/ viernes 21 de junio de 2024

Asociación Gladys Miranda Prats cambia la vida de pacientes con cáncer

Dos madres de familia, pacientes con cáncer, al verse al espejo su mirada se llenó de esperanza y alegría por admirarse nuevamente con cabello

La activista Gladys Miranda, en conjunto con sus hermanas Freya y Ariadne, entregaron dos pelucas a dos madres de familia que son pacientes con cáncer, quienes al verse al espejo, su mirada se llenó de esperanza y alegría por admirarse nuevamente con cabello.

La entrega se llevó a cabo en la estética de Freya y Ariadne, donde citaron a las señoras Elizabeth Chacón y Margarita Pérez Zaragoza, quienes anteriormente les habían solicitado una peluca seminatural.

Al llegar, Gladys Miranda les mostró cuatro pelucas para darles la libertad de que escogieran la que más les gustara y se pareciera a como anteriormente tenían su cabello, y les contó que tienen la posibilidad de conseguir las pelucas de buena calidad a precios más accesibles por la red de apoyo con la que cuentan.

Hay una señora que nos ayuda a fabricar estas pelucas, nos ayuda con descuento, ya que normalmente cuestan seis mil pesos y nos las deja a dos mil pesos.

▶️Fundación Gladys Miranda, 20 años de apoyar a mujeres con cáncer

Freya Miranda les explicó que esta peluca no debe ser utilizada por mucho tiempo, debido a que puede dañar el cuero cabelludo y provocar que en la zona ya no vuelva a crecer.

Las pelucas al igual que las pañoletas no deben utilizarse por muchas horas, porque hemos tenido casos que los aprietan mucho y se lastiman la zona, esto puede provocar alopecia.

Además les comentó cómo debe cuidarse esta peluca, no lavarla, colocarla en un lugar donde no se maltrate y ponerle un poco de talco para limpiarla en seco.

Testimonios de pacientes con cáncer

Elizabeth Chacón Olivares, quien es enfermera de profesión, contó que le tocó estar del otro lado debido al cáncer, enfermedad que lleva luchando contra ella un año y medio; narró que al principio se le detectó cáncer de colon, el cual no requería uso de medicamentos como las quimioterapias, pero al cabo de unos meses le regresó el cáncer de manera más agresiva.

Para mí ha sido una situación muy difícil, me creía preparada, empecé con un cáncer de colon, que no fue necesario que me aplicaran quimioterapia; cuando aparentemente todo iba bien en mis estudios de control, resulta que siempre no; cuando me retornan al hospital y me avisaron que tenían que darme medicamento, debido a que era un cáncer más agresivo, se me cayó el mundo”.

Aseguró que aunque esta etapa de su vida ha sido complicada, ha podido salir adelante con el apoyo de su hija, quien desde el inicio no la ha dejado sola, además de que la alentaba a seguir con el tratamiento, el cual a un mes de haber iniciado comenzó a quedarse sin cabello.

A pesar de todo, afortunadamente cuento con una mano derecha y una mano izquierda, que es la niña que vino conmigo, mi hija que siempre ha estado presente durante este proceso, llevo ya casi dos años en esto, medio año con quimioterapia, inicié en diciembre y en un mes se me empezó a caer el cabello”.

Manifestó que la ayuda que le brindaron las tres hermanas la llenó de alegría, porque confesó que su autoestima es realmente importante para ella y al verse sin cabello hacía que se decayera.

Estoy muy contenta por este regalo; esta enfermedad me cambió por completo mi estilo de vida, no le tengo miedo a la muerte ni al tratamiento, lo que me mortifica son las personas que están a mi alrededor, pero me he encontrado con ángeles, como Gladys, como Alejandra, mis compañeras que me dicen ‘Nos vamos a reunir cuando todo esto pase porque hay que celebrar la vida.

Por su parte, la señora Margarita Pérez Zaragoza, quien fue acompañada por uno de sus hijos, primero agradeció a las tres hermanas por haberla tomado en cuenta para obtener una peluca y narró cómo fue el inicio de su enfermedad y cómo le afectó emocionalmente, debido a que tanto el diagnóstico como el tratamiento y la ayuda que ha recibido ha pasado muy rápido y aún no lo puede asimilar.

Agradezco mucho el apoyo que me están dando Gladys, Freya y Ariadne Miranda, a Dios, me ha puesto los medios y las personas correctas para que mi proceso vaya muy rápido, me dijeron que estoy a tiempo, yo espero que sí”.

Mencionó que al recibir su diagnóstico fue en un momento complicado de su vida, ya que su mamá murió y desde ese momento ha tratado de asimilar la situación día a día, pero afirmó que se la hecho muy difícil.

Añadió que el cabello era parte importante para ella, su médico especializada le avisó que lo perdería tras el tratamiento, pero no pensó que sería tan rápido, ya que a los 15 días de haber recibido el medicamento comenzó a caer a montones hasta quedarse sin nada.

Al comentarle a sus tres hijos, el menor no quería que se cortara el cabello, pero al avisarle que ya se le había caído por completo, él le levantó el ánimo, diciéndole que no había nada distinto en ella, porque tenía su mismo rostro.

Le avisé cuando me quedé sin cabello para que cuando me volviera a ver no fuera tanto el impacto, me dijo ‘No pasa nada mamá, es tu misma cara’, yo sentí que no soy la misma, trato de ser fuerte pero no es lo mismo”.

Manifestó que le teme a todo lo que debe vivir tras esta enfermedad, pero todos los días lucha contra ese miedo y ha tratado de dejar todo en las manos de Dios.

Compartió que las pocas veces que ha salido a la calle con su pañoleta ha sufrido de malos tratos por parte de la gente, comentarios negativos o una mala cara, algo que le hacía bajar la mirada, pero nuevamente, su hijo pequeño le dijo que siempre caminara con la mirada en alto.

▶️ Suscríbete a nuestra edición digital

Mi hijo que está chiquito y es de educación especial me decía que siempre caminara con la frente en alto, derecha y que si me costaba trabajo, le hiciera como él, pensar que estaba disparando rayos láseres con los pechos y me acordaba de eso y me hacía reír, pero a la vez en terapia lo hablé, que ya no podía pensar así porque ya no los tengo, pero me dicen que tengo vida”.

Fue así como Freya Miranda las convenció de quitar el poco cabello que aún tenían, ya que también es un proceso de duelo que deben pasar, al principio sus rostros se veían agotados, tristes y sin esperanza, pero al momento que le colocaron las pelucas, sus rostros cambiaron inmediatamente, iluminándose con una gran sonrisa porque pudieron sentirse fuertes, capaces de atravesar cualquier reto que la vida les ponga en su camino.

La activista Gladys Miranda, en conjunto con sus hermanas Freya y Ariadne, entregaron dos pelucas a dos madres de familia que son pacientes con cáncer, quienes al verse al espejo, su mirada se llenó de esperanza y alegría por admirarse nuevamente con cabello.

La entrega se llevó a cabo en la estética de Freya y Ariadne, donde citaron a las señoras Elizabeth Chacón y Margarita Pérez Zaragoza, quienes anteriormente les habían solicitado una peluca seminatural.

Al llegar, Gladys Miranda les mostró cuatro pelucas para darles la libertad de que escogieran la que más les gustara y se pareciera a como anteriormente tenían su cabello, y les contó que tienen la posibilidad de conseguir las pelucas de buena calidad a precios más accesibles por la red de apoyo con la que cuentan.

Hay una señora que nos ayuda a fabricar estas pelucas, nos ayuda con descuento, ya que normalmente cuestan seis mil pesos y nos las deja a dos mil pesos.

▶️Fundación Gladys Miranda, 20 años de apoyar a mujeres con cáncer

Freya Miranda les explicó que esta peluca no debe ser utilizada por mucho tiempo, debido a que puede dañar el cuero cabelludo y provocar que en la zona ya no vuelva a crecer.

Las pelucas al igual que las pañoletas no deben utilizarse por muchas horas, porque hemos tenido casos que los aprietan mucho y se lastiman la zona, esto puede provocar alopecia.

Además les comentó cómo debe cuidarse esta peluca, no lavarla, colocarla en un lugar donde no se maltrate y ponerle un poco de talco para limpiarla en seco.

Testimonios de pacientes con cáncer

Elizabeth Chacón Olivares, quien es enfermera de profesión, contó que le tocó estar del otro lado debido al cáncer, enfermedad que lleva luchando contra ella un año y medio; narró que al principio se le detectó cáncer de colon, el cual no requería uso de medicamentos como las quimioterapias, pero al cabo de unos meses le regresó el cáncer de manera más agresiva.

Para mí ha sido una situación muy difícil, me creía preparada, empecé con un cáncer de colon, que no fue necesario que me aplicaran quimioterapia; cuando aparentemente todo iba bien en mis estudios de control, resulta que siempre no; cuando me retornan al hospital y me avisaron que tenían que darme medicamento, debido a que era un cáncer más agresivo, se me cayó el mundo”.

Aseguró que aunque esta etapa de su vida ha sido complicada, ha podido salir adelante con el apoyo de su hija, quien desde el inicio no la ha dejado sola, además de que la alentaba a seguir con el tratamiento, el cual a un mes de haber iniciado comenzó a quedarse sin cabello.

A pesar de todo, afortunadamente cuento con una mano derecha y una mano izquierda, que es la niña que vino conmigo, mi hija que siempre ha estado presente durante este proceso, llevo ya casi dos años en esto, medio año con quimioterapia, inicié en diciembre y en un mes se me empezó a caer el cabello”.

Manifestó que la ayuda que le brindaron las tres hermanas la llenó de alegría, porque confesó que su autoestima es realmente importante para ella y al verse sin cabello hacía que se decayera.

Estoy muy contenta por este regalo; esta enfermedad me cambió por completo mi estilo de vida, no le tengo miedo a la muerte ni al tratamiento, lo que me mortifica son las personas que están a mi alrededor, pero me he encontrado con ángeles, como Gladys, como Alejandra, mis compañeras que me dicen ‘Nos vamos a reunir cuando todo esto pase porque hay que celebrar la vida.

Por su parte, la señora Margarita Pérez Zaragoza, quien fue acompañada por uno de sus hijos, primero agradeció a las tres hermanas por haberla tomado en cuenta para obtener una peluca y narró cómo fue el inicio de su enfermedad y cómo le afectó emocionalmente, debido a que tanto el diagnóstico como el tratamiento y la ayuda que ha recibido ha pasado muy rápido y aún no lo puede asimilar.

Agradezco mucho el apoyo que me están dando Gladys, Freya y Ariadne Miranda, a Dios, me ha puesto los medios y las personas correctas para que mi proceso vaya muy rápido, me dijeron que estoy a tiempo, yo espero que sí”.

Mencionó que al recibir su diagnóstico fue en un momento complicado de su vida, ya que su mamá murió y desde ese momento ha tratado de asimilar la situación día a día, pero afirmó que se la hecho muy difícil.

Añadió que el cabello era parte importante para ella, su médico especializada le avisó que lo perdería tras el tratamiento, pero no pensó que sería tan rápido, ya que a los 15 días de haber recibido el medicamento comenzó a caer a montones hasta quedarse sin nada.

Al comentarle a sus tres hijos, el menor no quería que se cortara el cabello, pero al avisarle que ya se le había caído por completo, él le levantó el ánimo, diciéndole que no había nada distinto en ella, porque tenía su mismo rostro.

Le avisé cuando me quedé sin cabello para que cuando me volviera a ver no fuera tanto el impacto, me dijo ‘No pasa nada mamá, es tu misma cara’, yo sentí que no soy la misma, trato de ser fuerte pero no es lo mismo”.

Manifestó que le teme a todo lo que debe vivir tras esta enfermedad, pero todos los días lucha contra ese miedo y ha tratado de dejar todo en las manos de Dios.

Compartió que las pocas veces que ha salido a la calle con su pañoleta ha sufrido de malos tratos por parte de la gente, comentarios negativos o una mala cara, algo que le hacía bajar la mirada, pero nuevamente, su hijo pequeño le dijo que siempre caminara con la mirada en alto.

▶️ Suscríbete a nuestra edición digital

Mi hijo que está chiquito y es de educación especial me decía que siempre caminara con la frente en alto, derecha y que si me costaba trabajo, le hiciera como él, pensar que estaba disparando rayos láseres con los pechos y me acordaba de eso y me hacía reír, pero a la vez en terapia lo hablé, que ya no podía pensar así porque ya no los tengo, pero me dicen que tengo vida”.

Fue así como Freya Miranda las convenció de quitar el poco cabello que aún tenían, ya que también es un proceso de duelo que deben pasar, al principio sus rostros se veían agotados, tristes y sin esperanza, pero al momento que le colocaron las pelucas, sus rostros cambiaron inmediatamente, iluminándose con una gran sonrisa porque pudieron sentirse fuertes, capaces de atravesar cualquier reto que la vida les ponga en su camino.

Local

Lluvias encarecen la fresa en Irapuato

La producción baja hasta en un 50%, lo cual al mismo tiempo encarece la fresa

Local

Por fin podrá ser utilizado el puente peatonal del bulevar Solidaridad en Irapuato

Faltan algunos detalles que dependerán que él presunto responsable continúe pagando la multa

Local

Apoyan evangelistas a migrantes en su paso por Irapuato

Voluntarios se dedicaron a realizar actividades recreativas tanto con las y los niños como adultos migrantes

Policiaca

Buscadoras localizan restos humanos en finca abandonada en Irapuato

Durante una transmisión en vivo en el portal del colectivo Hasta Encontrarte, señalaron que trabajaron desde temprano en el punto que recibieron de manera anónima

Local

Comerciantes de papelerías, reportan bajas ventas en útiles escolares

A pesar de que los alumnos de nivel básico ya han recibido sus listas de materiales

Local

Comudaj aún tiene lugares disponibles para cursos de verano en Irapuato

Podrán acudir a las tres unidades deportivas para practicar en vacaciones algún deporte que les llame la atención.