/ domingo 14 de abril de 2019

Triste, que adolescentes no sean cuidados por sus padres: Obispo

Por ello, hizo un fuerte llamado a los padres de familia para que estén más al pendiente de sus hijos, pues señaló que una vez que éstos caen en las garras de las adicciones, es muy complicado regresarlos hacia el camino del bien.

Enrique Díaz Díaz, obispo de la Diócesis de Irapuato, aseguró que es triste que más de mil jóvenes hayan asistido a una fiesta clandestina donde hubo alcohol y drogas, sin que sus padres hayan estado enterado de ese riesgo que significó el haber asistido ahí.

Esos jóvenes, cuando ya están en el vicio, hacen lo que sea por conseguir su droga, entonces si no ponemos atención a los adolescentes, a los jóvenes, a la familia, después no vamos a poder controlar ni cuidar ni conducir a estos jóvenes, es mejor prevenir siempre, es mejor construir que remendar y que querer corregir, pues siempre será más difícil corregir que educar

Por ello, hizo un fuerte llamado a los padres de familia para que estén más al pendiente de sus hijos, pues señaló que una vez que éstos caen en las garras de las adicciones, es muy complicado regresarlos hacia el camino del bien.

En la megafiesta fueron detectados adolescentes ingiriendo bebidas alcohólicas. / Foto: Especial

“Me dio tristeza cuando supe de la noticia y ver tantos adolescentes, no he podido comprobar más datos, pero por lo que se da de noticia es cuestionante, es triste porque hemos insistido que los adolescentes tendrían que estar cuidados, protegidos y con sus familias”, lamentó el Obispo de la Diócesis de Irapuato.

Enrique Díaz Díaz dijo que la Iglesia no se opone a que haya diversiones sanas, pero consideró que una fiesta de adolescentes, por la noche y que se extendería hasta la madrugada y con alcohol y drogas de por medio, es una situación preocupante para todos.

“Esos jóvenes, cuando ya están en el vicio, hacen lo que sea por conseguir su droga, entonces si no ponemos atención a los adolescentes, a los jóvenes, a la familia, después no vamos a poder controlar ni cuidar ni conducir a estos jóvenes, es mejor prevenir siempre, es mejor construir que remendar y que querer corregir, pues siempre será más difícil corregir que educar”.

La madrugada del sábado fue suspendida una megafiesta donde había alrededor de mil jóvenes, entre adolescentes y adultos. Se trataba de una fiesta que concentraría a estudiantes de diversas preparatorias del municipio y este evento se había organizado a través de redes sociales.

Durante el operativo, las autoridades encontraron a menores de edad consumiendo alcohol, así como también hubo el decomiso de dosis de droga, como marihuana. Aunado a ello, un establecimiento fue clausurado por haber vendido alcohol a menores de edad.

Enrique Díaz Díaz, obispo de la Diócesis de Irapuato, aseguró que es triste que más de mil jóvenes hayan asistido a una fiesta clandestina donde hubo alcohol y drogas, sin que sus padres hayan estado enterado de ese riesgo que significó el haber asistido ahí.

Esos jóvenes, cuando ya están en el vicio, hacen lo que sea por conseguir su droga, entonces si no ponemos atención a los adolescentes, a los jóvenes, a la familia, después no vamos a poder controlar ni cuidar ni conducir a estos jóvenes, es mejor prevenir siempre, es mejor construir que remendar y que querer corregir, pues siempre será más difícil corregir que educar

Por ello, hizo un fuerte llamado a los padres de familia para que estén más al pendiente de sus hijos, pues señaló que una vez que éstos caen en las garras de las adicciones, es muy complicado regresarlos hacia el camino del bien.

En la megafiesta fueron detectados adolescentes ingiriendo bebidas alcohólicas. / Foto: Especial

“Me dio tristeza cuando supe de la noticia y ver tantos adolescentes, no he podido comprobar más datos, pero por lo que se da de noticia es cuestionante, es triste porque hemos insistido que los adolescentes tendrían que estar cuidados, protegidos y con sus familias”, lamentó el Obispo de la Diócesis de Irapuato.

Enrique Díaz Díaz dijo que la Iglesia no se opone a que haya diversiones sanas, pero consideró que una fiesta de adolescentes, por la noche y que se extendería hasta la madrugada y con alcohol y drogas de por medio, es una situación preocupante para todos.

“Esos jóvenes, cuando ya están en el vicio, hacen lo que sea por conseguir su droga, entonces si no ponemos atención a los adolescentes, a los jóvenes, a la familia, después no vamos a poder controlar ni cuidar ni conducir a estos jóvenes, es mejor prevenir siempre, es mejor construir que remendar y que querer corregir, pues siempre será más difícil corregir que educar”.

La madrugada del sábado fue suspendida una megafiesta donde había alrededor de mil jóvenes, entre adolescentes y adultos. Se trataba de una fiesta que concentraría a estudiantes de diversas preparatorias del municipio y este evento se había organizado a través de redes sociales.

Durante el operativo, las autoridades encontraron a menores de edad consumiendo alcohol, así como también hubo el decomiso de dosis de droga, como marihuana. Aunado a ello, un establecimiento fue clausurado por haber vendido alcohol a menores de edad.

Local

Inicia Copa Infantil

Crearán Escuela de Árbitros.

Local

Grave error eliminar el Fortaseg: alcalde

”Ese recurso es nuestro, de los municipios”, ROG

Círculos

Comulga Diana Areli

Al término de la misa, los anfitriones José Luis y Florentina ofrecieron una inolvidable fiesta para celebrar la Primera Comunión de su hija.

Justicia

Cae en Cancún Dylan Bennett, principal sospechoso de asesinar a su madre y padre, Barry Bennett

Las autoridades mexicanas entregaron a agentes del FBI al acusado de asesinar al exjugador de la NFL

Local

Analiza PRI sanción contra Padilla, Palacios y Guerra

José Arrache dijo que hay inconformidad en la militancia priista por su voto a favor del aumento a la tarifa del transporte.

Local

Capacitarán a 5 mil ingenieros en industria 4.0

Pretenden tener ingenieros profesionalizados para la creación de pymes.

Local

Regresan a las aulas más de 200 mil estudiantes

Mejoran escuelas para el regreso de los niños y jóvenes.