/ sábado 18 de abril de 2020

Fallece Alejandro Algara, un cantante fuera de serie

El cantante de 92 años fue el “intérprete exclusivo” de Agustín Lara y dio voz al príncipe Felipe en el clásico La Bella Durmiente

Cordial, amable, atento, caballeroso… así era el cantante Alejandro Algara, el “intérprete exclusivo” de Agustín Lara, según lo nombró el propio Flaco de oro. No fue triste su retiro de los escenarios hace un par de décadas por motivos de salud, ni tampoco su partida, ya que deja una historia brillante en la música romántica de México; lo lamentable es que los públicos de hoy no lo conocen ni han oído hablar de él, pues viven absortos en redes sociales, escuchando el canto poco generoso de Maluma o Mon Laferte.

No es que Mon y Maluma no tengan atributos, el problema es que los chicos de estos tiempos torcidos ignoran que Algara triunfó en sendos festivales musicales en Polonia y Japón y está considerado entre los grandes cantantes de nuestro país.

Nació el 25 de enero de 1928 en la Ciudad de México y comenzó su carrera en la XEW en 1950. Un dato por demás interesante es que Alejandro Algara Menéndez prestó su voz en español al príncipe Felipe en el clásico cinematográfico de Walt Disney, La bella durmiente.

Poeta como era su estilo, Lara comentó alguna vez que “la voz de Alejandro Algara es el vino del recuerdo en la fuente del corazón”. ¡Órale! Y es que su tesitura de tenor lírico ciertamente acariciaba y removía las fibras más íntimas de la víscera cardiaca.

Discípulo del afamado maestro de canto José Pierson, Algara primero grabaría boleros de Gonzalo Curiel, como Vereda tropical; después, entablaría una gran amistad con el Músico-poeta cuyas obras llevó al disco y entonó con singular éxito en cine y televisión, así como en diversos escenarios del mundo. Granada, María bonita, Solamente una vez, entre otras, le quedaban como anillo al dedo.

Del mismo modo con Agustín realizó varias giras tanto nacionales como al extranjero acaparando la admiración de los grandes públicos y el reconocimiento pleno a su talento. Alejandro Algara se mantuvo en la cima de la popularidad durante las décadas de los años 50, 60 y 70 del siglo pasado y su nombre permanece inscrito con letras de oro en la historia de la música romántica de México.

El cantante capitalino contrajo nupcias con la joven actriz Mónica Prado, 20 años menor que él, y había superado una neumonía a la edad de 86 años. También interpretó temas clásicos de otros autores como Adiós mi chaparrita, La borrachita, Ojos Tapatíos, La malagueña, Enamorada y La barca de oro, entre muchas más.

Cordial, amable, atento, caballeroso… así era el cantante Alejandro Algara, el “intérprete exclusivo” de Agustín Lara, según lo nombró el propio Flaco de oro. No fue triste su retiro de los escenarios hace un par de décadas por motivos de salud, ni tampoco su partida, ya que deja una historia brillante en la música romántica de México; lo lamentable es que los públicos de hoy no lo conocen ni han oído hablar de él, pues viven absortos en redes sociales, escuchando el canto poco generoso de Maluma o Mon Laferte.

No es que Mon y Maluma no tengan atributos, el problema es que los chicos de estos tiempos torcidos ignoran que Algara triunfó en sendos festivales musicales en Polonia y Japón y está considerado entre los grandes cantantes de nuestro país.

Nació el 25 de enero de 1928 en la Ciudad de México y comenzó su carrera en la XEW en 1950. Un dato por demás interesante es que Alejandro Algara Menéndez prestó su voz en español al príncipe Felipe en el clásico cinematográfico de Walt Disney, La bella durmiente.

Poeta como era su estilo, Lara comentó alguna vez que “la voz de Alejandro Algara es el vino del recuerdo en la fuente del corazón”. ¡Órale! Y es que su tesitura de tenor lírico ciertamente acariciaba y removía las fibras más íntimas de la víscera cardiaca.

Discípulo del afamado maestro de canto José Pierson, Algara primero grabaría boleros de Gonzalo Curiel, como Vereda tropical; después, entablaría una gran amistad con el Músico-poeta cuyas obras llevó al disco y entonó con singular éxito en cine y televisión, así como en diversos escenarios del mundo. Granada, María bonita, Solamente una vez, entre otras, le quedaban como anillo al dedo.

Del mismo modo con Agustín realizó varias giras tanto nacionales como al extranjero acaparando la admiración de los grandes públicos y el reconocimiento pleno a su talento. Alejandro Algara se mantuvo en la cima de la popularidad durante las décadas de los años 50, 60 y 70 del siglo pasado y su nombre permanece inscrito con letras de oro en la historia de la música romántica de México.

El cantante capitalino contrajo nupcias con la joven actriz Mónica Prado, 20 años menor que él, y había superado una neumonía a la edad de 86 años. También interpretó temas clásicos de otros autores como Adiós mi chaparrita, La borrachita, Ojos Tapatíos, La malagueña, Enamorada y La barca de oro, entre muchas más.

Local

Semáforo estatal se queda: Diego

“En este gobierno no hemos esperado determinaciones que no llegan”, defiende el gobernador guanajuatense

Local

Terrible retroceso posible desaparición del INE: Vanessa Cordero

Consulta pública de NOM es violatoria: Vanessa Sánchez Cordero

Política

[Exclusiva] Slim impulsa norma para certificar al INE

Se busca aplicar un sistema de gestión de la calidad en la organización de procesos electorales

Mundo

Para EU, Hong Kong ya no es autónomo

Revoca estatus especial y lo eliminará como centro comercial mundial; siguen las protestas violentas

Finanzas

Disruptores | Apperto: el tango de la ciudad pequeña

La plataforma de comercio digital busca llegar a esos centros urbanos que no están en el mapa de Uber, Rappi o Nubank

Sociedad

Urge programa de regularización para estudiantes: Sylvia Schmelkes

La expresidenta del desaparecido INEE propone que por los efectos de la pandemia, los estudiantes no obtengan calificación y que todos pasen de grado

Mundo

Por fake news, van por aliados de Bolsonaro

La Policía Federa registró oficinas y residencias de decenas de personas vinculadas al "bolsonarismo"

Sociedad

Educación autogestiva: oportunidad ante el Covid-19

Dejar tareas y mandar copias escaneadas con actividades a los padres de los alumnos no cuenta como educación