/ sábado 11 de agosto de 2018

Educación “gratuita”, lo que vale la educación

IRAPUATO, GTO.- Quién no recuerda cuando era niño, que siempre había un compañero en la primaria que llevaba sus libretas de doble espiral y con pasta gruesa e incluso con el personaje de caricatura del momento, los colores de la mejor marca y con nuevos colores que no fueran los de la princesa de los siete enanos, el sacapuntas con estuche para almacenar la basura e incluso una mochila con llantitas y un nuevo uniforme cada inicio de ciclo escolar.

Sin embargo, así como había compañeros que tenían todos sus útiles escolares, estrenaban uniforme y mochila cada año, había quienes batallaban para llevar todos sus materiales, reciclaban las hojas de las libretas y su mamá se las ingeniaba para hacer una nueva, si sobraban colores del otro ciclo escolar, aunque estos midan cinco centímetros de largo toda servían, y si les quedaba, usaban el uniforme del hermano mayor o parchaban el pantalón que se rompió jugando fut, si la mochila no se había roto y todavía funcionaba, aún no era necesario comprar otra y la volvían a utilizar.

Pero había quienes tardaban un poquito más en cumplir con el material, una semana o dos semanas en tener todos sus materiales o a los dos meses de entrar, llegaban con zapatos nuevos o mochila nueva, o veían que el papá o mamá del compañero hablaba con el maestro para que le de “chance” unos días en lo que llegaba la quincena para que tenga los materiales o para pagar la cuota “voluntaria”.

Estos son los contrastes que hay entre los estudiantes en las escuelas públicas, así como el regreso a clases emociona a los alumnos que van a ingresar por primera vez a la educación, ya sea en el preescolar, primaria y secundaria, y que también entusiasma al promedio, ya que el alumno no sólo aprenderá nuevas cosas, sino que también el simple hecho de estrenar algo, útiles escolares y uniformes.

Situación que pone a temblar a los papás, pues el regreso a clases significa apretar el bolsillo para que alcance no sólo para los útiles escolares, sino también para el uniforme si es necesario y para las cuotas que piden las escuelas, que si bien, indican que son “voluntarias”, las instituciones las requieren; sin embargo, actualmente las familias en promedio tienen de dos a tres hijos y el gasto es mayor, ya que depende del nivel educativo y el salario de los papás.


Cuotas “voluntarias”, pero necesarias

Tan sólo en la región suroeste de Guanajuato que comprende seis municipios, Irapuato, Pueblo Nuevo, Abasolo, Pénjamo, Huanímaro y Cuerámaro, hay mil 645 escuelas de nivel preescolar, primaria y secundaria con alrededor de 199 mil 599 alumnos que estarán ingresando a este nuevo ciclo escolar.

Por lo que como cada año, al momento de inscribir o reinscribir al alumno, las escuelas solicitan una cuota “voluntaria” para abastecer de material y mantenimiento a la institución, las cuotas dependen de cada escuela y de las necesidades, que puede ser desde 600 pesos e incluso ni siquiera pedir un sólo centavo, pero la mayoría de las escuelas primaria suelen pedir alrededor de 250 pesos, mientras que las secundarias cerca de 400 pesos.

Esto de acuerdo con Gabriel Espinoza Muñoz, delegado de la región suroeste de la Secretaría de Educación de Guanajuato (SEG), quien aseguró que las cuotas escolares son voluntarias y no se pueden condicionar a los alumnos, a los padres de familia y ni siquiera la inscripción, ingreso ni la entrega de ningún documento a cambio de una portación económica que no es obligatoria.

A pesar de que son “voluntarias”, estas cuotas las piden las escuelas para comprar material que requieren los docentes y para mantenimiento de la misma institución, por lo que el año pasado llegaron a presentarse casos en donde los padres reportaron que les condicionaban las cuotas a los alumnos, hechos que no fueron reportados a la SEG.

Por ello, el delgado de la región suroeste realizó énfasis en que este tipo de casos sean reportados de manera inmediata para intervenir, además de que trabajan para sensibilizar con las escuelas y los padres de familia, en el sentido de que la portación es completamente voluntaria.

¿Pero qué dicen los padres de familia ante las cuotas “voluntarias”?

“Es 'gratuita', así entre comillas, pues se paga con los impuestos de todos los contribuyentes, pero las cuotas a veces no son tan voluntarias, sino un requisito”, dijo Teresa Paulino, presidenta estatal de la Unión Nacional De Padres De Familia (UNPF).

Algunos padres de familia no tienen problema de pagar la cuota, pero hay quienes no pueden por su economía e incluso quienes no quieren, lo cual no debería de ser una problemática, porque al final de cuentas, son voluntarias.

Pues de acuerdo con la presidenta estatal de la UNPF, los padres están en su derecho de no pagar, ya que, precisamente, es voluntaria la cuota; sin embargo, también señaló que habría que considerar que algunos no pueden pagar ni lo mínimo y, por otra parte, hay escuelas que no tienen el recurso suficiente y necesitan el aporte de esos pagos para sobrevivir.

Sin embargo, la UNPF no puede inmiscuirse en asuntos internos de las escuelas, pero si hacer sugerencias buscando la mayor equidad y mejor educación de los niños, pero en teoría no se deben pagar, porque supuestamente la escuela es gratuita, así lo señaló Teresa Paulino.

“Debemos preocuparnos más por la formación en valores, elevar la calidad de la educación y trabajar unidos los padres de familia, maestros y autoridades educativas, en lugar de entrar en pugnas por una cuota”.


Útiles escolares y uniformes, un gasto mayor

Durante el ciclo escolar los niños suelen realizar todo tipo de actividades, se caen y se sientan donde sea y no tienen el mínimo cuidado en sus uniformes, además de que al estar en una etapa de desarrollo, como es natural, crecen más centímetros, engordan o adelgazan.

Razones por las cuales, durante cada regreso a clases el uniforme esta desgastado, roto, no les queda o el alumno cambia de nivel educativo, por lo que gran parte de la ropa escolar debe ser cambiada.

Lo que implica un gasto mucho mayor para los padres de familia, que incluso no se compara con el costo de las cuotas voluntarias; y es que, por ejemplo, un alumno de 12 años de edad que esta por ingresar a la secundaria y tendrá el cambio de uniforme completo, costaría alrededor de mil 615 pesos.

Al tomar en cuenta que el estudiante requiere zapatos negros que cuestan cerca de 400 pesos, zapatos deportivos de 300 pesos, dos camisas que serán 160, un chaleco de 90, un suéter de 125, dos pantalones que serán 140, el uniforme deportivo de 250 pesos y la bata de laboratorio o de algún taller técnico que les solicitan de 150 pesos, que en su totalidad todo el uniforme tiene un costo de mil 615 pesos.

Mientras que todavía faltan los útiles escolares, de acuerdo a la lista de útiles que emitió la Secretaría de Educación Pública (SEP) para nivel secundaria, se requiere un cuaderno de 100 hojas profesional para cada una de las asignaturas, las cuales suelen ser alrededor de siete materias las que llevan los estudiantes, por lo que el precio más económico es alrededor de los 15 pesos que serán 105 pesos en total de los cuadernos.

Todavía sumarle el resto del los materiales al precio más económico, un lápiz de cinco pesos, plumas negro, roja y azul de 25, un marca texto de 11, colores de 50, un corrector de 35, un sacapuntas de tres pesos, un borrador de cuatro pesos, tijeras de 20, pegamento de 50, un juego de geometría de 85 y la calculadora de 250; lo que da un gasto total de 643 pesos, sin tomar en cuenta el costo de una mochila de buena calidad y que dure, la cual vale alrededor de 500 pesos, además de los materiales que llegue a utilizar, si forma parte de algún taller técnico, y todavía si los profesores les solicitan forrar las libretas y libros.

Finalmente un padre de familia gasta tres mil 158 pesos totales en su hijo al ingresar a la secundaria, que son 400 pesos de la cuota “voluntaria” en la secundaria, mil 615 pesos del uniforme completo, 643 de los útiles y 500 pesos de una mochila.

Sin embargo, los comerciantes de útiles escolares y padres de familia aseguraron que el gasto es mucho mayor cuando el hijo va a iniciar por primera vez su educación, que es el preescolar, ya que son más materiales los que piden en los jardines de niños, mientras que los niños pequeños son más descuidados con su uniforme y sus útiles, así como están en constante crecimiento.

Por otro lado, si los padres de familia reutilizaran los materiales escolares, uniformes e inculcarán a los hijos cuidar los útiles y sus uniformes para que no sufran pérdidas o estos se desgasten, los papás se ahorrarían hasta el doble de lo que suelen gastar.

¿Esto cómo afecta el bolsillo de las familias?

El salario mínimo en México es de 88.36 al día, por lo que a la quincena una persona con el salario mínimo gana mil 325.4 pesos, si una familia de un sólo hijo, situación que es poco común, tuviera que gastar tres mil 158 pesos porque este va a ingresar por primera vez a la secundaria; tendrían que empezar a ahorrar ambos padres desde tres meses antes o buscar lo más económico para su hijo, así como apretar bastante al bolsillo.

Porque también es necesario pagar la comida, la gasolina o el transporte público, el agua, la luz, el gas y cualquier imprevisto que aparezca, por lo que hay familias que piden préstamos y aprovechan los descuentos.

Por esa razón, la educación no es “gratuita”, pero si es una inversión para el desarrollo y conocimiento de los niños y jóvenes; por ello, se han estado realizando desde hace años las Ferias de Regreso a Clases, como en el municipio de Irapuato que por este año invitarón a 18 proveedores de útiles escolares, uniformes y mochilas, los cuales ofrecen promociones de hasta 10 y 20% de descuento entre sus diferentes productos, con el objetivo de ayudar el bolsillo de las familias para el inicio del ciclo escolar.


EL DATO

Un alumno que va a ingresar a la secundaria implica un gasto alrededor de 3,158 pesos:

400 pesos de la cuota “voluntaria”

1,615 pesos del uniforme completo

643 pesos de los útiles

500 pesos de una mochila




IRAPUATO, GTO.- Quién no recuerda cuando era niño, que siempre había un compañero en la primaria que llevaba sus libretas de doble espiral y con pasta gruesa e incluso con el personaje de caricatura del momento, los colores de la mejor marca y con nuevos colores que no fueran los de la princesa de los siete enanos, el sacapuntas con estuche para almacenar la basura e incluso una mochila con llantitas y un nuevo uniforme cada inicio de ciclo escolar.

Sin embargo, así como había compañeros que tenían todos sus útiles escolares, estrenaban uniforme y mochila cada año, había quienes batallaban para llevar todos sus materiales, reciclaban las hojas de las libretas y su mamá se las ingeniaba para hacer una nueva, si sobraban colores del otro ciclo escolar, aunque estos midan cinco centímetros de largo toda servían, y si les quedaba, usaban el uniforme del hermano mayor o parchaban el pantalón que se rompió jugando fut, si la mochila no se había roto y todavía funcionaba, aún no era necesario comprar otra y la volvían a utilizar.

Pero había quienes tardaban un poquito más en cumplir con el material, una semana o dos semanas en tener todos sus materiales o a los dos meses de entrar, llegaban con zapatos nuevos o mochila nueva, o veían que el papá o mamá del compañero hablaba con el maestro para que le de “chance” unos días en lo que llegaba la quincena para que tenga los materiales o para pagar la cuota “voluntaria”.

Estos son los contrastes que hay entre los estudiantes en las escuelas públicas, así como el regreso a clases emociona a los alumnos que van a ingresar por primera vez a la educación, ya sea en el preescolar, primaria y secundaria, y que también entusiasma al promedio, ya que el alumno no sólo aprenderá nuevas cosas, sino que también el simple hecho de estrenar algo, útiles escolares y uniformes.

Situación que pone a temblar a los papás, pues el regreso a clases significa apretar el bolsillo para que alcance no sólo para los útiles escolares, sino también para el uniforme si es necesario y para las cuotas que piden las escuelas, que si bien, indican que son “voluntarias”, las instituciones las requieren; sin embargo, actualmente las familias en promedio tienen de dos a tres hijos y el gasto es mayor, ya que depende del nivel educativo y el salario de los papás.


Cuotas “voluntarias”, pero necesarias

Tan sólo en la región suroeste de Guanajuato que comprende seis municipios, Irapuato, Pueblo Nuevo, Abasolo, Pénjamo, Huanímaro y Cuerámaro, hay mil 645 escuelas de nivel preescolar, primaria y secundaria con alrededor de 199 mil 599 alumnos que estarán ingresando a este nuevo ciclo escolar.

Por lo que como cada año, al momento de inscribir o reinscribir al alumno, las escuelas solicitan una cuota “voluntaria” para abastecer de material y mantenimiento a la institución, las cuotas dependen de cada escuela y de las necesidades, que puede ser desde 600 pesos e incluso ni siquiera pedir un sólo centavo, pero la mayoría de las escuelas primaria suelen pedir alrededor de 250 pesos, mientras que las secundarias cerca de 400 pesos.

Esto de acuerdo con Gabriel Espinoza Muñoz, delegado de la región suroeste de la Secretaría de Educación de Guanajuato (SEG), quien aseguró que las cuotas escolares son voluntarias y no se pueden condicionar a los alumnos, a los padres de familia y ni siquiera la inscripción, ingreso ni la entrega de ningún documento a cambio de una portación económica que no es obligatoria.

A pesar de que son “voluntarias”, estas cuotas las piden las escuelas para comprar material que requieren los docentes y para mantenimiento de la misma institución, por lo que el año pasado llegaron a presentarse casos en donde los padres reportaron que les condicionaban las cuotas a los alumnos, hechos que no fueron reportados a la SEG.

Por ello, el delgado de la región suroeste realizó énfasis en que este tipo de casos sean reportados de manera inmediata para intervenir, además de que trabajan para sensibilizar con las escuelas y los padres de familia, en el sentido de que la portación es completamente voluntaria.

¿Pero qué dicen los padres de familia ante las cuotas “voluntarias”?

“Es 'gratuita', así entre comillas, pues se paga con los impuestos de todos los contribuyentes, pero las cuotas a veces no son tan voluntarias, sino un requisito”, dijo Teresa Paulino, presidenta estatal de la Unión Nacional De Padres De Familia (UNPF).

Algunos padres de familia no tienen problema de pagar la cuota, pero hay quienes no pueden por su economía e incluso quienes no quieren, lo cual no debería de ser una problemática, porque al final de cuentas, son voluntarias.

Pues de acuerdo con la presidenta estatal de la UNPF, los padres están en su derecho de no pagar, ya que, precisamente, es voluntaria la cuota; sin embargo, también señaló que habría que considerar que algunos no pueden pagar ni lo mínimo y, por otra parte, hay escuelas que no tienen el recurso suficiente y necesitan el aporte de esos pagos para sobrevivir.

Sin embargo, la UNPF no puede inmiscuirse en asuntos internos de las escuelas, pero si hacer sugerencias buscando la mayor equidad y mejor educación de los niños, pero en teoría no se deben pagar, porque supuestamente la escuela es gratuita, así lo señaló Teresa Paulino.

“Debemos preocuparnos más por la formación en valores, elevar la calidad de la educación y trabajar unidos los padres de familia, maestros y autoridades educativas, en lugar de entrar en pugnas por una cuota”.


Útiles escolares y uniformes, un gasto mayor

Durante el ciclo escolar los niños suelen realizar todo tipo de actividades, se caen y se sientan donde sea y no tienen el mínimo cuidado en sus uniformes, además de que al estar en una etapa de desarrollo, como es natural, crecen más centímetros, engordan o adelgazan.

Razones por las cuales, durante cada regreso a clases el uniforme esta desgastado, roto, no les queda o el alumno cambia de nivel educativo, por lo que gran parte de la ropa escolar debe ser cambiada.

Lo que implica un gasto mucho mayor para los padres de familia, que incluso no se compara con el costo de las cuotas voluntarias; y es que, por ejemplo, un alumno de 12 años de edad que esta por ingresar a la secundaria y tendrá el cambio de uniforme completo, costaría alrededor de mil 615 pesos.

Al tomar en cuenta que el estudiante requiere zapatos negros que cuestan cerca de 400 pesos, zapatos deportivos de 300 pesos, dos camisas que serán 160, un chaleco de 90, un suéter de 125, dos pantalones que serán 140, el uniforme deportivo de 250 pesos y la bata de laboratorio o de algún taller técnico que les solicitan de 150 pesos, que en su totalidad todo el uniforme tiene un costo de mil 615 pesos.

Mientras que todavía faltan los útiles escolares, de acuerdo a la lista de útiles que emitió la Secretaría de Educación Pública (SEP) para nivel secundaria, se requiere un cuaderno de 100 hojas profesional para cada una de las asignaturas, las cuales suelen ser alrededor de siete materias las que llevan los estudiantes, por lo que el precio más económico es alrededor de los 15 pesos que serán 105 pesos en total de los cuadernos.

Todavía sumarle el resto del los materiales al precio más económico, un lápiz de cinco pesos, plumas negro, roja y azul de 25, un marca texto de 11, colores de 50, un corrector de 35, un sacapuntas de tres pesos, un borrador de cuatro pesos, tijeras de 20, pegamento de 50, un juego de geometría de 85 y la calculadora de 250; lo que da un gasto total de 643 pesos, sin tomar en cuenta el costo de una mochila de buena calidad y que dure, la cual vale alrededor de 500 pesos, además de los materiales que llegue a utilizar, si forma parte de algún taller técnico, y todavía si los profesores les solicitan forrar las libretas y libros.

Finalmente un padre de familia gasta tres mil 158 pesos totales en su hijo al ingresar a la secundaria, que son 400 pesos de la cuota “voluntaria” en la secundaria, mil 615 pesos del uniforme completo, 643 de los útiles y 500 pesos de una mochila.

Sin embargo, los comerciantes de útiles escolares y padres de familia aseguraron que el gasto es mucho mayor cuando el hijo va a iniciar por primera vez su educación, que es el preescolar, ya que son más materiales los que piden en los jardines de niños, mientras que los niños pequeños son más descuidados con su uniforme y sus útiles, así como están en constante crecimiento.

Por otro lado, si los padres de familia reutilizaran los materiales escolares, uniformes e inculcarán a los hijos cuidar los útiles y sus uniformes para que no sufran pérdidas o estos se desgasten, los papás se ahorrarían hasta el doble de lo que suelen gastar.

¿Esto cómo afecta el bolsillo de las familias?

El salario mínimo en México es de 88.36 al día, por lo que a la quincena una persona con el salario mínimo gana mil 325.4 pesos, si una familia de un sólo hijo, situación que es poco común, tuviera que gastar tres mil 158 pesos porque este va a ingresar por primera vez a la secundaria; tendrían que empezar a ahorrar ambos padres desde tres meses antes o buscar lo más económico para su hijo, así como apretar bastante al bolsillo.

Porque también es necesario pagar la comida, la gasolina o el transporte público, el agua, la luz, el gas y cualquier imprevisto que aparezca, por lo que hay familias que piden préstamos y aprovechan los descuentos.

Por esa razón, la educación no es “gratuita”, pero si es una inversión para el desarrollo y conocimiento de los niños y jóvenes; por ello, se han estado realizando desde hace años las Ferias de Regreso a Clases, como en el municipio de Irapuato que por este año invitarón a 18 proveedores de útiles escolares, uniformes y mochilas, los cuales ofrecen promociones de hasta 10 y 20% de descuento entre sus diferentes productos, con el objetivo de ayudar el bolsillo de las familias para el inicio del ciclo escolar.


EL DATO

Un alumno que va a ingresar a la secundaria implica un gasto alrededor de 3,158 pesos:

400 pesos de la cuota “voluntaria”

1,615 pesos del uniforme completo

643 pesos de los útiles

500 pesos de una mochila




Local

Exhorta SEG evitar delincuencia en las escuelas

Sin embargo, mencionó que no pueden predecir cuál escuela será victima de la delincuencia, pero sí pueden realizar estrategias de seguridad para evitar los robos.

Local

Reforzarán vigilancia en bancos ante pago de aguinaldos

De acuerdo con Pedro Cortés Zavala, secretario de Seguridad Ciudadana de Irapuato, los robos a cuentahabientes han ido a la baja y en cuestiones de robos de nómina.