/ martes 17 de mayo de 2022

Los ahorcados de la Calzada de los Chinacos ¡Conoce la Leyenda!

Se dice que algunas noches cuando el viento sopla agitadamente, aún se puede apreciar entre las ramas de los árboles de la calzada de los Chinacos el alma en pena de alguno que otro ahorcado

Cuenta la leyenda que un día tres jóvenes Alberto, Jennifer y Manuel salieron de un conocido bar cerca de esta zona, eran aproximadamente las 2:53 de la mañana cuando salieron rumbo a sus casas a descansar unas horas, puesto que más tarde tendrían que ir a sus respectivos trabajos.


Así Luce actualmente la calzada de los chinacos.



Ese día Alberto preguntó a Jennifer que si la llevaba a su casa a lo que ella contestó como crees, si ya sabes que vivo aquí nada más cruzando la Avenida de la Reforma, más van a tardar ustedes en ir por el carro que yo en llegar a mi casa -contestó Alberto despidiéndose de la pareja y emprendiendo el camino por la calzada de los Chinacos.

Pasando la calle Héroe de Nacozari y llegando al camellón se tuvo que esperar bajo los árboles y de pronto se soltó un aire gélido que hizo erizar los bellos de la piel de Alberto quien mirando instintivamente su reloj que eran exactamente las 3:07 de la mañana sonriendo pensó –La hora del Diablo-.



En eso estaba cuando sobre su cabeza sintió que algo se posaba, así que volteando y agachándose asustado trató de ver que era lo que le rozaba en la cabeza.

Grande fue su sorpresa al observar que lo que le tocaba la cabeza eras los pies de una persona que estaba colgada de las ramas del árbol, asustado retrocedió y cayendo al suelo sin despegar la vista del hombre colgado del árbol.



Desde el piso pudo percatarse que la ropa del hombre se asemejaba a la usada por gente en tiempos de la revolución además de que su rostro se veía momificado así que como sus pies y manos a punto estaba del desmayo.

Una mujer de avanzada edad se acercó a él y tomándolo del brazo le dijo, que le pasa joven vio usted los ahorcados, ahorcados inquirió el joven no saliendo del primer susto y entrando a otro.



Si joven, vera usted, durante el gobierno de Don Plutarco Elías Calles se llevó a cabo la guerra cristera, se dio la notificación de suspensión de cultos religiosos, hubo gente que se inconformó con esa ley y al igual que en todas partes del país y aquí también surgieron muchos rebeldes ante este decreto.

Los hombres creyentes se involucraron con las guerrillas cristeras de la región y los cultos religiosos se hicieron encubiertos, por esta razón las personas arriesgaban sus vidas a altas horas de la noche para asistir a mismas clandestinas.



Las personas descubiertas eran hechas prisioneras por las fuerzas federales, torturadas y levantadas a la citada calzada de los Chinacos, donde los hombres fueron ahorcados de las ramas de los árboles que ahora vemos.

Algunos de nosotros, al ver tales actos nos prendíamos de las piernas de los oficiales que golpeaban a los implicados y no nos soltábamos de él, hasta que ya desesperado el oficial ordenaba que dejaran a nuestro familiar todo golpeado y ensangrentado.



Desafortunadamente no todos corrían de la misma surte, pos muchos fueron ahorcados con los demás cristeros sus cuerpos exhibidos y posteriormente decapitados.

Pero eso no era todo los oficiales tenían órdenes de no entregar los cuerpos ni las cabezas de los ejecutados a los deudos, razón por la que sus restos nunca fueron encontrados, ni recibieron cristiana sepultura.



Desde entonces hemos sido condenados a esperar eternamente, ellos ahí colgados y nosotros a buscar sus restos para el eterno descanso de su alma.

Dicho esto la anciana se trasformó rápidamente en cadáver y luego en cenizas dejando a Alberto, blanco de terror y en un completo estado de shock.



Cuando pudo reaccionar ya estaban a su lado Jennifer y Manuel, quienes habían alcanzado a oír sus gritos corriendo a ver qué es lo que le sucedía, aún temblando de miedo, entre cortadamente les contó lo que le paso y juntos se fueron del lugar rápidamente.

Se dice que algunas noches cuando el viento sopla agitadamente, aún se puede apreciar entre las ramas de los árboles de la calzada de los Chinacos el alma en pena de alguno que otro ahorcado en busca de la paz que les ha sido negada.

Autor de la Leyenda Carlos Sánchez Herrera.


Cuenta la leyenda que un día tres jóvenes Alberto, Jennifer y Manuel salieron de un conocido bar cerca de esta zona, eran aproximadamente las 2:53 de la mañana cuando salieron rumbo a sus casas a descansar unas horas, puesto que más tarde tendrían que ir a sus respectivos trabajos.


Así Luce actualmente la calzada de los chinacos.



Ese día Alberto preguntó a Jennifer que si la llevaba a su casa a lo que ella contestó como crees, si ya sabes que vivo aquí nada más cruzando la Avenida de la Reforma, más van a tardar ustedes en ir por el carro que yo en llegar a mi casa -contestó Alberto despidiéndose de la pareja y emprendiendo el camino por la calzada de los Chinacos.

Pasando la calle Héroe de Nacozari y llegando al camellón se tuvo que esperar bajo los árboles y de pronto se soltó un aire gélido que hizo erizar los bellos de la piel de Alberto quien mirando instintivamente su reloj que eran exactamente las 3:07 de la mañana sonriendo pensó –La hora del Diablo-.



En eso estaba cuando sobre su cabeza sintió que algo se posaba, así que volteando y agachándose asustado trató de ver que era lo que le rozaba en la cabeza.

Grande fue su sorpresa al observar que lo que le tocaba la cabeza eras los pies de una persona que estaba colgada de las ramas del árbol, asustado retrocedió y cayendo al suelo sin despegar la vista del hombre colgado del árbol.



Desde el piso pudo percatarse que la ropa del hombre se asemejaba a la usada por gente en tiempos de la revolución además de que su rostro se veía momificado así que como sus pies y manos a punto estaba del desmayo.

Una mujer de avanzada edad se acercó a él y tomándolo del brazo le dijo, que le pasa joven vio usted los ahorcados, ahorcados inquirió el joven no saliendo del primer susto y entrando a otro.



Si joven, vera usted, durante el gobierno de Don Plutarco Elías Calles se llevó a cabo la guerra cristera, se dio la notificación de suspensión de cultos religiosos, hubo gente que se inconformó con esa ley y al igual que en todas partes del país y aquí también surgieron muchos rebeldes ante este decreto.

Los hombres creyentes se involucraron con las guerrillas cristeras de la región y los cultos religiosos se hicieron encubiertos, por esta razón las personas arriesgaban sus vidas a altas horas de la noche para asistir a mismas clandestinas.



Las personas descubiertas eran hechas prisioneras por las fuerzas federales, torturadas y levantadas a la citada calzada de los Chinacos, donde los hombres fueron ahorcados de las ramas de los árboles que ahora vemos.

Algunos de nosotros, al ver tales actos nos prendíamos de las piernas de los oficiales que golpeaban a los implicados y no nos soltábamos de él, hasta que ya desesperado el oficial ordenaba que dejaran a nuestro familiar todo golpeado y ensangrentado.



Desafortunadamente no todos corrían de la misma surte, pos muchos fueron ahorcados con los demás cristeros sus cuerpos exhibidos y posteriormente decapitados.

Pero eso no era todo los oficiales tenían órdenes de no entregar los cuerpos ni las cabezas de los ejecutados a los deudos, razón por la que sus restos nunca fueron encontrados, ni recibieron cristiana sepultura.



Desde entonces hemos sido condenados a esperar eternamente, ellos ahí colgados y nosotros a buscar sus restos para el eterno descanso de su alma.

Dicho esto la anciana se trasformó rápidamente en cadáver y luego en cenizas dejando a Alberto, blanco de terror y en un completo estado de shock.



Cuando pudo reaccionar ya estaban a su lado Jennifer y Manuel, quienes habían alcanzado a oír sus gritos corriendo a ver qué es lo que le sucedía, aún temblando de miedo, entre cortadamente les contó lo que le paso y juntos se fueron del lugar rápidamente.

Se dice que algunas noches cuando el viento sopla agitadamente, aún se puede apreciar entre las ramas de los árboles de la calzada de los Chinacos el alma en pena de alguno que otro ahorcado en busca de la paz que les ha sido negada.

Autor de la Leyenda Carlos Sánchez Herrera.


Local

Descartan dos casos sospechosos de viruela del mono y dos más se encuentran en estudios

Indicó que tanto los casos positivos como los que se encuentran estudiando, son personas que se encuentran sin riesgo de mortalidad

Local

¿Cuáles son las ciudades más seguras de México?

De acuerdo a la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana reveló que en el norte están las ciudades más seguras para vivir en México

Local

Lidera Guanajuato en transparencia

Es el único estado del país que cumplió a un 100% con informar puntualmente sobre sus procesos de compras

Sociedad

En Colima queman autos y balaceras por detención de "La Vaca"

Policías estatales han pedido a la ciudadanía no salir de sus domicilios si no es necesario, se están reportando quema de vehículos

Sociedad

Peluches del Dr. Simi son elaborados por manos poblanas desde hace 10 años, ¿lo sabías?

La empresa poblana CINIA, conformada en un 90% por personas con discapacidad, es la encargada de fabricar los peluches del Dr. Simi

Policiaca

Balean a hombre en Las Reynas

Al menos un impacto de bala en la espalda recibió un hombre, fue rescatado de abajo de una camioneta

Local

Pide Sophía Huett a homicida de excamarógrafo que se entregue a las autoridades

La Fiscalía General del Estado, a un mes del crimen no ha podido capturar al responsable pese a los incansables llamados de justicia de la sociedad y del gremio periodístico

Futbol

Santos prolonga la agonía del León al derrotarlo en la Laguna

La Fiera continúa perdiendo y sigue alejándose cada vez más de aquel estilo que llegó a dominar el futbol mexicano no hace mucho tiempo

Mundo

Desolación en Argelia: incendios dejan saldo de al menos 38 muertos

Las autoridades también han contabilizado más de 200 heridos