/ sábado 13 de enero de 2018

Jairo Miguel “El Niño Genio del Toreo” añora torear en México

A diez años de distancia, después de haber recibido aquella histórica alternativa a los 14 años

El parte médico fue aterrador: cornada de 40 centímetros de extensión, con un orificio de entrada de 8 centímetros, que le perforó el pulmón izquierdo y le rozó el corazón. Esta gravísima herida se gestó mientras toreaba su segundo toro en la primera novillada de la feria de San Marcos en Aguascalientes.

Era Jairo Miguel, aquel niño de Cáceres que en México estaba teniendo una brillante carrera novilleril. Y… se estaba muriendo.

En aquel 2005, el ex matador de toros, Antonio Cáceres decidió hacer maletas para viajar a tierra azteca luego que su hijo, el pequeño Jairo, se había destacado como un becerrista prodigio; inclusive, los maestros del toreo le llegaron a nombrar “niño genio del toreo”.

Debido a que en la Iberia brava los novilleros no pueden torear con picadores sino hasta cumplir 18 años de edad; su padre apresuró el viaje, ya que en nuestro país no existe tal impedimento.

Allá en la hermosa Cáceres, dónde se asientan castillos medievales, despidió su madre, de origen cubano, al dúo de toreros. Ver partir a su único hijo no fue nada fácil pero contra el sueño de Jairo era difícil ponerse enfrente: la partida fue inminente. Y ojos que te vieron ir, ¿cuándo te verán volver?

A su arribo a la República Mexicana, su padre ya tenía fechas apalabradas y no tardó el simpático jovencito en conquistar el corazón del aficionado de este lado del mundo, pues ciertamente era un pequeño que hacía cosas increíbles en el ruedo. Las empresas le echaron el ojo y por doquier se anunció a Jairo.

El precoz chamaco se colocó de inmediato como figura novilleril en un país del cual se llevaría en la sangre toda su vida, dicho en toda la extensión de la palabra. En esta ocasión, Jairo Miguel conversó con ESTO, desde España, justo en el marco de una década de haberse convertido, en ese momento, en el matador más joven de la historia.

 

-Qué ha hecho en los últimos 10 años...

-El número de festejos no ha sido el esperado; las actuaciones se venden muy caras aquí en Europa. Además, las ferias han reducido el número de festejos. He toreado pocas corridas, pero estas han sido muy buenas. Tengo que destacar cuando alterné con un “Juli”, o con un Castella,  donde en Plasencia, una vez corté un rabo; con Miguel Ángel Pereda y Antonio Ferrera corté dos orejas; mi actuación en Madrid, donde mi confirmación me entregaron un premio en la feria En Madrid. No han sido muchas en cuanto a número, pero son muy selectas en cuanto a calidad, todo esto porque se venden muy caras las oportunidades y las figuras, como es normal, acaparan gran parte de ferias; entonces, hasta que uno llegue a ese triunfo que lo lance al estrellato y le pongan esos carteles, será poco a poco y triunfando en cada oportunidad.

 

-¿Qué te llevaste de México: cornada en San Marcos y también sangre de aquí; qué recuerdas de aquella época?

-”Los más bonitos recuerdos de mi vida. En México viví y crecí. Siendo un niño, luego un adolescente y finalmente me convertí en un hombre prematuro. Me unen lazos muy fuertes. Amistades hermosas, recuerdos preciosos, porque ahí estuve cinco años de mi vida y cinco años importantes para una persona que va creciendo, aprendiendo, experimentado. Es mi segundo país; digo, mi tercero, porque soy cubano por parte de madre. Y tengo unas ganas, ahora sí que extraño, un montón, ufff, de cosas, primeramente las toreadas. Lo que sentí en México no lo he sentido en otra parte. Después extraño muchos el calor de su gente, mis amigos, mis viajes; la oportunidad que me dio mi profesión de conocer un país tan hermoso, tan increíble y sobre todo que me atendió y recibió con los brazos abiertos. Y los tacos de carnitas que me encantan.

 

-¿Por qué después de 10 años? ¿Por qué tardó tanto tiempo en que te plantearas regresar a México?

-”Es la pregunta que yo mismo me hago. Nunca se debió perder ese hilo, ese vínculo especial que tenía con México, basado en que mi carrera se hizo ahí y que tengo motivos más que suficientes para que se pudieran interesarse directamente por mi carrera o por llevarme a México.

Todos los años he intentado regresar pero de una forma como una campaña en especie de exclusiva, tres cuatro corridas en sitios bonitos puntuales y por ahora no he sido capaz de concretar nada. Ojalá que hubiera una persona que pudiera interesarme, pues he estado en plazas importantes y he triunfado. He intentado moverle pero nunca conseguí la oportunidad de crear un plan y a partir de ahí a ver qué sucede”.

 

- Fuiste el más joven de tu tiempo en tomar la alternativa...

-“Sí, hasta donde sé, el más joven fui yo.

 

-¿Estas abierto a  regresar?

-“Estamos iniciando una campaña en Europa. Será muy importante, por España y Portugal, pero para mí México, me hace falta un empresario que haga de vínculo y sea capaz de aportar para un proyecto que me haga regresar”.

El parte médico fue aterrador: cornada de 40 centímetros de extensión, con un orificio de entrada de 8 centímetros, que le perforó el pulmón izquierdo y le rozó el corazón. Esta gravísima herida se gestó mientras toreaba su segundo toro en la primera novillada de la feria de San Marcos en Aguascalientes.

Era Jairo Miguel, aquel niño de Cáceres que en México estaba teniendo una brillante carrera novilleril. Y… se estaba muriendo.

En aquel 2005, el ex matador de toros, Antonio Cáceres decidió hacer maletas para viajar a tierra azteca luego que su hijo, el pequeño Jairo, se había destacado como un becerrista prodigio; inclusive, los maestros del toreo le llegaron a nombrar “niño genio del toreo”.

Debido a que en la Iberia brava los novilleros no pueden torear con picadores sino hasta cumplir 18 años de edad; su padre apresuró el viaje, ya que en nuestro país no existe tal impedimento.

Allá en la hermosa Cáceres, dónde se asientan castillos medievales, despidió su madre, de origen cubano, al dúo de toreros. Ver partir a su único hijo no fue nada fácil pero contra el sueño de Jairo era difícil ponerse enfrente: la partida fue inminente. Y ojos que te vieron ir, ¿cuándo te verán volver?

A su arribo a la República Mexicana, su padre ya tenía fechas apalabradas y no tardó el simpático jovencito en conquistar el corazón del aficionado de este lado del mundo, pues ciertamente era un pequeño que hacía cosas increíbles en el ruedo. Las empresas le echaron el ojo y por doquier se anunció a Jairo.

El precoz chamaco se colocó de inmediato como figura novilleril en un país del cual se llevaría en la sangre toda su vida, dicho en toda la extensión de la palabra. En esta ocasión, Jairo Miguel conversó con ESTO, desde España, justo en el marco de una década de haberse convertido, en ese momento, en el matador más joven de la historia.

 

-Qué ha hecho en los últimos 10 años...

-El número de festejos no ha sido el esperado; las actuaciones se venden muy caras aquí en Europa. Además, las ferias han reducido el número de festejos. He toreado pocas corridas, pero estas han sido muy buenas. Tengo que destacar cuando alterné con un “Juli”, o con un Castella,  donde en Plasencia, una vez corté un rabo; con Miguel Ángel Pereda y Antonio Ferrera corté dos orejas; mi actuación en Madrid, donde mi confirmación me entregaron un premio en la feria En Madrid. No han sido muchas en cuanto a número, pero son muy selectas en cuanto a calidad, todo esto porque se venden muy caras las oportunidades y las figuras, como es normal, acaparan gran parte de ferias; entonces, hasta que uno llegue a ese triunfo que lo lance al estrellato y le pongan esos carteles, será poco a poco y triunfando en cada oportunidad.

 

-¿Qué te llevaste de México: cornada en San Marcos y también sangre de aquí; qué recuerdas de aquella época?

-”Los más bonitos recuerdos de mi vida. En México viví y crecí. Siendo un niño, luego un adolescente y finalmente me convertí en un hombre prematuro. Me unen lazos muy fuertes. Amistades hermosas, recuerdos preciosos, porque ahí estuve cinco años de mi vida y cinco años importantes para una persona que va creciendo, aprendiendo, experimentado. Es mi segundo país; digo, mi tercero, porque soy cubano por parte de madre. Y tengo unas ganas, ahora sí que extraño, un montón, ufff, de cosas, primeramente las toreadas. Lo que sentí en México no lo he sentido en otra parte. Después extraño muchos el calor de su gente, mis amigos, mis viajes; la oportunidad que me dio mi profesión de conocer un país tan hermoso, tan increíble y sobre todo que me atendió y recibió con los brazos abiertos. Y los tacos de carnitas que me encantan.

 

-¿Por qué después de 10 años? ¿Por qué tardó tanto tiempo en que te plantearas regresar a México?

-”Es la pregunta que yo mismo me hago. Nunca se debió perder ese hilo, ese vínculo especial que tenía con México, basado en que mi carrera se hizo ahí y que tengo motivos más que suficientes para que se pudieran interesarse directamente por mi carrera o por llevarme a México.

Todos los años he intentado regresar pero de una forma como una campaña en especie de exclusiva, tres cuatro corridas en sitios bonitos puntuales y por ahora no he sido capaz de concretar nada. Ojalá que hubiera una persona que pudiera interesarme, pues he estado en plazas importantes y he triunfado. He intentado moverle pero nunca conseguí la oportunidad de crear un plan y a partir de ahí a ver qué sucede”.

 

- Fuiste el más joven de tu tiempo en tomar la alternativa...

-“Sí, hasta donde sé, el más joven fui yo.

 

-¿Estas abierto a  regresar?

-“Estamos iniciando una campaña en Europa. Será muy importante, por España y Portugal, pero para mí México, me hace falta un empresario que haga de vínculo y sea capaz de aportar para un proyecto que me haga regresar”.

Local

Exhorta SEG evitar delincuencia en las escuelas

Sin embargo, mencionó que no pueden predecir cuál escuela será victima de la delincuencia, pero sí pueden realizar estrategias de seguridad para evitar los robos.

Local

Reforzarán vigilancia en bancos ante pago de aguinaldos

De acuerdo con Pedro Cortés Zavala, secretario de Seguridad Ciudadana de Irapuato, los robos a cuentahabientes han ido a la baja y en cuestiones de robos de nómina.