/ lunes 23 de diciembre de 2019

¿Por qué la vaca divide el debate sobre el clima?

Algunos científicos piden un techo al consumo de carne en países ricos, pero otros consideran que la solución al calentamiento no es tan simple

En la COP25, la necesidad de unir la lucha climática con la protección de la biodiversidad gana adeptos y un claro ejemplo según los expertos es que si bien el ganado vacuno es contaminante, también es indispensable para preservar otras especies.

Actualmente, el sector ganadero es responsable de 16.5 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero en el mundo, recordaron medio centenar de científicos en un llamamiento presentado durante la Conferencia de la ONU sobre el Clima en Madrid.

Estos expertos, liderados por la doctora Helen Harwatt, científica medioambiental de la Facultad de Derecho de Harvard, reclamaron que los países con ingresos medios y altos acuerden un "techo" de producción ganadera, indispensable para albergar "una posibilidad" de cumplir la meta del Acuerdo de París de limitar el calentamiento a + 1.5 o C.

¿Significa esto que la opción preferible sería dejar de comer carne? "Cuando pensamos en las soluciones contra el cambio climático, tendemos a esquematizar y algunos ambientalistas creen que todos deberíamos ser vegetarianos", explica a la AFP Lola Vallejo, directora del programa Clima del Instituto de Desarrollo Sostenible y de Relaciones Internacionales y observadora de las negociaciones en la COP25.

EL CÓMO

Pero el problema no es tanto el ganado, sino cómo se cría en los países ricos, donde domina la ganadería intensiva. En primer lugar, el impacto medioambiental no es el mismo cuando se trata de una ganadería integrada en su territorio natural.

"La cría de animales en extensivo está incorporada dentro del funcionamiento de los ecosistemas naturales de la zona", defiende el biólogo Pedro Mari, secretario de la plataforma española Ganadería Extensiva.

"El nivel de impacto es mucho menor que el de una instalación industrial que contamina y genera residuos y está acoplada a los flujos comerciales internacionales de piensos, medicinas y aditivos", añade el científico.

Pero además, Vallejo apunta que es necesaria "una cierta cantidad de ganado para ayudar a conservar los prados, que forman un ecosistema muy importante en términos de riqueza de especies".

"La vaca rumiante permite que haya biodiversidad en las praderas. Hace que toda la vida microbiana y fúngica de la superficie del suelo se reproduzca", corrobora por su parte el biólogo francés George Oxley, especializado en los ecosistemas de los suelos.

"El problema es cuando criamos la vaca en campos de concentración dándole proteínas para comer. Como no sabe digerirlas, esto puede hacer que emita hasta 2.5 veces más de metano", prosigue.

"Menos carne y de mejor calidad", procedente de animales criados en sus ecosistemas, se presentaría como la vía para contribuir a luchar contra el cambio climático y a la vez preservar la biodiversidad, según Vallejo, para quien la COP25 empieza a tener en consideración estas cuestiones.

¿Pero está el consumidor dispuesto a pagar más por ello? A la luz de los sondeos ya disponibles, "la respuesta es no", asegura la bióloga Karin Zaunberger, de la Dirección General de Medioambiente de la Comisión Europea.

Para Zaunberger, la comunicación y la sensibilización de la opinión pública es la única manera de reducir la creciente demanda de carne bovina.

Según el último informe de perspectivas alimentarias de la FAO, la producción mundial de la carne bovina alcanzará en 2019 los 71.6 millones de toneladas en el mundo, un alza de 0.7 por ciento respecto al año anterior.

En la COP25, la necesidad de unir la lucha climática con la protección de la biodiversidad gana adeptos y un claro ejemplo según los expertos es que si bien el ganado vacuno es contaminante, también es indispensable para preservar otras especies.

Actualmente, el sector ganadero es responsable de 16.5 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero en el mundo, recordaron medio centenar de científicos en un llamamiento presentado durante la Conferencia de la ONU sobre el Clima en Madrid.

Estos expertos, liderados por la doctora Helen Harwatt, científica medioambiental de la Facultad de Derecho de Harvard, reclamaron que los países con ingresos medios y altos acuerden un "techo" de producción ganadera, indispensable para albergar "una posibilidad" de cumplir la meta del Acuerdo de París de limitar el calentamiento a + 1.5 o C.

¿Significa esto que la opción preferible sería dejar de comer carne? "Cuando pensamos en las soluciones contra el cambio climático, tendemos a esquematizar y algunos ambientalistas creen que todos deberíamos ser vegetarianos", explica a la AFP Lola Vallejo, directora del programa Clima del Instituto de Desarrollo Sostenible y de Relaciones Internacionales y observadora de las negociaciones en la COP25.

EL CÓMO

Pero el problema no es tanto el ganado, sino cómo se cría en los países ricos, donde domina la ganadería intensiva. En primer lugar, el impacto medioambiental no es el mismo cuando se trata de una ganadería integrada en su territorio natural.

"La cría de animales en extensivo está incorporada dentro del funcionamiento de los ecosistemas naturales de la zona", defiende el biólogo Pedro Mari, secretario de la plataforma española Ganadería Extensiva.

"El nivel de impacto es mucho menor que el de una instalación industrial que contamina y genera residuos y está acoplada a los flujos comerciales internacionales de piensos, medicinas y aditivos", añade el científico.

Pero además, Vallejo apunta que es necesaria "una cierta cantidad de ganado para ayudar a conservar los prados, que forman un ecosistema muy importante en términos de riqueza de especies".

"La vaca rumiante permite que haya biodiversidad en las praderas. Hace que toda la vida microbiana y fúngica de la superficie del suelo se reproduzca", corrobora por su parte el biólogo francés George Oxley, especializado en los ecosistemas de los suelos.

"El problema es cuando criamos la vaca en campos de concentración dándole proteínas para comer. Como no sabe digerirlas, esto puede hacer que emita hasta 2.5 veces más de metano", prosigue.

"Menos carne y de mejor calidad", procedente de animales criados en sus ecosistemas, se presentaría como la vía para contribuir a luchar contra el cambio climático y a la vez preservar la biodiversidad, según Vallejo, para quien la COP25 empieza a tener en consideración estas cuestiones.

¿Pero está el consumidor dispuesto a pagar más por ello? A la luz de los sondeos ya disponibles, "la respuesta es no", asegura la bióloga Karin Zaunberger, de la Dirección General de Medioambiente de la Comisión Europea.

Para Zaunberger, la comunicación y la sensibilización de la opinión pública es la única manera de reducir la creciente demanda de carne bovina.

Según el último informe de perspectivas alimentarias de la FAO, la producción mundial de la carne bovina alcanzará en 2019 los 71.6 millones de toneladas en el mundo, un alza de 0.7 por ciento respecto al año anterior.

Local

Caravana Nacional de la Fe; 195 años de tradición

Cada año parten cerca de 250 personas a visitar a la Virgen de San Juan de los Lagos.

Local

Preparan policía turística en centro histórico

Policías y tránsitos están siendo capacitados para informar a los turistas sobre eventos en la zona.

Círculos

Recibe título profesional Mauricio Martínez

El licenciado en comunicación fue felicitado por sus seres queridos, quienes le desearon el mejor de los éxitos.

Local

Dolores tiene 50 años de peregrina

Cada año emprende el viaje de Querétaro a San Juan de los Lagos.

Local

Sanearán Río Silao

Al menos cuatro colonias y una comunidad vertían sus agua residuales al río.

Local

Se ofrece alcalde a escuchar a familias de desaparecidos

Señaló que es la FGE quien lleva todo el caso de las familias.

Policiaca

Matan a seis tras ataque, entre ellos un menor

Fue el saldo que dejó un fuerte ataque armado contra un grupo de personas que se encontraban conviviendo en la vía pública.

Futbol

Empatan Atlético Irapuato e Inter Playa del Carmen

Un partido donde los Freseros tuvieron varias oportunidades sin llegar a tener definición, dejando escapar las opciones.