/ domingo 24 de marzo de 2024

Del estante | ¿Escribir es un acto de seducción?

En las primeras páginas del libro, Barthes menciona que cuando alguien escribe y siente placer por lo que hace, no necesariamente significa que provocará placer en sus lectores

Cuando leemos y no podemos quitar las pupilas de las páginas de un libro, ¿qué es lo que nos mantiene ahí? ¿Qué placer hay en todo ello?, ¿es el mismo placer que experimenta quien escribe? Esas preguntas se hizo el crítico literario francés Roland Barthes (1915-1980), quien en 1973 escribió varias de sus ideas más célebres sobre el fenómeno literario, las cuales pueden ser leídas en el libro “El placer del texto y Lección inaugural”, publicado por la editorial Siglo XXI.

En las primeras páginas del libro, Barthes menciona que cuando alguien escribe y siente placer por lo que hace, no necesariamente significa que provocará placer en sus lectores, por lo que los escritores deben realizar un acto de seducción a través del lenguaje.

“El texto que usted escribe debe probarme que me desea. Esa prueba existe: es la escritura. La escritura es esto: la ciencia de los goces del lenguaje, su “Kama Sutra” (de esta ciencia no hay más que un tratado: la escritura misma”.

¿Pero dónde exactamente se origina ese placer? Barthes menciona que en “las rupturas” ya sea en formas novedosas de escribir o contar historias, que más que destruir, abren fisuras que los lectores perciben como algo interesante y próximo a descubrir.

“¿El lugar más erótico de un cuerpo no está acaso allí donde la vestimenta se abre? En la perversión (que es el régimen del placer textual) no hay ‘zonas erógenas’ (expresión por otra parte bastante inoportuna); es la intermitencia, como bien ha dicho el psicoanálisis, la que es erótica”, ahonda el también lingüista y filósofo, considerado padre del Estructuralismo.

➡️ Únete al canal de El Sol de México en WhatsApp para no perderte la información más importante

Después, Barthes llega a la conclusión de que existen dos grados de lectura, aquella que nos provoca un placer sensorial y la otra que él llama “goce por la lectura”, que desafía al lector a buscar más de un texto, como puede ser su autor, el contexto que lo rodea, la forma en que está escrito.

Aunque la lectura es un acto que suele asociarse con un gusto por leer historias, Barthes nos lanza una invitación a desnudar los textos que caen nuestras manos, conocer sus pliegues y curvas, saber sus lunares y cicatrices. En otras palabras, ver que hay lecturas más profundas, como las conversaciones con que se pueden llegar a tener debajo de las sábanas.

Cuando leemos y no podemos quitar las pupilas de las páginas de un libro, ¿qué es lo que nos mantiene ahí? ¿Qué placer hay en todo ello?, ¿es el mismo placer que experimenta quien escribe? Esas preguntas se hizo el crítico literario francés Roland Barthes (1915-1980), quien en 1973 escribió varias de sus ideas más célebres sobre el fenómeno literario, las cuales pueden ser leídas en el libro “El placer del texto y Lección inaugural”, publicado por la editorial Siglo XXI.

En las primeras páginas del libro, Barthes menciona que cuando alguien escribe y siente placer por lo que hace, no necesariamente significa que provocará placer en sus lectores, por lo que los escritores deben realizar un acto de seducción a través del lenguaje.

“El texto que usted escribe debe probarme que me desea. Esa prueba existe: es la escritura. La escritura es esto: la ciencia de los goces del lenguaje, su “Kama Sutra” (de esta ciencia no hay más que un tratado: la escritura misma”.

¿Pero dónde exactamente se origina ese placer? Barthes menciona que en “las rupturas” ya sea en formas novedosas de escribir o contar historias, que más que destruir, abren fisuras que los lectores perciben como algo interesante y próximo a descubrir.

“¿El lugar más erótico de un cuerpo no está acaso allí donde la vestimenta se abre? En la perversión (que es el régimen del placer textual) no hay ‘zonas erógenas’ (expresión por otra parte bastante inoportuna); es la intermitencia, como bien ha dicho el psicoanálisis, la que es erótica”, ahonda el también lingüista y filósofo, considerado padre del Estructuralismo.

➡️ Únete al canal de El Sol de México en WhatsApp para no perderte la información más importante

Después, Barthes llega a la conclusión de que existen dos grados de lectura, aquella que nos provoca un placer sensorial y la otra que él llama “goce por la lectura”, que desafía al lector a buscar más de un texto, como puede ser su autor, el contexto que lo rodea, la forma en que está escrito.

Aunque la lectura es un acto que suele asociarse con un gusto por leer historias, Barthes nos lanza una invitación a desnudar los textos que caen nuestras manos, conocer sus pliegues y curvas, saber sus lunares y cicatrices. En otras palabras, ver que hay lecturas más profundas, como las conversaciones con que se pueden llegar a tener debajo de las sábanas.

Local

Calor extremo afecta comercio establecido en el Centro Histórico

Estiman una disminución del 50% en ventas en comparación con 2023 señaló la presidenta de la Asociación de Comerciantes Colonos del Centro Histórico

Local

Arranca con éxito Expo Feria Abasolo 2024

10 días durará la Expo Feria Abasolo 2024

Local

La familia crece; nace leopardo africano en ZooIra

Se convoca a la ciudadanía a que proponga nombres para el leopardo, interactuando en las redes sociales del parque, de ahí será seleccionado uno para el nuevo inquilino

Local

Que se deje de usar a la GN en actividades de campaña: PAN

Exigimos que la Guardia Nacional se aboque a brindar seguridad en las carreteras que son escenario de más delitos