/ sábado 15 de diciembre de 2018

PALABRAS

“POR MEDIO DE LA FE DIOS ESCUCHA NUESTRA PLEGARIA”

En medio de las penas y sinsabores que la vida misma nos va presentando es cuando a través de la fé, de la oración y de la meditación es cuando debemos creer que nuestras peticiones a Dios serán escuchadas y solucionadas.

Tenemos por ejemplo que con nuestra salud cuando estamos sanos y sin ningún problema ni siquiera nos acordamos de dirigir una oración a Dios, pero cuando estamos llenos de sinsabores, de problemas que han surgido y que ni siquiera nos imaginábamos, es cuando debemos incrementar la fé, la oración, la meditación y cómo podemos solucionar el problema que nos aqueja.

Puede ser que sin pensar de repente se presenta un problema de salud y que la solución va a largo plazo, entonces debemos pedir con toda la fuerza de nuestra razón y en medio de la oración pedirle a Dios, escuche nuestra queja que nos hace sufrir y que por nuestra misma naturaleza humana creemos que no hay solución.

Sin embargo existe algo espiritual que se llama MILAGRO. Y tú querido lector, yo te pregunto ¿haz experimentado en tu existencia lo que anteriormente mencioné y califique de milagro? pues bien hace algún tiempo en una alberca de esta ciudad y en medio de una gran fiesta que se celebraba, unos niños se deslizaban felizmente por el tobogán, cuando sin que nadie se percatara en medio del jolgorio y de los gritos de los niños, al caer del tobogán uno de ellos cayó de cabeza y ya no salió del fondo de la alberca, sin embargo sus amiguitos se dieron cuenta y los sacaron afuera del agua de la alberca, yo estaba viéndolos y cuando vi que la criatura tirada al suelo ni se movía, me arrodillé junto al pequeño de unos diez años, y con mis conocimientos de primeros auxilios, le empecé a dar masaje en su corazón, y de boca a boca le di respiración artificial, para entonces varios médicos pediatras ya estaban junto a mi revisando al pequeñín, cuando uno de los pediatras dijo: ya se nos fue esta muerto…

Yo incrédula lo arrebate de sus manos y seguí dándole respiración pulmonar y del susto yo no percibía lo que los médicos pediatras estaban diciendo...seguí dándole respiración, cuando con un tosido y vomitando agua el pequeñín volvió a la vida. Yo no supe ni de quién era hijo, solo veía que era un pequeño el que estaba en mis manos y quiso Dios permitir que el niño recuperara el aliento y con ello la vida.

Por lo que considero que fui un instrumento del Señor para que este pequeñito no se muriera. Por lo tanto creo, y juro que los milagros que Dios hace nos permite seguramente testificar que la misericordia de Dios es grande y que los milagros existen.

De tal manera querido lector pide a Dios un milagro, el que sea, el que necesites, y si Dios en su eterna bondad, su enorme sabiduría te concederá lo que tú corazón pide.

Es pues necesario querido lector que tus quejas, demandas y peticiones, las dirijas en cálida oración para que Dios te bendiga, y a través de sus santos, de sus arcángeles te permita que se realice el milagro que ansías, puede ser que sea que tu esposa o tu esposo cambie, o un hijo o una hija soluciones el problema que te atormenta y te hace llorar.

Dios es todopoderoso, magnánimo y de una ternura que como padre nos da a diario la vida, con amor y con infinita alegría oremos que nuestra oración se realice y sea grata a los ojos de Dios que es fuente de amor y paternidad.

“POR MEDIO DE LA FE DIOS ESCUCHA NUESTRA PLEGARIA”

En medio de las penas y sinsabores que la vida misma nos va presentando es cuando a través de la fé, de la oración y de la meditación es cuando debemos creer que nuestras peticiones a Dios serán escuchadas y solucionadas.

Tenemos por ejemplo que con nuestra salud cuando estamos sanos y sin ningún problema ni siquiera nos acordamos de dirigir una oración a Dios, pero cuando estamos llenos de sinsabores, de problemas que han surgido y que ni siquiera nos imaginábamos, es cuando debemos incrementar la fé, la oración, la meditación y cómo podemos solucionar el problema que nos aqueja.

Puede ser que sin pensar de repente se presenta un problema de salud y que la solución va a largo plazo, entonces debemos pedir con toda la fuerza de nuestra razón y en medio de la oración pedirle a Dios, escuche nuestra queja que nos hace sufrir y que por nuestra misma naturaleza humana creemos que no hay solución.

Sin embargo existe algo espiritual que se llama MILAGRO. Y tú querido lector, yo te pregunto ¿haz experimentado en tu existencia lo que anteriormente mencioné y califique de milagro? pues bien hace algún tiempo en una alberca de esta ciudad y en medio de una gran fiesta que se celebraba, unos niños se deslizaban felizmente por el tobogán, cuando sin que nadie se percatara en medio del jolgorio y de los gritos de los niños, al caer del tobogán uno de ellos cayó de cabeza y ya no salió del fondo de la alberca, sin embargo sus amiguitos se dieron cuenta y los sacaron afuera del agua de la alberca, yo estaba viéndolos y cuando vi que la criatura tirada al suelo ni se movía, me arrodillé junto al pequeño de unos diez años, y con mis conocimientos de primeros auxilios, le empecé a dar masaje en su corazón, y de boca a boca le di respiración artificial, para entonces varios médicos pediatras ya estaban junto a mi revisando al pequeñín, cuando uno de los pediatras dijo: ya se nos fue esta muerto…

Yo incrédula lo arrebate de sus manos y seguí dándole respiración pulmonar y del susto yo no percibía lo que los médicos pediatras estaban diciendo...seguí dándole respiración, cuando con un tosido y vomitando agua el pequeñín volvió a la vida. Yo no supe ni de quién era hijo, solo veía que era un pequeño el que estaba en mis manos y quiso Dios permitir que el niño recuperara el aliento y con ello la vida.

Por lo que considero que fui un instrumento del Señor para que este pequeñito no se muriera. Por lo tanto creo, y juro que los milagros que Dios hace nos permite seguramente testificar que la misericordia de Dios es grande y que los milagros existen.

De tal manera querido lector pide a Dios un milagro, el que sea, el que necesites, y si Dios en su eterna bondad, su enorme sabiduría te concederá lo que tú corazón pide.

Es pues necesario querido lector que tus quejas, demandas y peticiones, las dirijas en cálida oración para que Dios te bendiga, y a través de sus santos, de sus arcángeles te permita que se realice el milagro que ansías, puede ser que sea que tu esposa o tu esposo cambie, o un hijo o una hija soluciones el problema que te atormenta y te hace llorar.

Dios es todopoderoso, magnánimo y de una ternura que como padre nos da a diario la vida, con amor y con infinita alegría oremos que nuestra oración se realice y sea grata a los ojos de Dios que es fuente de amor y paternidad.

sábado 16 de marzo de 2019

PALABRAS

sábado 23 de febrero de 2019

PALABRAS

sábado 16 de febrero de 2019

PALABRAS

sábado 09 de febrero de 2019

PALABRAS

sábado 02 de febrero de 2019

PALABRAS

domingo 20 de enero de 2019

PALABRAS

sábado 12 de enero de 2019

PALABRAS

sábado 22 de diciembre de 2018

PALABRAS

sábado 15 de diciembre de 2018

PALABRAS

lunes 10 de diciembre de 2018

PALABRAS

Cargar Más