/ martes 14 de mayo de 2019

Prefieren atender a niños de comunidades rurales

Agradecen que los niños sean más nobles y respetuosos.

Las maestras Gaby y Haydee tienen más de 10 años dedicadas a la docencia en Irapuato y aunque amen trabajar con los niños, prefieren dar clases a los de las comunidades rurales, al ser más nobles, respetuosos y cariñosos.


Gabriela Barbosa Rodríguez disfruta enseñar a los niños.


Las docentes Gaby y Haydee de la primaria “Licenciado Benito Juárez” de la comunidad Cuchicuato, contaron que al atender a más de 30 niños en un salón de clases no es cosa fácil, porque hay de todo tipo de menores a los cuales les dedican horas para enseñarles y conocerlos a cada uno, pues al haber estado tanto en zonas urbanas como rurales, prefieren las comunidades por el trato amable de los niños y sus familias.


Ser estricta no significa que sea mala”

Guadalupe Haydee Hernández Manrique, tiene 13 años dedicada a la docencia y ocho años en la primaria de Cuchicuato, tiene a su cargo a 45 alumnos de sexto de primaria, los cuales le temían cuando se enteraron que ella estaría a su cargo, incluso se enteró que uno le rezó un novenario a la Virgen para que no le tocara.


Tratan con todo tipo de niños en las escuelas y forman vínculos con cada uno.



Haydee aseguró que ser maestra siempre fue su vocación a pesar de que su familia se opusiera por el bajo salario que reciben los maestros, donde incluso ha estado en escuelas urbanas y rurales; sin embargo, prefiere dar clases en las rurales.

Contó que los niños de las zonas rurales son más nobles, respetuosos y entusiasmados por aprender, donde incluso los padres de familia, aún cuando esta ocupados casi todo el día, les prestan más atención a sus hijos.

La maestra contó que a pesar de que muchos de los niños no cuentan con los recursos suficientes, nunca falta el que le regala una guayaba u otra fruta , como muestra de gratitud por su trabajo, pues aseguró que no sólo se dedica a enseñarles las materias, sino también a escucharlos y ponerles atención para identificar si alguno tiene algún problema y solucionarlo.

“Al inicio del ciclo me tienen miedo, pero cuando trabajamos cambian, nada tiene que ver lo estricto con algo malo, porque una palabra mala que le digamos a los niños se queda marcada”.


Me han llamado mamá o tía por el vinculo que tenemos”

Gabriela Barbosa Rodríguez tiene 12 años como maestra y viaja cada mañana de la comunidad de San Cristóbal a Cuchicuato para atender a sus 34 niños de segundo grado, los cuales la han llamado “mamá” y hasta “tía” al ser muy dedicada a ellos.


Aseguraron que los niños de las comunidades rurales son muy nobles.


La maestra platicó que dar clases es su pasión, porque llena de conocimiento a los pequeños que en algún momento serán el futuro, donde los escucha, orienta y enseña, por lo que ha dado clases en escuelas urbanas y rurales de diferentes municipios, pero aseguró que en Cuchicuato los niños y sus familias son muy nobles y amables.

Mencionó que en las zonas urbanas los menores son más irrespetuosos y están más apegados a la tecnología, mientras que en las zonas urbanas son más obedientes y tranquilos, donde tienen la gran oportunidad de conocer a cada uno y a sus familias, al ser más apegados a ellos.

“He visto muchos logros en mis alumnos, cualquier palabra que aprendan es gratificante, porque no sólo se trata de mi trabajo, sino de que los papás también los apoyen y eso es lo que están haciendo”.


Las maestras Gaby y Haydee tienen más de 10 años dedicadas a la docencia en Irapuato y aunque amen trabajar con los niños, prefieren dar clases a los de las comunidades rurales, al ser más nobles, respetuosos y cariñosos.


Gabriela Barbosa Rodríguez disfruta enseñar a los niños.


Las docentes Gaby y Haydee de la primaria “Licenciado Benito Juárez” de la comunidad Cuchicuato, contaron que al atender a más de 30 niños en un salón de clases no es cosa fácil, porque hay de todo tipo de menores a los cuales les dedican horas para enseñarles y conocerlos a cada uno, pues al haber estado tanto en zonas urbanas como rurales, prefieren las comunidades por el trato amable de los niños y sus familias.


Ser estricta no significa que sea mala”

Guadalupe Haydee Hernández Manrique, tiene 13 años dedicada a la docencia y ocho años en la primaria de Cuchicuato, tiene a su cargo a 45 alumnos de sexto de primaria, los cuales le temían cuando se enteraron que ella estaría a su cargo, incluso se enteró que uno le rezó un novenario a la Virgen para que no le tocara.


Tratan con todo tipo de niños en las escuelas y forman vínculos con cada uno.



Haydee aseguró que ser maestra siempre fue su vocación a pesar de que su familia se opusiera por el bajo salario que reciben los maestros, donde incluso ha estado en escuelas urbanas y rurales; sin embargo, prefiere dar clases en las rurales.

Contó que los niños de las zonas rurales son más nobles, respetuosos y entusiasmados por aprender, donde incluso los padres de familia, aún cuando esta ocupados casi todo el día, les prestan más atención a sus hijos.

La maestra contó que a pesar de que muchos de los niños no cuentan con los recursos suficientes, nunca falta el que le regala una guayaba u otra fruta , como muestra de gratitud por su trabajo, pues aseguró que no sólo se dedica a enseñarles las materias, sino también a escucharlos y ponerles atención para identificar si alguno tiene algún problema y solucionarlo.

“Al inicio del ciclo me tienen miedo, pero cuando trabajamos cambian, nada tiene que ver lo estricto con algo malo, porque una palabra mala que le digamos a los niños se queda marcada”.


Me han llamado mamá o tía por el vinculo que tenemos”

Gabriela Barbosa Rodríguez tiene 12 años como maestra y viaja cada mañana de la comunidad de San Cristóbal a Cuchicuato para atender a sus 34 niños de segundo grado, los cuales la han llamado “mamá” y hasta “tía” al ser muy dedicada a ellos.


Aseguraron que los niños de las comunidades rurales son muy nobles.


La maestra platicó que dar clases es su pasión, porque llena de conocimiento a los pequeños que en algún momento serán el futuro, donde los escucha, orienta y enseña, por lo que ha dado clases en escuelas urbanas y rurales de diferentes municipios, pero aseguró que en Cuchicuato los niños y sus familias son muy nobles y amables.

Mencionó que en las zonas urbanas los menores son más irrespetuosos y están más apegados a la tecnología, mientras que en las zonas urbanas son más obedientes y tranquilos, donde tienen la gran oportunidad de conocer a cada uno y a sus familias, al ser más apegados a ellos.

“He visto muchos logros en mis alumnos, cualquier palabra que aprendan es gratificante, porque no sólo se trata de mi trabajo, sino de que los papás también los apoyen y eso es lo que están haciendo”.


Local

Fortalece a UG, 25 años de autonomía

Necesitamos diversificar y flexibilizar nuestros programas educativos, dice el Rector General Luis Felipe Guerrero Agripino.

Círculos

Presentan al templo a Itzayana.

La festejada es hija de Rubén Carrillo Medrano y Míriam Zamora Márquez

Política

Zoé Robledo será el próximo titular del IMSS

Este jueves se oficializará el nombramiento y se informe quién sustituirá a Robledo en la Segob

Gossip

Heidy Infante celebra un año en ABC Radio

Una tipa de cuidado tuvo como padrino a Jesús Ramírez Cuevas, vocero de la Presidencia de la República

Futbol

André-Pierre Gignac es letal y frío frente al León

El artillero felino no entrenó a la par de sus compañeros, pero en unas horas estará listo

Justicia

Construyen escuela policial en Santa Rosa, zona de huachicoleo y otros delitos

El proyecto contempla zona de residencias, un bloque de aulas en forma de foro y una biblioteca especializada

Gossip

Para Morrisey la polémica es su vida

El cantante, perteneciente a The Smiths, hoy es considerado uno de los músicos más importantes de la escena inglesa

Sociedad

En Jalisco se dejaron de investigar los homicidios, acusa Derechos Humanos

La CEDH acusó omisiones de la Fiscalía y del IJCF que provocaron la acumulación de cadáveres no identificados en el estado