/ domingo 21 de abril de 2019

Batallan para recibir atención médica en Cañada de la Muerte

La comunidad rural Cañada de la Muerte aún carece de necesidades básicas como calles pavimentadas, sistema de drenaje y alumbrado público.

Los habitantes de Cañada de la Muerte de Irapuato carecen de un centro de salud cerca de su comunidad, pues tienen que esperar todo un mes para recibir atención médica en su zona, pero sólo aquellos que cuentan con Seguro Popular; sin embargo cuando se trata de emergencias tienen que viajar hasta Irapuato con el riesgo de que la persona muera.

El Dato...

En la Casa Ejidal sólo atienden a personas con Seguro Popular estando embarazadas o hipertensas una vez al mes.


La comunidad rural Cañada de la Muerte aún carece de necesidades básicas como calles pavimentadas, sistema de drenaje y alumbrado público, donde también de atención medica al alcance de las personas, pues solamente hay una pequeña Casa Ejidal, como la llaman los habitantes de la zona, en donde reciben atención médico una vez por mes.


Entre los mismos habitantes se trasladan en camionetas particulares hacia los hospitales en casos de emergencia.


Sin embargo, de acuerdo con los habitantes, el médico sólo atiende a aquellos que cuentan con Seguro Popular, así como también a mujeres embarazadas y personas con hipertensión e incluso hasta con cita previa.

Sandra Centeno, quien vive en Cañada de la Muerte, contó que muchos de los habitantes no acuden a la Casa Ejidal por las restricciones de la atención médica, ya que el lugar no sólo es pequeño, sino también no todos pueden ser atendidos.

Comentó que por esa razón, los habitantes tienen que salir de la comunidad para ser atendidos, pues algunos van hacia la comunidad más cerca como Aldama, esta al tener algunas farmacias con consulta médica, mientras que para situaciones de emergencia, los mismos habitantes se ayudan trasladando a la persona en camionetas particulares hasta los hospitales de la ciudad.


Los servicios básicos carecen en Cañada de la Muerte.


“Entre nosotros nos ayudamos cuando hay alguna emergencia, principalmente aquellos que tienen camionetas; sin embargo, si es un poco tardado salir de la comunidad y llegar hasta el hospital, hasta ahora no ha pasado, pero la persona, dependiendo de lo que le pase, podría morir en el camino”.

La Casa Ejidal es bastante pequeña, pues es sólo un cuarto con un baño y en su interior hay alrededor de 15 sillas de plástico, así como algunos artículos para construcción y hasta para dar clases, ahí, las personas son revisadas y atendidas por el médico que acude una vez al mes.

No obstante, Teodoro Ramírez, quien vive cerca de la Casa Ejidal dijo que son pocas las ocasiones en los habitantes son avisados cuando llega el médico, pero también algunos son rechazados por no contar con el Seguro Popular.


Mujeres embarazadas, de la tercera edad e hipertensas son la prioridad de atenciones en la Casa Ejidal.


Por ello, los habitantes de Cañada de la Muerte comentaron que es necesario que haya un centro de salud, consultorios permanentes o hasta hospital cerca de la zona, e incluso señalaron que si sus calles estuvieran pavimentadas, salir ante alguna emergencia será más rápido y fácil, ya que en cada temporada de lluvias les es complicado transitar por su comunidad.


Los habitantes de Cañada de la Muerte de Irapuato carecen de un centro de salud cerca de su comunidad, pues tienen que esperar todo un mes para recibir atención médica en su zona, pero sólo aquellos que cuentan con Seguro Popular; sin embargo cuando se trata de emergencias tienen que viajar hasta Irapuato con el riesgo de que la persona muera.

El Dato...

En la Casa Ejidal sólo atienden a personas con Seguro Popular estando embarazadas o hipertensas una vez al mes.


La comunidad rural Cañada de la Muerte aún carece de necesidades básicas como calles pavimentadas, sistema de drenaje y alumbrado público, donde también de atención medica al alcance de las personas, pues solamente hay una pequeña Casa Ejidal, como la llaman los habitantes de la zona, en donde reciben atención médico una vez por mes.


Entre los mismos habitantes se trasladan en camionetas particulares hacia los hospitales en casos de emergencia.


Sin embargo, de acuerdo con los habitantes, el médico sólo atiende a aquellos que cuentan con Seguro Popular, así como también a mujeres embarazadas y personas con hipertensión e incluso hasta con cita previa.

Sandra Centeno, quien vive en Cañada de la Muerte, contó que muchos de los habitantes no acuden a la Casa Ejidal por las restricciones de la atención médica, ya que el lugar no sólo es pequeño, sino también no todos pueden ser atendidos.

Comentó que por esa razón, los habitantes tienen que salir de la comunidad para ser atendidos, pues algunos van hacia la comunidad más cerca como Aldama, esta al tener algunas farmacias con consulta médica, mientras que para situaciones de emergencia, los mismos habitantes se ayudan trasladando a la persona en camionetas particulares hasta los hospitales de la ciudad.


Los servicios básicos carecen en Cañada de la Muerte.


“Entre nosotros nos ayudamos cuando hay alguna emergencia, principalmente aquellos que tienen camionetas; sin embargo, si es un poco tardado salir de la comunidad y llegar hasta el hospital, hasta ahora no ha pasado, pero la persona, dependiendo de lo que le pase, podría morir en el camino”.

La Casa Ejidal es bastante pequeña, pues es sólo un cuarto con un baño y en su interior hay alrededor de 15 sillas de plástico, así como algunos artículos para construcción y hasta para dar clases, ahí, las personas son revisadas y atendidas por el médico que acude una vez al mes.

No obstante, Teodoro Ramírez, quien vive cerca de la Casa Ejidal dijo que son pocas las ocasiones en los habitantes son avisados cuando llega el médico, pero también algunos son rechazados por no contar con el Seguro Popular.


Mujeres embarazadas, de la tercera edad e hipertensas son la prioridad de atenciones en la Casa Ejidal.


Por ello, los habitantes de Cañada de la Muerte comentaron que es necesario que haya un centro de salud, consultorios permanentes o hasta hospital cerca de la zona, e incluso señalaron que si sus calles estuvieran pavimentadas, salir ante alguna emergencia será más rápido y fácil, ya que en cada temporada de lluvias les es complicado transitar por su comunidad.


Local

Llama Diego a pacto social para combatir delincuencia

Pide a la prensa no hacer apología del delito ni del criminal.

Círculos

Fátima y Eduardo unen sus vidas

El hermano de la novia sacerdote Israel Luna Guerrero les impartió a los enamorados la bendición de Dios y su iglesia.

Futbol

Antonio González, apasionado del arbitraje

Actividad que le ha dado amistades y satisfacciones.

Local

Llama Diego a pacto social para combatir delincuencia

Pide a la prensa no hacer apología del delito ni del criminal.

Círculos

Fátima y Eduardo unen sus vidas

El hermano de la novia sacerdote Israel Luna Guerrero les impartió a los enamorados la bendición de Dios y su iglesia.

Círculos

Airam Osmara disfruta un día especial

La quinceañera en esta importante fecha estuvo rodeada del amor y el cariño de sus seres queridos e invitados.