imagotipo

Vio cómo a un señor lo arrastraba la corriente

  • El Sol de Irapuato
  • en Local

Por Karla Aguilera Rangel

IRAPUATO, GTO. José Rangel Ortiz, tuvo que arriesgar su vida por la desesperación de saber lo que había pasado con su familia en la inundación del 18 de agosto de 1973.

José Rangel Ortiz, herrero de profesión, contó que cuando tenía 19 años, mismos que su esposa, ambos tenían cuatro hijos y todavía estaba en camino el quinto hijo.

El señor José trabajó en Petróleos Mexicanos en Salamanca, recordó que en la tarde del sábado en su trabajo, cerca de las 12 o una de la tarde, sus compañeros le avisaron que su “rancho” -así llamaban a Irapuato- se estaba acabando, que se había reventado la presa del Conejo.

José no creyó lo de sus compañeros y regresó a Irapuato hasta que salió del trabajo, al regresar cerca de las siete de la noche lo detuvieron en el campo militar, pues le dijeron que ya no había paso a Irapuato, contó que en el campo había muchas personas resguardándose.

Don José caminó hasta la antigua Estación de Ferrocarriles e intentó pasar la noche en el lugar, pero no pudo dejar de estar preocupado por su familia, pues no sabía cómo estaban ni también si habían estado a salvo, entonces José con la desesperación se aventuró a llegar hasta su casa con el desastre que estaba en la ciudad.

Contó que durante el trayecto vio cómo a un señor lo arrastraba la corriente y en el Cine Gaby habían muchas personas gritando y pidiendo ayuda.

Don José contó que durante su trayecto en una harinera encontró a un muchacho y a una señora aferrados a una ventana para no ahogarse e hicieron una cadena humana, pero la corriente era muy fuerte que los empujaba a todos, pero mientras más avanzaba llegó un momento en donde no vio más al muchacho y la señora fue a protegerse arriba de una marquesina que estaba hecha de pequeños tabiques en una ventana.

También recordó que en templo del Sagrado Corazón había mucha gente que no podía salir y la corriente generaba ondas que entraban y salían, había señoras que estaban arriba de dos bancas encimadas del templo para poder salvarse y que al llegar al templo no pudo moverse del lugar, pues todo el bulevar Díaz Ordaz y la calle Colón estaban tan inundados que sintió temer por su vida.

Me quedé dormido ahí, no sé en qué momento ni cómo, pero cuando desperté el agua todavía tenía corriente pero no estaba tan fuerte, yo vivía entre la calle Bolívar y Río Nazas”, dijo don José.

El señor José contó que cuando llegó a su casa, vio a su mamá e hijos arriba de la casa de una vecina y llegó con la sorpresa de que su esposa estaba en el Seguro por la Calzada Insurgentes, pues su hijo ya había nacido justo en el día de la inundación.

Cuando yo llegué me dijeron que mi mujer se había ido al Seguro, porque nuestro hijo nació en el día de la inundación, se llama Fernando, pero le dicen “El muchacho del agua”, porque nació en ese día”, dijo José.

Don José recordó que afortunadamente sus compañeros del trabajo fueron solidarios con él y los demás compañeros de Irapuato, pues dijo que su jefe le dio días libres para que pueda arreglar sus asuntos y sus compañeros le habían entregado cajas con despensa y le dieron ropa para sus hijos.

En las noches me quedaba con los niños encima, dormíamos sobre tambores de fierro, sin colchón ni una cobija, los fierros me lastimaban, pero tenía que cuidar a mis hijos, batallamos mucho”, dijo José.

José contó cuando llegó a ver hasta dónde había llegado el agua en lugares altos, pues era horrible imaginar qué había pasado con las personas en donde vivían en las zonas bajas de la ciudad.

Uno no se quiere acordar de eso, había muchas personas sin nada, los que tenían casas de tabiques pues por lo menos tenían algo, pero había personas que sacaban los colchones, sus cosas, todo lo que se echó a perder y se quedaban sin nada, estuvo muy feo, fue muy difícil para todos”, dijo José.

Recordó que el Ejército Nacional llegó a ayudar en muchas partes, pero que la mayoría de los ciudadanos tuvieron que ayudarse entre ellos, pues la cantidad de daños era muy grande y no podían darle todo a tantas personas sin nada.

Guanajuato, el corazón logístico de México: MM

Guanajuato, el corazón logístico de México: MM

Punto estratégico competitivo a nivel global.

El Sol de Irapuato

local

Sale comisario recién nombrado de FSPE

Sale comisario recién nombrado de FSPE

Este miércoles trascendió su salida por motivos aún desconocidos.

Entra Guanajuato a la cuarta revolución industrial: Márquez

Entra Guanajuato a la cuarta revolución industrial: Márquez

Es Guanajuato referente en logística a nivel nacional.

Inicia asfaltado del acceso a la comunidad de La Mina

Inicia asfaltado del acceso a la comunidad de La Mina

“Esta es una obra muy necesaria y Samuel Amezola cumplió"

¡Severo caos vial en el bulevar a Villas!

¡Severo caos vial en el bulevar a Villas!

Imposible transitar por la zona; a “vuelta de rueda” van los vehículos

Se fuga tras atropellar a motociclista

Se fuga tras atropellar a motociclista

Los paramédicos de Protección Civil le brindaron los primeros auxilios

destacados

Participará EPN en pleno de la ONU

Subirá a la tribuna de las sesiones plenarias; será su cuarta participación

Participará EPN en pleno de la ONU

Subirá a la tribuna de las sesiones plenarias; será su cuarta participación

Participará EPN en pleno de la ONU

Subirá a la tribuna de las sesiones plenarias; será su cuarta participación

Participará EPN en pleno de la ONU

Subirá a la tribuna de las sesiones plenarias; será su cuarta participación

Vio cómo a un señor lo arrastraba la corriente

Vio cómo a un señor lo arrastraba la corriente

En su trabajo le informaron que su “rancho” se acababa