imagotipo

Proliferan escuelas “patito”

  • El Sol de Irapuato
  • en Local

Oscar Reyes Rodríguez

Irapuato, Gto.- El investigador Octavio Paredes López, quien fuera presidente de la Academia Mexicana de las Ciencias, aseguró que en vez de avanzar, México está retrocediendo en cuestión de educación, innovación, ciencia y tecnología que se desarrolla en el país. Dijo que proliferan universidades y escuelas “patito”, sólo para hacer negocio.

Dijo que una muestra de ello es que México no logró alcanzar el prometido 1% que sería destinado del Producto Interno Bruto para la ciencia, tecnología e innovación.

Va a tardar mucho tiempo para que el panorama educativo y científico en México cambie, los políticos de México, del partido que sea, no logran entender que no hay ninguna otra solución que no pase necesariamente por la educación y por la innovación y consecuentemente por la ciencia y la tecnología”, dijo en entrevista el científico mexicano, quien permaneció cuatro años en Francia en donde montó el Centro de Estudios Mexicanos en la Universidad La Sorbona, en Francia.

Paredes López refirió que la calidad de la educación en el país no es la más óptima, pues en los últimos años han propagado escuelas y universidades privadas que más que concentrarse en los contenidos educativos, sus directivos sólo ven la forma de hacer negocio con la educación.

Me lastima el corazón ver lo que estamos haciendo, todos los partidos políticos de alguna manera permiten que haya muchas escuelas patito que sólo los forman para un titulito, pero no para pensar, crear, innovar y echar a andar este país.

Universidades privadas de calidad en México no hay muchas, me sobran dedos porque hay muy pocas. No quiere decir que las escuelas públicas sean la maravilla caminando, para nada, pero tampoco la iniciativa privada lo es, pues sólo se están enriqueciendo y los políticos lo están permitiendo eso y yo creo que hasta participan”.

Octavio Paredes comentó que es incomprensible cómo Japón, un país que estuvo destruido “y casi hasta pidiendo limosna a mediados del siglo pasado, hoy es una potencia mundial y anualmente le dedican poco más del 2% de su PIB a ciencia y tecnología; nosotros ni al 1% pudimos llegar, a pesar de haber sido una promesa”.

Incluso, dijo que en los informes de gobierno pocas son las menciones que hacen de lo realizado en ciencia, tecnología e innovación.

Hay informes presidenciales donde ni se menciona el trabajo con la ciencia y cuando se menciona es para fines políticos. Les servimos los científicos para tomarse la foto y nos dan premiecitos aquí y allá, pero eso no es la solución, tenemos que comenzar desde abajo, en la educación.

(…) Pero vamos para atrás, estamos viendo universidades que se ponen sin control de calidad, los problemas de los sindicatos educativos, la baja de la calidad educativa a pesar de tantas supuestas reformas para hacerla mejor, la enorme cantidad de vacaciones, la pérdida de la calidad de los que enseñan y la sociedad lo estamos permitiendo y los políticos van por delante, permitiendo eso y así un país no puede crecer, pero a pesar de tantos años, la clase política no lo ha entendido así y así nos vamos a quedar un buen tiempo”.