/ sábado 28 de agosto de 2021

Inseguridad en Apaseos causa baja de niños en escuelas

La situación que se vive en las zonas rurales de este municipio, revela, la magnitud que alcanza la inseguridad y la violencia que enfrenta Guanajuato

Apaseo el Alto, Gto.- La violencia que se registra en los municipios guanajuatenses que conforman el llamado "triángulo de la inseguridad", es causa de que las escuelas no reinicien clases este lunes 30, debido a que no hay alumnos por qué sus familias emigraron a otras localidades, al huir de la cadena de homicidios provocados por la delincuencia organizada en la entidad.

La Organización Editorial Mexicana (OEM), se dio a la tarea de investigar los sucesos violentos vinculados con la educación en los municipios de los Apaseos, El Alto y El Grande, donde es cotidiana la violencia extrema contra familias que habitan en comunidades rurales.

En poblaciones diversas, la OEM recabó testimonios de personas afectadas, por ejemplo el caso de Amalia de 27 años. Ella es originaria de la comunidad La Cuevita, ubicada entre los límites de Apaseo y Jerécuaro. José su esposo, era de la comunidad La Pila de Sauz, ambos se conocieron en una fiesta, se casaron y decidieron construir su vivienda en un terreno que la familia de ella les regaló, muy cerca de la casa de sus papás.

El lunes 217 escuelas no recibirán alumnos en León

Ambos tuvieron dos hijos, quienes ahora tienen 5 y 2 años de edad. José, antes, trabajaba en una vulcanizadora, laboró también en una tortillería, pero las pocas oportunidades laborales, lo obligaban casi a tomar la decisión de irse a Estados Unidos. Pero un día, fue invitado por un amigo, a trabajar en una constructora, como albañil.

La paga era buena, tenía prestaciones. “Lo único malo es que trabajaba fuera de Apaseo, se iba a Salamanca, Celaya o hasta Querétaro, pasaban por el temprano y regresaba ya noche”, cuenta Amalia.

José tenía que salir de su casa a la carretera Apaseo-El Alto-Jerécuaro, también conocida como libramiento Norponiente. A las cinco de la mañana, sus compañeros, en una camioneta pasaban por él y otros vecinos. Cerca de las ocho de la noche, regresaban, los dejaban en el mismo lugar donde los recogían.

El reto del regreso a clases será recuperar a 8 mil estudiantes en León

Después, los albañiles tenían que irse caminando a su casa, o pedir “raid” a cualquier vehículo que entrara. Así lo hacían siempre.

La última noche

Una noche, regresaron de trabajar, testigos le contaron a Amalia, que una camioneta se paró a un lado de ellos. “Al parecer pensaron que les iban a dar un “aventón”, me dicen los que vieron, que platicaron poquito, luego mi esposo y sus amigos se hicieron para atrás y en eso se bajaron los hombres y los subieron”.

Al día siguiente, el hallazgo de un cuerpo sin vida fue reportado a las autoridades. Era José. De sus otros dos compañeros nada se sabe hasta ahora. “José no se drogaba, no tomaba ni fumaba, no tenía tiempo de nada, no tenía problema con nadie” dice Amalia, con la mirada perdida.

El matrimonio, tenía sueños, apenas acababan de tratar la compra de otro lote, al que acondicionarían como un pequeño salón de fiestas y con ello dar un mejor futuro a sus hijos, todo quedó en planes.

Escala la violencia

Ni en Apaseo el Alto, ni en el resto de Guanajuato, la violencia cesó, las desapariciones forzadas, los homicidios, los bloqueos carreteros, el robo de vehículos y cualquier situación se siguieron registrando.

Los cadáveres sin vida que amanecen en las calles, las ejecuciones a plena luz del día y otros hechos, obligaron a Amalia y a otras familias, afectadas y no, a huir de sus comunidades, de sus casas, abandonando todo su esfuerzo de años para comenzar otra etapa.

La pandemia por Covid-19 llegó al país y al estado, a más de un año, el panorama fue desolador, para los habitantes y ahora para los maestros de preescolar.

Pues mientras en algunos municipios, los directores de algunos planteles están procurados por tener buenas instalaciones, por gestionar recursos para mejoras de los planteles, la situación en Apaseo el Alto, es distinta.

No hay niños

Hace un par de meses, los docentes de todos los niveles educativos, comenzaron a revisar sus escuelas, sus salones, las condiciones, los servicios y también a prepararse académicamente para comenzar el nuevo ciclo.

Pero los educadores de Apaseo el Alto, tienen otra historia. No hay niños en las comunidades rurales, apenas son cuatro o cinco los pequeños inscritos y de seis preescolares, sólo uno alcanza la veintena de alumnos. Algunos de ellos, expresaron sus experiencias de manera anónima, por temor.

“No hay niños, el ambiente está muy pesado, tanto los directores como nosotros estamos preocupados, Supervisión escolar nos dice que tenemos que seguir dando clases, pero de verdad, es complicado, algunos maestros, incluso de otros niveles educativos vienen para acá y los bajan de sus carros, los dejan a pie, la situación es devastadora, porque no hay niños y llegar a las escuelas no es seguro para nosotros como personal docente”. Explicó una maestra.

Escuelas improvisadas

Algunos maestros, incluso, aún no tienen plantel designado, entraron a la convocatoria para poder solicitar un cambio, incluso a otros municipios.

Hay también algunas escuelas, donde se han registrado ataques armados, que dejaron totalmente inoperables las instalaciones. Tal es el caso de un kínder, cuyos alumnos tenían, desde hace tres ciclos escolares, tomar clases en casa prestadas o salones de fiestas prestados.

“Yo impartía clases en un kínder ubicado en la cabecera, cerca de Jerécuaro, una vez ahí se registró un ataque armado, las vals destruyeron todo, las ventanas, las paredes quedaron totalmente dañadas, encontramos casquillos dentro de la escuela, avisamos a las autoridades y vinieron a investigar, luego se fueron y nos dijeron que ya podíamos limpiar, pero los papás ya no tuvieron confianza y no quisieron traer a sus hijos, ellos mismos tuvieron la iniciativa de prestar sus casas o locales para poder clases ahí, teníamos miedo”. Expresó un maestro.

Sufren asaltos y robos

Por otro lado, un directivo de una de las escuelas dijo que “Hay un kínder, solo uno, que tiene la mejor matricula, esto entre comillas y por así decirlo, son 25 niños, de segundo y tercer grado, pero el problema es que la escuela está hasta dentro de la comunidad, algunos maestros vienen en carro, los han bajado, los que vienen en camión, los han asaltado. Una vez, se organizaron y pagaron todos un taxi para llegar, lamentablemente ese día, le quitaron el vehículo al taxista y robaron las pertenencias de los profesores, después, pues inició la pandemia y las clases virtuales”.

Por eso los maestros han pedido a sus colegas, en otros municipios, que les avisen y recomienden de otros lugares, donde haya plazas disponibles. No les importa ni la lejanía, ni si son zonas urbanas o rurales, ellos quieren seguir impartiendo clases.

Apaseo el Alto, Gto.- La violencia que se registra en los municipios guanajuatenses que conforman el llamado "triángulo de la inseguridad", es causa de que las escuelas no reinicien clases este lunes 30, debido a que no hay alumnos por qué sus familias emigraron a otras localidades, al huir de la cadena de homicidios provocados por la delincuencia organizada en la entidad.

La Organización Editorial Mexicana (OEM), se dio a la tarea de investigar los sucesos violentos vinculados con la educación en los municipios de los Apaseos, El Alto y El Grande, donde es cotidiana la violencia extrema contra familias que habitan en comunidades rurales.

En poblaciones diversas, la OEM recabó testimonios de personas afectadas, por ejemplo el caso de Amalia de 27 años. Ella es originaria de la comunidad La Cuevita, ubicada entre los límites de Apaseo y Jerécuaro. José su esposo, era de la comunidad La Pila de Sauz, ambos se conocieron en una fiesta, se casaron y decidieron construir su vivienda en un terreno que la familia de ella les regaló, muy cerca de la casa de sus papás.

El lunes 217 escuelas no recibirán alumnos en León

Ambos tuvieron dos hijos, quienes ahora tienen 5 y 2 años de edad. José, antes, trabajaba en una vulcanizadora, laboró también en una tortillería, pero las pocas oportunidades laborales, lo obligaban casi a tomar la decisión de irse a Estados Unidos. Pero un día, fue invitado por un amigo, a trabajar en una constructora, como albañil.

La paga era buena, tenía prestaciones. “Lo único malo es que trabajaba fuera de Apaseo, se iba a Salamanca, Celaya o hasta Querétaro, pasaban por el temprano y regresaba ya noche”, cuenta Amalia.

José tenía que salir de su casa a la carretera Apaseo-El Alto-Jerécuaro, también conocida como libramiento Norponiente. A las cinco de la mañana, sus compañeros, en una camioneta pasaban por él y otros vecinos. Cerca de las ocho de la noche, regresaban, los dejaban en el mismo lugar donde los recogían.

El reto del regreso a clases será recuperar a 8 mil estudiantes en León

Después, los albañiles tenían que irse caminando a su casa, o pedir “raid” a cualquier vehículo que entrara. Así lo hacían siempre.

La última noche

Una noche, regresaron de trabajar, testigos le contaron a Amalia, que una camioneta se paró a un lado de ellos. “Al parecer pensaron que les iban a dar un “aventón”, me dicen los que vieron, que platicaron poquito, luego mi esposo y sus amigos se hicieron para atrás y en eso se bajaron los hombres y los subieron”.

Al día siguiente, el hallazgo de un cuerpo sin vida fue reportado a las autoridades. Era José. De sus otros dos compañeros nada se sabe hasta ahora. “José no se drogaba, no tomaba ni fumaba, no tenía tiempo de nada, no tenía problema con nadie” dice Amalia, con la mirada perdida.

El matrimonio, tenía sueños, apenas acababan de tratar la compra de otro lote, al que acondicionarían como un pequeño salón de fiestas y con ello dar un mejor futuro a sus hijos, todo quedó en planes.

Escala la violencia

Ni en Apaseo el Alto, ni en el resto de Guanajuato, la violencia cesó, las desapariciones forzadas, los homicidios, los bloqueos carreteros, el robo de vehículos y cualquier situación se siguieron registrando.

Los cadáveres sin vida que amanecen en las calles, las ejecuciones a plena luz del día y otros hechos, obligaron a Amalia y a otras familias, afectadas y no, a huir de sus comunidades, de sus casas, abandonando todo su esfuerzo de años para comenzar otra etapa.

La pandemia por Covid-19 llegó al país y al estado, a más de un año, el panorama fue desolador, para los habitantes y ahora para los maestros de preescolar.

Pues mientras en algunos municipios, los directores de algunos planteles están procurados por tener buenas instalaciones, por gestionar recursos para mejoras de los planteles, la situación en Apaseo el Alto, es distinta.

No hay niños

Hace un par de meses, los docentes de todos los niveles educativos, comenzaron a revisar sus escuelas, sus salones, las condiciones, los servicios y también a prepararse académicamente para comenzar el nuevo ciclo.

Pero los educadores de Apaseo el Alto, tienen otra historia. No hay niños en las comunidades rurales, apenas son cuatro o cinco los pequeños inscritos y de seis preescolares, sólo uno alcanza la veintena de alumnos. Algunos de ellos, expresaron sus experiencias de manera anónima, por temor.

“No hay niños, el ambiente está muy pesado, tanto los directores como nosotros estamos preocupados, Supervisión escolar nos dice que tenemos que seguir dando clases, pero de verdad, es complicado, algunos maestros, incluso de otros niveles educativos vienen para acá y los bajan de sus carros, los dejan a pie, la situación es devastadora, porque no hay niños y llegar a las escuelas no es seguro para nosotros como personal docente”. Explicó una maestra.

Escuelas improvisadas

Algunos maestros, incluso, aún no tienen plantel designado, entraron a la convocatoria para poder solicitar un cambio, incluso a otros municipios.

Hay también algunas escuelas, donde se han registrado ataques armados, que dejaron totalmente inoperables las instalaciones. Tal es el caso de un kínder, cuyos alumnos tenían, desde hace tres ciclos escolares, tomar clases en casa prestadas o salones de fiestas prestados.

“Yo impartía clases en un kínder ubicado en la cabecera, cerca de Jerécuaro, una vez ahí se registró un ataque armado, las vals destruyeron todo, las ventanas, las paredes quedaron totalmente dañadas, encontramos casquillos dentro de la escuela, avisamos a las autoridades y vinieron a investigar, luego se fueron y nos dijeron que ya podíamos limpiar, pero los papás ya no tuvieron confianza y no quisieron traer a sus hijos, ellos mismos tuvieron la iniciativa de prestar sus casas o locales para poder clases ahí, teníamos miedo”. Expresó un maestro.

Sufren asaltos y robos

Por otro lado, un directivo de una de las escuelas dijo que “Hay un kínder, solo uno, que tiene la mejor matricula, esto entre comillas y por así decirlo, son 25 niños, de segundo y tercer grado, pero el problema es que la escuela está hasta dentro de la comunidad, algunos maestros vienen en carro, los han bajado, los que vienen en camión, los han asaltado. Una vez, se organizaron y pagaron todos un taxi para llegar, lamentablemente ese día, le quitaron el vehículo al taxista y robaron las pertenencias de los profesores, después, pues inició la pandemia y las clases virtuales”.

Por eso los maestros han pedido a sus colegas, en otros municipios, que les avisen y recomienden de otros lugares, donde haya plazas disponibles. No les importa ni la lejanía, ni si son zonas urbanas o rurales, ellos quieren seguir impartiendo clases.

Cultura

Sigue minuto a minuto lo más relevante del FIC 2021

Se llevará a cabo en una logística híbrida, con una reducción de aforos al 30 por ciento y del 24 en la Alhóndiga de Granaditas

Local

Pide OCEM abrir regularización de carros americanos en todo el país

Las personas que poseen automóviles se han visto afectados durante los últimos años

Local

Torre de Consultorios sería edificio ecológico

El proyecto ejecutivo, al que El Sol de Irapuato tuvo acceso, señala que en la zona donde había 38 árboles, 19 serían trasplantados

Local

Cae Huerta en el Teatro Principal

Muestran los excesos del presidente

Local

Por los cielos el gas LP

Ronda los 800 pesos; prefieren irapuatenses rellenar sus tanques, pese al riesgo que esto representa

Local

En veremos visitas al panteón municipal los días 1 y 2 de Noviembre

Luis Alfonso Elizarrarás Anguiano secretario del ayuntamiento declaró lo anterior a El Sol de Irapuato y dijo que aún no se ha tenido alguna instrucción

Deportes

Victoria del Embobinados Dueñas ante los Freseros

Pudo sorprender en el juego con un gran desempeño, siendo contundente en sus avances.