillo fueron el “Flaco” Luis Fernando Tena, por parte de los celestes, y Demetrio Madero, entonces al mando de los rojiblancos. El árbitro del encuentro fue Arturo Brizio Carter.

Ni Carlos Hermosillo ni Nacho Vázquez pudieron romper el cero y regalar un grito de euforia a los asistentes. “Desde la asistencia, hasta el partido, nada fue agradable. Aunque el segundo tiempo hubo gritos para celebrar aproximaciones, el abucheo general predominó. Primero se neutralizaron los adversarios para un primer tiempo sordo, dentro del cual Chivas pareció querer ser más. Mejoró el segundo, intervinieron los porteros, pero la falta de conclusión dejó inconclusa la labor cuando los cementeros quisieron ser”, mencionó la crónica de ESTO que aquel entonces.

Fue el último partido entre Cruz Azul y Chivas en el estadio Azteca como escenario. Este sábado, 23 años después, se volverán a enfrentar en un duelo que, distante al de 1995, promete que habrá goles, emociones y muchas acciones.

Pedro Caixinha y José Saturnino Cardozo no se guardarán nada. El técnico portugués no pudo vencer al Puebla en la primera jornada, por lo que no tiene margen de error ante su gente. Por su parte, el estratega paraguayo buscará su segunda victoria consecutiva para quitar de la memoria de una vez por todas respecto al mal Apertura 2018 que tuvieron.

La última vez que Cruz Azul y Chivas se enfrentaron en el estadio Azteca fue una “tarde triste”. Así encabezó el Diario de los Deportistas aquel duelo celebrado el 30 de septiembre de 1995. Este sábado, después de 23 años, se volverán a ver las caras en el Coloso de Santa Úrsula, que ha vuelto a ser casa de La Máquina Cementera.

Ese día ambos equipos no pudieron pasar del empate a “roscas”. Corría la jornada seis de la temporada 1995-1996. Los planteles apenas agarraban forma de cara a la parte fuerte de la campaña regular, cuando aún se jugaban los llamados torneos largos.

Por parte de los cementeros disputaron el encuentro elementos como Norberto Scoponi, Juan Francisco Palencia y Carlos Hermosillo. Del otro lado, con el Rebaño Sagrado, alinearon Ramón Ramírez, Carlos Turrubiates, Missael Espinoza y Alberto Coyote. Los técnicos que ordenaron el trámite desde el banquillo fueron el “Flaco” Luis Fernando Tena, por parte de los celestes, y Demetrio Madero, entonces al mando de los rojiblancos. El árbitro del encuentro fue Arturo Brizio Carter.

Ni Carlos Hermosillo ni Nacho Vázquez pudieron romper el cero y regalar un grito de euforia a los asistentes. “Desde la asistencia, hasta el partido, nada fue agradable. Aunque el segundo tiempo hubo gritos para celebrar aproximaciones, el abucheo general predominó. Primero se neutralizaron los adversarios para un primer tiempo sordo, dentro del cual Chivas pareció querer ser más. Mejoró el segundo, intervinieron los porteros, pero la falta de conclusión dejó inconclusa la labor cuando los cementeros quisieron ser”, mencionó la crónica de ESTO que aquel entonces.

Fue el último partido entre Cruz Azul y Chivas en el estadio Azteca como escenario. Este sábado, 23 años después, se volverán a enfrentar en un duelo que, distante al de 1995, promete que habrá goles, emociones y muchas acciones.

Pedro Caixinha y José Saturnino Cardozo no se guardarán nada. El técnico portugués no pudo vencer al Puebla en la primera jornada, por lo que no tiene margen de error ante su gente. Por su parte, el estratega paraguayo buscará su segunda victoria consecutiva para quitar de la memoria de una vez por todas respecto al mal Apertura 2018 que tuvieron.

Local

Sigue proyecto de zona metropolitana Irapuato-Salamanca

Palacios Pérez manifestó que se espera que antes del 2021 Irapuato cuente con los requisitos necesarios para ser ciudad metropolitana junto con Salamanca.

Círculos

Festejan socios del Club Españita su XXXIX aniversario

el presidente del club, Luis Valdés, en compañía de la mesa directiva premiaron a los deportistas destacados que participaron en la disciplina de triatlón.

Sociedad

Modernizan la telecomunicación de la Guardia Nacional con 11 mil mdp

La integración de las redes de seguridad se ubica entre las 10 prioridades para pacificar al país, poniendo por delante profesionalización y derechos humanos

Política

Recuerdan en dividido homenaje a Colosio

Familia del excandidato presidencial esperaba la llegada de Alfonso Durazo, quien fuera su secretario

Política

Resultan ambiguas las consultas para el Plan Nacional de Desarrollo

Para el académico Claudio Nieto, los ejercicios de opinión pública no tienen un mecanismo que le dé seriedad y legitimidad, por lo que son manipulables

Sociedad

Rescatan migrantes en Tamaulipas

Un grupo fue liberado de hombres armados tras un breve intercambio de disparos; hay un muerto

Literatura

Hojas de papel volando | La generación Beat (Dos) Descenso a los infiernos

A este grupo así denominado pertenecieron los hoy símbolos de su tiempo. Y su herencia cultural aún persiste. Jack Kerouac, William S. Burroughs, Allen Ginsberg, Lucien Karr, Neal Cassady y más

Cultura

Completan Sinfonía inconclusa de Schubert con inteligencia artificial

Alondra de la Parra dirige la pieza de Schubert en un concierto que unió talento humano con inteligencia artificial