/ lunes 17 de febrero de 2020

Fumar en público, símbolo de libertad para mujeres sauditas

Como las feministas occidentales de los años 1920, las mujeres prueban los límites de las libertades, bajo el impulso del príncipe heredero Mohamed bin Salmán

RIAD. Rima se instala en un café de Riad, mira a su alrededor para comprobar que no hay nadie conocido, saca su cigarrillo electrónico y comienza a fumar, un derecho conseguido hace poco y un paso más en el largo camino hacia la emancipación de las mujeres en Arabia Saudita.

"Fumar en público es una libertad recientemente adquirida. Me siento libre y feliz de poder hacerlo", confiesa la mujer de 27 años, que habla bajo un seudónimo.

Como las feministas occidentales de 1920, esta saudita considera fumar como una herramienta de emancipación. También es una manera de probar los límites de las libertades dadas a las mujeres, bajo el impulso del príncipe heredero Mohamed bin Salmán, en este país ultraconservador.

Las mujeres pueden ahora conducir, obtener un pasaporte sin el aval de un tutor masculino o acceder a los estadios deportivos y espectáculos de entretenimiento junto a los hombres.

Pero en cambio siguen estando sumisas a restricciones y no pueden acceder, por ejemplo, a numerosos empleos.

Fumar, aunque no está prohibido por la ley, está mal visto en el reino. Rima, que comenzó "la experiencia" en secreto hace dos años, todavía no osa fumar delante de su familia, pero está preparada para afrontarla.

"No les diré que es mi derecho pues no entenderán que fumar es un derecho tanto para las mujeres como para los hombres", dice la joven vestida con una abaya negra, bordada con hilos dorados, y un velo beige sobre su cabello.

DESPRECIO

En este mismo café, Najla -también un seudónimo- se queja de este doble rasero por el que la fumadora es considerada como "una vergüenza para su familia".

La mujer, de 26 años, enciende un cigarrillo afirmando su voluntad de "desafiar a la sociedad" y a las miradas de "desprecio" de las que a veces es objeto.

"Fumo desde el colegio", cuenta Najla, en medio de las mesas ocupadas por hombres fumadores. Pero temiendo que sus allegados la reconozcan, se deja puestas sus grandes gafas de sol.

"Mi derecho será totalmente respetado cuando mi familia me acepte como fumadora", platica Najla, y habla del caso de una amiga cuya familia la envió a una clínica para que se desintoxicara.

Alrededor de 65 por ciento de las estudiantes de secundaria fuma a escondidas, según un estudio de 2015 de la Facultad de Medicina de la Universidad King Abdulaziz en Yeda (oeste), publicado por el diario Arab News .

En otro café de Riad, varias mujeres ocupan cinco mesas de las 15 que hay en la sala. Espirales de humo blanco emergen sobre las abayas negras.

"La mayoría de nuestras clientes piden narguile. Algo totalmente inimaginable hace tres meses", cuenta un camarero.

"El país estuvo cerrado durante hace muchos años y todo estaba prohibido para las mujeres", señala Heba, de 36 años y veterana fumadora.

"Nunca había imaginado poder fumar narguile en público junto a los hombres", confiesa esta mujer cuyo ligero velo deja entrever su cabello castaño.

Aunque celebran los avances sociales, los defensores de los derechos humanos denuncian la persistente represión de las autoridades contra activistas, de los cuales una decena están actualmente detenidas y sometidas, por algunos, a la tortura y al acoso sexual, según sus familias.

Es el caso de Lujain al Hathlul, acusada de mantener contactos con medios de comunicación, diplomáticos y las ONG extranjera.

Las autoridades sauditas recibieron presiones occidentales para liberar a estas activistas, la mayoría de las cuales fueron detenidas desde 2018, antes de que se levantara la prohibición de conducir a las mujeres.

RIAD. Rima se instala en un café de Riad, mira a su alrededor para comprobar que no hay nadie conocido, saca su cigarrillo electrónico y comienza a fumar, un derecho conseguido hace poco y un paso más en el largo camino hacia la emancipación de las mujeres en Arabia Saudita.

"Fumar en público es una libertad recientemente adquirida. Me siento libre y feliz de poder hacerlo", confiesa la mujer de 27 años, que habla bajo un seudónimo.

Como las feministas occidentales de 1920, esta saudita considera fumar como una herramienta de emancipación. También es una manera de probar los límites de las libertades dadas a las mujeres, bajo el impulso del príncipe heredero Mohamed bin Salmán, en este país ultraconservador.

Las mujeres pueden ahora conducir, obtener un pasaporte sin el aval de un tutor masculino o acceder a los estadios deportivos y espectáculos de entretenimiento junto a los hombres.

Pero en cambio siguen estando sumisas a restricciones y no pueden acceder, por ejemplo, a numerosos empleos.

Fumar, aunque no está prohibido por la ley, está mal visto en el reino. Rima, que comenzó "la experiencia" en secreto hace dos años, todavía no osa fumar delante de su familia, pero está preparada para afrontarla.

"No les diré que es mi derecho pues no entenderán que fumar es un derecho tanto para las mujeres como para los hombres", dice la joven vestida con una abaya negra, bordada con hilos dorados, y un velo beige sobre su cabello.

DESPRECIO

En este mismo café, Najla -también un seudónimo- se queja de este doble rasero por el que la fumadora es considerada como "una vergüenza para su familia".

La mujer, de 26 años, enciende un cigarrillo afirmando su voluntad de "desafiar a la sociedad" y a las miradas de "desprecio" de las que a veces es objeto.

"Fumo desde el colegio", cuenta Najla, en medio de las mesas ocupadas por hombres fumadores. Pero temiendo que sus allegados la reconozcan, se deja puestas sus grandes gafas de sol.

"Mi derecho será totalmente respetado cuando mi familia me acepte como fumadora", platica Najla, y habla del caso de una amiga cuya familia la envió a una clínica para que se desintoxicara.

Alrededor de 65 por ciento de las estudiantes de secundaria fuma a escondidas, según un estudio de 2015 de la Facultad de Medicina de la Universidad King Abdulaziz en Yeda (oeste), publicado por el diario Arab News .

En otro café de Riad, varias mujeres ocupan cinco mesas de las 15 que hay en la sala. Espirales de humo blanco emergen sobre las abayas negras.

"La mayoría de nuestras clientes piden narguile. Algo totalmente inimaginable hace tres meses", cuenta un camarero.

"El país estuvo cerrado durante hace muchos años y todo estaba prohibido para las mujeres", señala Heba, de 36 años y veterana fumadora.

"Nunca había imaginado poder fumar narguile en público junto a los hombres", confiesa esta mujer cuyo ligero velo deja entrever su cabello castaño.

Aunque celebran los avances sociales, los defensores de los derechos humanos denuncian la persistente represión de las autoridades contra activistas, de los cuales una decena están actualmente detenidas y sometidas, por algunos, a la tortura y al acoso sexual, según sus familias.

Es el caso de Lujain al Hathlul, acusada de mantener contactos con medios de comunicación, diplomáticos y las ONG extranjera.

Las autoridades sauditas recibieron presiones occidentales para liberar a estas activistas, la mayoría de las cuales fueron detenidas desde 2018, antes de que se levantara la prohibición de conducir a las mujeres.

Policiaca

Realizan vistosos operativos ministeriales en distintos puntos de la ciudad

Se llevaron a cabo en dos domicilios en las colonias Los Duraznos y Álvaro Obregón, también conocida como La Perdida.

Policiaca

Suman 79 los cuerpos hallados en fosas de Salvatierra

Lo anterior fue informado por colectivos de búsqueda, asimismo señalaron que en próximos días estarán realizando búsqueda de personas en Irapuato y Acambaro.

Local

Dan último adiós a Juan Carlos

Con música de mariachi fue despedido en su última morada por familiares, amigos y conocidos

Futbol

Maradona pidió ser embalsamado para "permanecer eterno en la gente": periodista

"A la familia le van a hacer llegar un papel firmado por Diego para que su cuerpo sea embalsamado", añadió el cronista

Policiaca

Matan a hombre en comunidad San Judas en León

El agresor huyó del lugar y familiares de la víctima, de quien no se ha proporcionado su identidad

Sociedad

Patrones pagarían luz e internet con la regulación del "home office"

Entre las obligaciones, está el instalar y dar mantenimiento a las herramientas de trabajo: sillas ergonómicas, impresoras, computadoras, entre otros

Política

Relación entre México y EU mejorará con llegada de Biden: Jesús Ruiz Barraza

"Esperemos cumpla con su promesa en materia de migración, de regularizar a los Dreamers", dijo el rector de la Universidad de Tijuana

Automotriz

SEAT Ateca 2021, lista para arrasar con tus emociones

Te contamos detalles del modelo más reciente y sus razones para elevar tus niveles de adrenalina