/ domingo 10 de septiembre de 2023

Diego, joven músico irapuatense busca lanzar proyecto en género dubstep

Mejor conocido como 'Epiclepsy', es un joven irapuatense de 24 años de edad que desde que era pequeño descubrió el amor hacia la música

Diego Eduardo Gómez Pimentel, mejor conocido como 'Epiclepsy', es un joven irapuatense de 24 años de edad que desde que era pequeño descubrió el amor hacia la música, que lo llevó a incursionar y participar en distintos proyectos, que abarcan desde música clásica hasta la fusión con la electrónica, en especial con influencia del dubstep.

Suscríbete a nuestra edición digital

Él cuenta que fue desde que conoció el videojuego Guitar Hero, juego en el que se puede tocar la batería y la guitarra; al comentarle a su mamá que quería aprender a tocar un instrumento esto no la convenció, pero de igual modo lo apoyó y lo llevó a que tocara en un coro de iglesia.

“El gusto por la música empezó desde que tenía ocho años, cuando comencé a jugar un videojuego donde tocabas la batería y la guitarra, fue cuando le dije a mi mamá que me quería dedicar a la música, a ella no le agradó mucho la idea, de hecho hasta la fecha no le gusta, pero sí me llevó a aprender, me llevó a un coro de iglesia, tal vez no era lo que esperaba, pero me ayudó bastante a aprender a tocar la guitarra, comencé a sacar melodías y lo disfrutaba bastante”.

A los 10 años comenzó a aprender a tocar el chelo.


Mencionó que cuando tenía 10 años, comenzó una convocatoria para ser parte de una orquesta sinfónica, la cual no tendría costo y no pedían experiencia ya que ahí mismo se dedicaban a enseñar, fue cuando eligió el chelo.

“Hubo una convocatoria de una orquesta que iba a ser gratuita, en el cartel decía que no era necesaria la experiencia ya que ahí nos iban a ayudar a aprender, fue cuando elegí el chelo, en ese entonces era un juego para mí, hasta que entré a un conservatorio cuando tenía 10 años, ahí aprendí música de modo formal, hasta el momento llevo aproximadamente 10 años en la orquesta”.

Lee también: Valedores de la Sierra hicieron una gran noche el tradicional paseo a la Cueva de Santa Regina

Después de descubrir que le gustaba tocar el chelo, entró a un conservatorio, donde aprendió más sobre dicho instrumento, pero también conoció la música creada por el artista estadounidense Skrillex, en ese momento se enamoró de los géneros musicales Dubstep y Drum and bass y quiso investigar todo lo que tenía que ver con ellos, sobre cómo era posible la creación de esos sonidos sin necesidad de instrumentos.

“En ese lapso en el que estaba en el conservatorio conocí la música electrónica, siendo más específico, conocí el trabajo de Skrillex y fue cuando me decidí a irme por ese género musical, mi papá compró una laptop y en ella me ponía a investigar cómo creaba su música, en base de sonidos raros ya que no usaba instrumentos, todavía sigo siendo muy fan de su música”.

Ha trabajado en crear un estudio bien equipado para la producción musical.


“Empecé a hacer música en esa computadora, se trababa bastante mientras hacía mis combinaciones, pero estaba a muchos años luz de alcanzarlo”.

“Todos los sonidos que me gustan son creados por un sintetizadores, es como si transformaramos la energía del metal a la música electrónica, a estos géneros se le llama Dubstep y el Drum and bass ”.

Aseguró que los subgéneros de la electrónica y la misma electrónica no es música con mucho apoyo ni seguidores en el país y esto lo ha llegado a desmotivar pero sigue haciéndolo porque realmente es algo que le gusta bastante.

“Aquí en el país no es tan apoyado este género como lo es en lugares como Suiza o Amsterdam y la verdad es que desmotiva un poco, pero realmente me gusta”.

Al momento de que entró a la secundaria, comentó que comenzó a dedicarse a otras cosas relacionadas con el arte visual, como la fotografía, pero al ver que realmente lo suyo era la música, se propuso terminar una canción propia, fue así como hace aproximadamente ocho años logró terminar su primera canción.

Te puede interesar: Los Aptos actuarán en el festival Arre

“Cuando comencé la secundaria me interesé en otras cosas, relacionadas con el arte visual, pero la música me seguía llenando, fue cuando me propuse a terminar mi primer canción, en ese entonces no sabía mucho lo que era la mezcla y la masterización y yo pensaba que era solo poner soniditos en el programa, pero me sentí muy bien haciéndolo y empecé a crear más canciones pero viéndolo como un hobbie”.

“El querer seguir creando canciones implicaba aprender muchas cosas más, como el diseño de sonido, la mezcla y la masterización aunque esta misma me ha costado ya que el equipo que tengo es muy limitado y es muy caro”.

“Desde entonces me enfoqué más en la producción musical y he estado trabajando en crear un estudio bien equipado para ayudar a mis amigos a grabar sus canciones, por ejemplo, hice música con una amiga, Andrea Lugo y con un amigo que es bastante talentoso, Mango Molina”.

“El Chelo antes lo tomaba como un juego, hasta que hubo un punto en mi vida que quise ser un buen instrumentista y me metí a clases de perfeccionamiento musical en Guanajuato y presenté para la carrera de música, sí me aceptaron pero solo duré un semestre donde solo tomaba clases de Chelo y la verdad es que aprendí bastante durante ese tiempo”.

Una vez colaboré con un productor que la verdad era bastante bueno, donde usé el chelo para hacer unas melodías y compusimos algo muy padre, la canción está en Spotify y se llama 'Death Knight'.

“Quiero en algún punto encontrar la estabilidad económica que me permita estar tranquilo y hacer lo que me gusta, espero trabajar bastante en mi proyecto y que la música que haga sea de mi gusto”.

Diego Eduardo Gómez Pimentel, mejor conocido como 'Epiclepsy', es un joven irapuatense de 24 años de edad que desde que era pequeño descubrió el amor hacia la música, que lo llevó a incursionar y participar en distintos proyectos, que abarcan desde música clásica hasta la fusión con la electrónica, en especial con influencia del dubstep.

Suscríbete a nuestra edición digital

Él cuenta que fue desde que conoció el videojuego Guitar Hero, juego en el que se puede tocar la batería y la guitarra; al comentarle a su mamá que quería aprender a tocar un instrumento esto no la convenció, pero de igual modo lo apoyó y lo llevó a que tocara en un coro de iglesia.

“El gusto por la música empezó desde que tenía ocho años, cuando comencé a jugar un videojuego donde tocabas la batería y la guitarra, fue cuando le dije a mi mamá que me quería dedicar a la música, a ella no le agradó mucho la idea, de hecho hasta la fecha no le gusta, pero sí me llevó a aprender, me llevó a un coro de iglesia, tal vez no era lo que esperaba, pero me ayudó bastante a aprender a tocar la guitarra, comencé a sacar melodías y lo disfrutaba bastante”.

A los 10 años comenzó a aprender a tocar el chelo.


Mencionó que cuando tenía 10 años, comenzó una convocatoria para ser parte de una orquesta sinfónica, la cual no tendría costo y no pedían experiencia ya que ahí mismo se dedicaban a enseñar, fue cuando eligió el chelo.

“Hubo una convocatoria de una orquesta que iba a ser gratuita, en el cartel decía que no era necesaria la experiencia ya que ahí nos iban a ayudar a aprender, fue cuando elegí el chelo, en ese entonces era un juego para mí, hasta que entré a un conservatorio cuando tenía 10 años, ahí aprendí música de modo formal, hasta el momento llevo aproximadamente 10 años en la orquesta”.

Lee también: Valedores de la Sierra hicieron una gran noche el tradicional paseo a la Cueva de Santa Regina

Después de descubrir que le gustaba tocar el chelo, entró a un conservatorio, donde aprendió más sobre dicho instrumento, pero también conoció la música creada por el artista estadounidense Skrillex, en ese momento se enamoró de los géneros musicales Dubstep y Drum and bass y quiso investigar todo lo que tenía que ver con ellos, sobre cómo era posible la creación de esos sonidos sin necesidad de instrumentos.

“En ese lapso en el que estaba en el conservatorio conocí la música electrónica, siendo más específico, conocí el trabajo de Skrillex y fue cuando me decidí a irme por ese género musical, mi papá compró una laptop y en ella me ponía a investigar cómo creaba su música, en base de sonidos raros ya que no usaba instrumentos, todavía sigo siendo muy fan de su música”.

Ha trabajado en crear un estudio bien equipado para la producción musical.


“Empecé a hacer música en esa computadora, se trababa bastante mientras hacía mis combinaciones, pero estaba a muchos años luz de alcanzarlo”.

“Todos los sonidos que me gustan son creados por un sintetizadores, es como si transformaramos la energía del metal a la música electrónica, a estos géneros se le llama Dubstep y el Drum and bass ”.

Aseguró que los subgéneros de la electrónica y la misma electrónica no es música con mucho apoyo ni seguidores en el país y esto lo ha llegado a desmotivar pero sigue haciéndolo porque realmente es algo que le gusta bastante.

“Aquí en el país no es tan apoyado este género como lo es en lugares como Suiza o Amsterdam y la verdad es que desmotiva un poco, pero realmente me gusta”.

Al momento de que entró a la secundaria, comentó que comenzó a dedicarse a otras cosas relacionadas con el arte visual, como la fotografía, pero al ver que realmente lo suyo era la música, se propuso terminar una canción propia, fue así como hace aproximadamente ocho años logró terminar su primera canción.

Te puede interesar: Los Aptos actuarán en el festival Arre

“Cuando comencé la secundaria me interesé en otras cosas, relacionadas con el arte visual, pero la música me seguía llenando, fue cuando me propuse a terminar mi primer canción, en ese entonces no sabía mucho lo que era la mezcla y la masterización y yo pensaba que era solo poner soniditos en el programa, pero me sentí muy bien haciéndolo y empecé a crear más canciones pero viéndolo como un hobbie”.

“El querer seguir creando canciones implicaba aprender muchas cosas más, como el diseño de sonido, la mezcla y la masterización aunque esta misma me ha costado ya que el equipo que tengo es muy limitado y es muy caro”.

“Desde entonces me enfoqué más en la producción musical y he estado trabajando en crear un estudio bien equipado para ayudar a mis amigos a grabar sus canciones, por ejemplo, hice música con una amiga, Andrea Lugo y con un amigo que es bastante talentoso, Mango Molina”.

“El Chelo antes lo tomaba como un juego, hasta que hubo un punto en mi vida que quise ser un buen instrumentista y me metí a clases de perfeccionamiento musical en Guanajuato y presenté para la carrera de música, sí me aceptaron pero solo duré un semestre donde solo tomaba clases de Chelo y la verdad es que aprendí bastante durante ese tiempo”.

Una vez colaboré con un productor que la verdad era bastante bueno, donde usé el chelo para hacer unas melodías y compusimos algo muy padre, la canción está en Spotify y se llama 'Death Knight'.

“Quiero en algún punto encontrar la estabilidad económica que me permita estar tranquilo y hacer lo que me gusta, espero trabajar bastante en mi proyecto y que la música que haga sea de mi gusto”.

Local

Invita Dirección de Turismo al segundo recorrido de la 'Ruta Turística Inclusiva' en Irapuato

Las personas podrán descubrir la historia de lugares emblemáticos de la ciudad

Local

Inauguran 46 edición del Congreso Internacional de Neurología en Irapuato

Al evento asistieron autoridades de salud y expertos en esta rama médica

Local

Comerciantes se reúnen con fiscalización para acordar medidas de seguridad

Todo esto se integrará al protocolo de actuación en materia de seguridad que será creado e implementado de manera interna en el recinto comercial

Local

Espera Guanajuato cerrar con una inversión 10 mmdd en atracción de inversiones

En la cuestión de empleo, a nivel estatal se tiene más de un millón 100 mil empleos formales

Local

El Museo del Prado estará en Irapuato; conoce las obras que serán expuestas

La población podrá conocer emblemáticas obras internacionales de forma gratuita en el Centro Histórico