/ viernes 5 de agosto de 2022

Rosalía: ¿Más “caché” y menos raíces?

El éxito de la española en el mercado latino se ha enfrentado con acusaciones de apropiación cultural, término que describe la adopción irreflexiva de elementos de una cultura o identidad cultural ajena

La cantante española Rosalía es con toda seguridad una de las artistas más populares del mundo en este momento. Motomami, su más reciente álbum, ha recibido mucha atención de los medios por su fusión de "todos los sonidos a su disposición".

Aunque basado en un trasfondo flamenco, el disco oscila entre el pop y el jazz, con evidentes influencias de ritmos como el hip-hop y el reggaetón e incluso ciertos elementos de bachata y salsa.

Rosalía tuvo una gran notoriedad a partir de 2018, cuando publicó su álbum El mal querer, el segundo en su carrera después de otro más tímido, titulado Los Ángeles y lanzado un año antes.

Te puede interesar: Basura desechable: León Larregui se lanza contra Bad Bunny en redes

En cambio, El mal querer aterrizó casi directamente en la lista de los 500 mejores álbumes de todos los tiempos de la revista Rolling Stone.

En este caso, es interesante el ascenso a la fama de Rosalía, casi de la mano con la “evolución” del reggaetón, desde sus raíces afrocaribeñas hasta ahora, que es un género de caché global, algo que de acuerdo con algunos académicos, nos habla del silenciamiento de la rica historia sociocultural de la música.

Aunque evidentemente Rosalía no está sola. A lo largo de la década pasada y en lo que va de la actual, ha habido una gran cantidad de canciones populares de artistas blancos y españoles europeos que toman prestado mucho de la música latina y caribeña mientras borran sus raíces negras.

El reggaetón es un género musical afrocaribeño con una compleja historia de encuentros musicales entre Panamá, Jamaica, Puerto Rico, República Dominicana y Nueva York. Influenciado y construido sobre estilos tan diversos como el dancehall, el hip-hop, el merengue, el reggae y el rap, las raíces del reggaetón se encuentran en los ritmos africanos que se trasladaron durante la colonización de las Américas.

En la década de 1990, en Puerto Rico y República Dominicana, el reggaetón se convirtió en un vehículo de resistencia negra contra las estrictas jerarquías raciales, las estructuras sociales opresivas y la brutalidad policial. Pero a medida que ha aumentado la popularidad mundial de la música, el reggaetón se ha vuelto cada vez más “blanqueado”.

Un ejemplo obvio de esto fue cuando el artista canadiense Justin Bieber apareció en un remix del éxito de reggaetón de los artistas puertorriqueños Luis Fonsi y Daddy Yankee “Despacito”, en 2017. Porque a pesar de la enorme popularidad de la versión original, a menudo se le atribuye a Bieber su éxito general.

El llamado "efecto Despacito" se hace eco de patrones más amplios de apropiación y consumo de géneros musicales caribeños por parte de los mercados euroamericanos, y la consiguiente exclusión y marginación de sus figuras fundadoras.

Uno de los ejemplos más famosos de esto en la música latina es la colaboración de Enrique Iglesias con el dúo cubano Gente de Zona y el cantante y productor Descemer Bueno en el remix de 2014 de “Bailando”.

La canción es el número uno de mayor duración en la lista Hot Latin Songs del Billboard. Como ha argumentado la académica de Estudios Estadounidenses Petra Rivera-Rideau, “Bailando” permitió que Enrique Iglesias se reinventara como un cantante urbano latino de moda al confiar en los marcadores culturales afrolatinos, en este caso, el reggaetón, al tiempo que encarnaba la blancura latina”.

Te puede interesar: Kalimba se vuelca hacia el pop urbano

La construcción creativa y comercial de una imagen latina blanca por parte de artistas europeos que producen reggaetón es más que un simple blanqueo. El idioma compartido podría impartir un sentido de autoridad y autenticidad a estos españoles. Pero debemos recordar que esta lengua se comparte precisamente por la colonización española.

El éxito de Rosalía en el mercado de la música “latina” como española se ha enfrentado con acusaciones de apropiación cultural, un término utilizado para describir la adopción irreflexiva de elementos de una cultura o identidad cultural por parte de alguien que no pertenece a ella.

Tales acusaciones fueron particularmente fuertes después del lanzamiento de la canción distintivamente reggaetón “Con Altura”, en 2019. La canción también se hizo en colaboración con el cantante colombiano J Balvin, un artista blanco que recientemente aceptó descaradamente un premio al "mejor artista afrolatino del mundo".

El tema se profundizó después de su posterior aparición en la portada de la revista Vogue México como “artista latina” (latino/a se refiere a alguien de herencia latinoamericana que vive en los Estados Unidos), por lo que la crítica dio lugar a importantes debates sobre raza, clase y privilegio en la música latina y española.

Hablando del éxito de Rosalía “Malamente”, el rapero español C. Tangana dijo: “(El reggaetón es) muy valioso para la cultura urbana y la cultura española. Ha ayudado a la gente a pensar diferente, a buscar un sonido diferente”.

Gracias a la blancura y europeidad de Rosalía se le ha atribuido el mérito de dotar a la cultura latina de “originalidad” y “valor”. Sin embargo, eso proviene de aprovechar y combinar música arraigada en antecedentes culturales y étnicos a los que ella no pertenece.

Te puede interesar: Lo que los fans de Bad Bunny están haciendo para conseguir boletos de su tour

Estos legados coloniales de desigualdad y privilegio blanco se pueden ver muy claramente en la colaboración de Rosalía con el rapero dominicano Tokischa en la exitosa canción “Linda”, en la que se hacen referencias explícitas a la herencia española de Rosalía en un espacio afro-dominicano sobre el cual ella puede capitalizar y sobre el cual, como dice la letra, ella está “gobernando”.

La victoria de Rosalía en los Grammy 2020 en la categoría de “mejor álbum de rock latino, urbano o alternativo” agrega más leña al fuego.

Rosalía no es latina. Además, el premio "urbano" desde entonces renombrado es una categoría racialmente marcada en la que los artistas negros, ya sea de reggaetón u otros géneros, han sido encasillados.

La competencia en los “Big Four” de los Latin Grammys (álbum, disco y canción del año y mejor artista nuevo), en cambio, ha estado dominada por artistas blancos que también han podido ganar en las categorías “urbanas”.

Las prácticas de explotación y discriminación arraigadas en la industria musical son irrefutables. Los artistas blancos han vencido a los artistas negros en un campo de juego increíblemente desigual.

Cuando reconocemos la rica y compleja historia cultural del reggaetón, se vuelve obvio que Rosalía no está elevando su “caché global”. Y mientras el reggaetón continúa ganando visibilidad en el escenario mundial sin su historia, no podemos pasar por alto las injusticias que se han impuesto a sus creadores a lo largo de su auge internacional.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

La historiadora del reggaetón Katelina Eccleston (alias La Gata) es una figura importante que merece nuestra atención. Como deja claro Eccleston en su reciente artículo sobre la participación de J Balvin en la escena del reggaetón, “esta responsabilidad social no recae en una sola persona”.

Depende de los músicos y las industrias, los académicos y el público por igual elevar, celebrar y preservar sus raíces. Entonces, cuando estemos tocando, analizando o bailando el próximo éxito más popular del reggaetón, recordemos de dónde vino y critiquemos quién lo está interpretando.

* Investigadora de doctorado y profesora asociada de Lenguas Modernas, Universidad de Newcastle.



TE RECOMENDAMOS EL PODCAST ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

La cantante española Rosalía es con toda seguridad una de las artistas más populares del mundo en este momento. Motomami, su más reciente álbum, ha recibido mucha atención de los medios por su fusión de "todos los sonidos a su disposición".

Aunque basado en un trasfondo flamenco, el disco oscila entre el pop y el jazz, con evidentes influencias de ritmos como el hip-hop y el reggaetón e incluso ciertos elementos de bachata y salsa.

Rosalía tuvo una gran notoriedad a partir de 2018, cuando publicó su álbum El mal querer, el segundo en su carrera después de otro más tímido, titulado Los Ángeles y lanzado un año antes.

Te puede interesar: Basura desechable: León Larregui se lanza contra Bad Bunny en redes

En cambio, El mal querer aterrizó casi directamente en la lista de los 500 mejores álbumes de todos los tiempos de la revista Rolling Stone.

En este caso, es interesante el ascenso a la fama de Rosalía, casi de la mano con la “evolución” del reggaetón, desde sus raíces afrocaribeñas hasta ahora, que es un género de caché global, algo que de acuerdo con algunos académicos, nos habla del silenciamiento de la rica historia sociocultural de la música.

Aunque evidentemente Rosalía no está sola. A lo largo de la década pasada y en lo que va de la actual, ha habido una gran cantidad de canciones populares de artistas blancos y españoles europeos que toman prestado mucho de la música latina y caribeña mientras borran sus raíces negras.

El reggaetón es un género musical afrocaribeño con una compleja historia de encuentros musicales entre Panamá, Jamaica, Puerto Rico, República Dominicana y Nueva York. Influenciado y construido sobre estilos tan diversos como el dancehall, el hip-hop, el merengue, el reggae y el rap, las raíces del reggaetón se encuentran en los ritmos africanos que se trasladaron durante la colonización de las Américas.

En la década de 1990, en Puerto Rico y República Dominicana, el reggaetón se convirtió en un vehículo de resistencia negra contra las estrictas jerarquías raciales, las estructuras sociales opresivas y la brutalidad policial. Pero a medida que ha aumentado la popularidad mundial de la música, el reggaetón se ha vuelto cada vez más “blanqueado”.

Un ejemplo obvio de esto fue cuando el artista canadiense Justin Bieber apareció en un remix del éxito de reggaetón de los artistas puertorriqueños Luis Fonsi y Daddy Yankee “Despacito”, en 2017. Porque a pesar de la enorme popularidad de la versión original, a menudo se le atribuye a Bieber su éxito general.

El llamado "efecto Despacito" se hace eco de patrones más amplios de apropiación y consumo de géneros musicales caribeños por parte de los mercados euroamericanos, y la consiguiente exclusión y marginación de sus figuras fundadoras.

Uno de los ejemplos más famosos de esto en la música latina es la colaboración de Enrique Iglesias con el dúo cubano Gente de Zona y el cantante y productor Descemer Bueno en el remix de 2014 de “Bailando”.

La canción es el número uno de mayor duración en la lista Hot Latin Songs del Billboard. Como ha argumentado la académica de Estudios Estadounidenses Petra Rivera-Rideau, “Bailando” permitió que Enrique Iglesias se reinventara como un cantante urbano latino de moda al confiar en los marcadores culturales afrolatinos, en este caso, el reggaetón, al tiempo que encarnaba la blancura latina”.

Te puede interesar: Kalimba se vuelca hacia el pop urbano

La construcción creativa y comercial de una imagen latina blanca por parte de artistas europeos que producen reggaetón es más que un simple blanqueo. El idioma compartido podría impartir un sentido de autoridad y autenticidad a estos españoles. Pero debemos recordar que esta lengua se comparte precisamente por la colonización española.

El éxito de Rosalía en el mercado de la música “latina” como española se ha enfrentado con acusaciones de apropiación cultural, un término utilizado para describir la adopción irreflexiva de elementos de una cultura o identidad cultural por parte de alguien que no pertenece a ella.

Tales acusaciones fueron particularmente fuertes después del lanzamiento de la canción distintivamente reggaetón “Con Altura”, en 2019. La canción también se hizo en colaboración con el cantante colombiano J Balvin, un artista blanco que recientemente aceptó descaradamente un premio al "mejor artista afrolatino del mundo".

El tema se profundizó después de su posterior aparición en la portada de la revista Vogue México como “artista latina” (latino/a se refiere a alguien de herencia latinoamericana que vive en los Estados Unidos), por lo que la crítica dio lugar a importantes debates sobre raza, clase y privilegio en la música latina y española.

Hablando del éxito de Rosalía “Malamente”, el rapero español C. Tangana dijo: “(El reggaetón es) muy valioso para la cultura urbana y la cultura española. Ha ayudado a la gente a pensar diferente, a buscar un sonido diferente”.

Gracias a la blancura y europeidad de Rosalía se le ha atribuido el mérito de dotar a la cultura latina de “originalidad” y “valor”. Sin embargo, eso proviene de aprovechar y combinar música arraigada en antecedentes culturales y étnicos a los que ella no pertenece.

Te puede interesar: Lo que los fans de Bad Bunny están haciendo para conseguir boletos de su tour

Estos legados coloniales de desigualdad y privilegio blanco se pueden ver muy claramente en la colaboración de Rosalía con el rapero dominicano Tokischa en la exitosa canción “Linda”, en la que se hacen referencias explícitas a la herencia española de Rosalía en un espacio afro-dominicano sobre el cual ella puede capitalizar y sobre el cual, como dice la letra, ella está “gobernando”.

La victoria de Rosalía en los Grammy 2020 en la categoría de “mejor álbum de rock latino, urbano o alternativo” agrega más leña al fuego.

Rosalía no es latina. Además, el premio "urbano" desde entonces renombrado es una categoría racialmente marcada en la que los artistas negros, ya sea de reggaetón u otros géneros, han sido encasillados.

La competencia en los “Big Four” de los Latin Grammys (álbum, disco y canción del año y mejor artista nuevo), en cambio, ha estado dominada por artistas blancos que también han podido ganar en las categorías “urbanas”.

Las prácticas de explotación y discriminación arraigadas en la industria musical son irrefutables. Los artistas blancos han vencido a los artistas negros en un campo de juego increíblemente desigual.

Cuando reconocemos la rica y compleja historia cultural del reggaetón, se vuelve obvio que Rosalía no está elevando su “caché global”. Y mientras el reggaetón continúa ganando visibilidad en el escenario mundial sin su historia, no podemos pasar por alto las injusticias que se han impuesto a sus creadores a lo largo de su auge internacional.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

La historiadora del reggaetón Katelina Eccleston (alias La Gata) es una figura importante que merece nuestra atención. Como deja claro Eccleston en su reciente artículo sobre la participación de J Balvin en la escena del reggaetón, “esta responsabilidad social no recae en una sola persona”.

Depende de los músicos y las industrias, los académicos y el público por igual elevar, celebrar y preservar sus raíces. Entonces, cuando estemos tocando, analizando o bailando el próximo éxito más popular del reggaetón, recordemos de dónde vino y critiquemos quién lo está interpretando.

* Investigadora de doctorado y profesora asociada de Lenguas Modernas, Universidad de Newcastle.



TE RECOMENDAMOS EL PODCAST ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Local

Descartan dos casos sospechosos de viruela del mono y dos más se encuentran en estudios

Indicó que tanto los casos positivos como los que se encuentran estudiando, son personas que se encuentran sin riesgo de mortalidad

Local

¿Cuáles son las ciudades más seguras de México?

De acuerdo a la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana reveló que en el norte están las ciudades más seguras para vivir en México

Local

Lidera Guanajuato en transparencia

Es el único estado del país que cumplió a un 100% con informar puntualmente sobre sus procesos de compras

Sociedad

Peluches del Dr. Simi son elaborados por manos poblanas desde hace 10 años, ¿lo sabías?

La empresa poblana CINIA, conformada en un 90% por personas con discapacidad, es la encargada de fabricar los peluches del Dr. Simi

Policiaca

Presuntos asaltantes hieren a hombre en Las Reynas

Al menos un impacto de bala en la espalda recibió un hombre al bajar de su camioneta

Local

Pide Sophía Huett a homicida de excamarógrafo que se entregue a las autoridades

La Fiscalía General del Estado, a un mes del crimen no ha podido capturar al responsable pese a los incansables llamados de justicia de la sociedad y del gremio periodístico

Futbol

Santos prolonga la agonía del León al derrotarlo en la Laguna

La Fiera continúa perdiendo y sigue alejándose cada vez más de aquel estilo que llegó a dominar el futbol mexicano no hace mucho tiempo

Mundo

Desolación en Argelia: incendios dejan saldo de al menos 38 muertos

Las autoridades también han contabilizado más de 200 heridos

Mundo

Facebook e Instagram eliminan a uno de los grupos antivacunas más grandes de EU

El grupo llamado The Children's Health Defense crítico de las vacunas contra el Covid-19